http://static.elcorreo.com/athletic/menu/img/athletic-75-cumpleanos-iribar-desktop.jpg
Iribar, 75 años

«Txetxu, me retiro»

Arieta y Uriarte, al mando de la calesa, con Iribar y Rojo de pasajeros, en Sevilla en febrero de 1970. /EL CORREO
Arieta y Uriarte, al mando de la calesa, con Iribar y Rojo de pasajeros, en Sevilla en febrero de 1970. / EL CORREO

Iribar le confesó a Rojo en el exterior del hotel de Las Palmas que debaja el fútbol en noviembre de 1979

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

«Txetxu, me retiro». Este mensaje, o muy similar, salió de la boca de José Ángel Iribar el 10 de noviembre de 1979. El único que lo escuchó fue Txetxu Rojo. Compañeros en el Athletic y en la selección, compartían muchos momentos juntos, y el Chopo reveló a otro mito rojiblanco su intención de abandonar el fútbol: tenía 36 años. «Estábamos en el hotel de Las Palmas de Gran Canaria. Fuera. Y antes del encuentro, me dijo que iba a ser el último partido que iba a jugar. Me dio mucha tristeza y también me sorprendió muchísimo porque todavía estaba en condidiones. Me comentó que lo había pensado bien. Pero era su decisión: fue una pena porque era importantísmo para el equipo», descubre el futbolista de campo que más veces ha vestido la camiseta rojiblanca (541).

El zurdo de Begoña bucea en su memoria para encontrar momentos significativos de su carrera –y su vida– con Iribar, el ídolo que hoy cumple 75 años. Por ejemplo, el plácido paseo en calesa –la fotografía ilustra esta información– que protagonizaron en Sevilla en una concentración con la selección, en febrero de 1970. Estaban Rojo, Iribar, Fidel Uriarte y Antón Arieta. «Jugábamos contra Alemania. Era un amistoso con España. Con ellos jugaba Netzer, que luego fichó por el Madrid. Ganamos 2-0. Pero antes del partido dimos un paseo, porque teníamos unas horas libre. Fue idea de Fidel y Antón. Nos lo pasamos muy bien, nos divertimos y nos reímos mucho», evoca el exfutbolista, que saca pecho con el resultado. «2-0, con dos goles de Arieta. En uno de ellos, hicimos un golpe franco los del Athletic», señala.

Catorce meses antes se produjo otro episodio guardado por Rojo en el cajón de sus recuerdos. Se produjo en Anfield Road. 2 de octubre de 1968. El cuadro de 'Piru' Gainza se plantó en el mítico estadio de Liverpool con 2-1 a favor en la ronda de treintaidosavos de final de la Copa de la UEFA. El conjunto vizcaíno alargó la renta en la primera parte del duelo de vuelta, gracias a Argoitia. «Yo había debutado dos años y medio antes. Allí hicimos una primera parte muy buena y nos adelantamos. Pero en la segunda parte estuvimos atrás, nos sacaron muchos córners y por arriba, Ángel tuvo mucho trabajo. Él nos salvo, y nos clasificamos gracias a una moneda», aplaude un hombre que se compenetraba a la perfección con la leyenda de Zarautz.

El dolor de la Juventus

Mira atrás. «Cuando jugábamos y había un balón por arriba, él lo cogía bien, y luego con la mano lanzaba hasta el centro, y ya montaba la contra. Yo me daba la vuelta y giraba. Sabía que me iba a llegar un balón perfecto. Lo hacía muy bien, lanzaba a mucha distancia. ¡Y era un gran portero!», aplaude Rojo, que compartió en muchas ocasiones habitación con Iribar en la selección. «Por eso hemos tenido mucha relación. Es un amigo de siempre», concede el bilbaíno sobre la persona que fue su ayudante en el banquillo del primer equipo rojiblanco.

Rojo e Iribar, en Papendal, en 2000.
Rojo e Iribar, en Papendal, en 2000. / L. Ángel Gómez

Pero no todo son sonrisas, alegrías... Se fija el extremo en el peor trance que sufrieron juntos. Se queda con la final perdida con la Juventus. «Estábamos ante nuestra afición, tuvimos opciones. No es que nos ganasen por mucho. Esa derrota nos quedó marcada», aún le duele a Rojo ese tanto anotado por Bettega nada más arrancar el encuentro de vuelta.

Y dice el bilbaíno que todo el mundo le acogió muy bien cuando saltó a la élite, en septiembre de 1965 en Córdoba. Aunque el recibimiento de El Chopo resultó especial. «Hablé mucho con él, y cogí confianza. Teníamos muy buena relación», subraya el exfutbolista de Begoña, que en su estreno no contó con la presencia de Iribar. «Estaba lesionado». En su lugar, la portería la ocupó Zamora. No estuvo ese día el guipuzcoano, pero sí Rojo en el adiós. En las islas. «Txetxu, me retiro».

75 cumpleaños de Iribar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos