Urrutia y Ziganda escenifican hoy su ruptura para facilitar un final de temporada tranquilo

José Ángel Ziganda atiende el discurso de Josu Urrutia durante su presentación como nuevo entrenador del Athletic./IGNACIO PÉREZ
José Ángel Ziganda atiende el discurso de Josu Urrutia durante su presentación como nuevo entrenador del Athletic. / IGNACIO PÉREZ

El técnico dirigirá al Athletic en las últimas dos jornadas de Liga y luego dejará el cargo, que salvo sorpresa será para Berizzo

Robert Basic
ROBERT BASIC

Josu Urrutia y José Ángel Ziganda comparecerán hoy juntos en Lezama para escenificar su ruptura y comunicar que el navarro dejará de ser el entrenador del Athletic una vez consumidas las últimas dos jornadas de Liga. 'Cuco' terminará así la temporada en el banquillo de San Mamés y luego abandonará el cargo que asumió hace menos de un año y que, salvo sorpresa mayúscula, será para Eduardo Berizzo. Un nombre avanzado por este periódico el pasado 17 de marzo y que lleva tiempo negociando con los rectores de Ibaigane su aterrizaje en el conjunto rojiblanco. El club informó ayer de la intervención conjunta del presidente y su preparador y el anuncio causó cierta sorpresa al formalizarse a unas pocas horas del derbi ante el Alavés y a apenas 11 días de la conclusión del campeonato liguero, que el equipo despedirá ante el Espanyol en La Catedral. Una de las explicaciones es que el deustoarra ha decidido adelantar un hecho ya consumado con la firme intención de facilitar un final de curso tranquilo y evitar posibles sobresaltos que contribuirían a aumentar el ruido ambiental.

El adiós de Ziganda estaba cerrado hace tiempo y solo se trataba de ponerle fecha y elegir el escenario. Será hoy y en Lezama, donde 'Cuco' ha pasado sus últimos siete años de vida al frente del Bilbao Athletic y finalmente al mando del primer equipo, un sueño hecho realidad de un hombre paciente y de marcado perfil institucional que acabó convirtiéndose en una pesadilla. Al navarro le queda todavía un año de contrato, que será resuelto y abonado en su totalidad. Tanto el presidente como el entrenador cuidarán mucho su puesta en escena y formalizarán una despedida amable y cordial en la que buscarán trasladar la imagen de dos hombres que han caminado juntos y que han acordado separarse con respeto y de mutuo acuerdo. A partir de ahí, el club seguirá con su hoja de ruta y en las próximas semanas anunciará la contratación de Berizzo, quien gustaba mucho en ciertos sectores de la junta directiva como sucesor de Valverde y cuya candidatura no pudo salir adelante por la determinación del deustoarra de dar las riendas del primer equipo al técnico de Larrainzar.

Algunos datos

Seis años
José Ángel Ziganda estuvo seis años al frente del filial y fue presentado como el nuevo técnico del Athletic el pasado 25 de mayo.
Resultados
El equipo fracasó en la Copa con la eliminación ante el Formentera, un Segunda B. En Europa cumplió a trompicones y cayó en octavos ante el Marsella. En la Liga decepcionó y acabará muy lejos de los puestos de arriba.
El gran debate
Un fútbol pobre y la falta de un modelo definido.

Ziganda asumió el cargo el verano pasado y sobre él planeaba la alargada sombra Valverde y el recuerdo de una época prolija en alegrías y fútbol solvente. La temporada empezó a torcerse pronto y el entrenador rojiblanco no fue capaz de enderezarla ni de dar con un estilo definido y asumido sin reservas por la plantilla. El equipo se estrelló en la Copa, decepcionó en la Liga y cumplió a trompicones en la Europa League, donde avanzó hasta octavos y cayó eliminado ante el ahora finalista Olympique de Marsella. Es más, su mensaje nunca ha calado del todo en el vestuario y el navarro ha echado de menos un mayor apoyo de los pesos pesados, cuyo rendimiento deportivo, al igual que el de la inmensa mayoría del plantel, ha dejado bastante que desear.

Cruce de declaraciones

En todo momento, y a pesar de las dificultades, Ziganda ha mantenido una actitud intachable y se ha mantenido en su papel de hombre de club. Jamás traicionó su fidelidad institucional y solo se salió del guion la semana pasada, cuando respondió a unas palabras de Mikel Rico en las que el mediocentro aludía directamente a su incapacidad de sacar el «cien por cien» a sus jugadores. 'Cuco' replicó que solo tres futbolistas habían dado el nivel -Núñez, Córdoba y Kepa-, aunque enseguida recuperó su posición habitual y asumió su cuota de responsabilidad en un año malo y decepcionante.

Así que a falta de dos jornadas para que termine la Liga comparecerá junto a Urrutia, que le mantuvo contra viento y marea y materializó su propósito de acabar la temporada sin tomar decisiones traumáticas relativas al banquillo rojiblanco. Un banquillo para el que comenzaron a buscarse soluciones hace tiempo y que derivarán en la sustitución de un hombre que nunca pensó que un sueño podía doler tanto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos