http://static.elcorreo.com/athletic/menu/img/athletic-75-cumpleanos-iribar-desktop.jpg

Qué arquero, che

Pichichi y Gorostiza, Uriarte y Carmelo, Zubieta y Gainza, Iribar: Un hilo invisible une a estos jugadores de leyenda en fechas, nombres, generaciones

Qué arquero, che
PATXO UNZUETA

Iribar cumple 75 años. José Ángel Iribar Kortajarena, guardameta del Athletic durante 18 temporadas, había nacido en Zarautz un primero de marzo (de 1943), día de San León. El mismo día en que 21 años antes había fallecido Pichichi, afectado de fiebres tifoideas: el mal que estuvo a punto de llevarse a Iribar a fines de 1972. Rafael Moreno Aranzadi, Pichichi, sobrino de Unamuno, fue, con Gorostiza y Belauste (‘A mí el pelotón, que los arrollo’), uno de los vértices del triángulo de jugadores míticos del equipo de San Mamés y autor del primer gol marcado en ese campo, en agosto de 1913. Otro de los mitos históricos del equipo, Fidel Uriarte, también había nacido el primer día de marzo (de 1945), en Sestao. Y ambos debutaron el mismo día con el primer equipo: en La Rosaleda, contra el Málaga, el 23 de septiembre de 1962. Iribar salió para sustituir a Carmelo, que se había lesionado. Uriarte tenía 17 años, los mismos a los que fue internacional en los años 30 el entrenador rojiblanco en aquella temporada, Angel Zubieta, el más joven de los que se fueron a Sudamérica con el equipo Euzkadi durante la guerra civil y que fue luego figura del San Lorenzo de Almagro.

El que pronto sería portero de la selección tenía 21 años. Jugaba en ese puesto porque siendo un adolescente, en una excursión de su curso del colegio de La Salle, le dijeron que como era el último en llegar tenía que jugar de portero. Como si fuera un castigo. Y porque antes de fichar por el Athletic jugó en el Basconia, el equipo de Basauri, gracias a que el día que le hicieron una prueba, Agustín Gainza, que era asesor de ese club, vio en Iribar cualidades que otros no apreciaron, como el saque en largo con la mano que su precisión convertía en inicio de un contragolpe.

Pichichi y Gorostiza, Uriarte y Carmelo, Zubieta y Gainza, Iribar: Un hilo invisible une a estos jugadores de leyenda en fechas, nombres, generaciones, para desembocar en el portero que entre otras cosas sigue siendo el futbolista que ha disputado más partidos con el Athletic (620). Fue el portero menos goleado en la liga de 1969-70 (20 goles, de ellos solo 3 en San Mamés, en 30 partidos). Y durante doce años (49 partidos) fue el guardameta titular de la selección. Un dato curioso es que el partido en que se consagró como una promesa en ciernes, provocando que varios clubs de Primera se interesaran por él, lo había perdido su equipo, el Basconia, con él de portero, por 10-1 en partido de Copa contra el Barcelona. Lo que no impidió que la crítica fuera unánime al destacar su actuación de aquella tarde.

El Nobel Albert Camus también fue portero en su adolescencia argelina y, según su biógrafo Herbert Lotman, jugó en ese puesto porque sus compañeros de más edad le veían tan flaco y desgarbado que trataban de protegerle de la brutalidad del juego a campo abierto. Se atribuye a Gainza el principio según el cual saber si un chaval de 12 o 13 años es bueno no es difícil. Lo difícil es saber si será bueno a los 18 o 20 años. La planta de Iribar a esa edad ya era impresionante. El periodista Alfredo Relaño me contó hace años que la final de Copa de 1966, contra el Zaragoza, la vio con un aficionado, y no sé si también periodista, argentino; el cual, en cuanto el Athletic saltó al campo, se puso en pie y señalando al guardameta, largo como un chopo y flexible como un junco, prorrumpió en gritos de admiración: «Qué arquero, che. Quién le mete un gol a ese tipo. Qué fenómeno, che». Sólo por su aspecto de nacido para portero.

75 cumpleaños de Iribar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos