Alex Remiro: «No quiero ser el suplente de nadie»

Alex Ramiro posa para EL CORREO el pasado martes en el estadio del Huesca./PABLO SEGUROA PARDINA
Alex Ramiro posa para EL CORREO el pasado martes en el estadio del Huesca. / PABLO SEGUROA PARDINA

Regresa al Athletic convencido de que «puedo competir con cualquier portero» y reforzado con una gran campaña en el ascendido Huesca

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Álex Remiro (Cascante, cumplió 23 años el 24 de mayo) llega al estadio de El Alcoraz junto a su madre, de visita en Huesca. «La familia es muy importante para mí», explica. Ha sido feliz en la ciudad aragonesa. La temporada le ha resuelto cualquier duda que podría tener tras su suplencia el año anterior en el Levante. Ha sido titular, ha rendido a un altísimo nivel y ha ascendido a Primera División. Regresa a Bilbao. Y advierte que se siente fortalecido. «No quiero ser el suplente de nadie».

- ¿Cuál ha sido la clave del ascenso del Huesca?

- Que la mayoría hemos dado nuestra mejor versión. No somos jugadores que hayamos hecho grandes años o jugado mucho en otros equipos.

- Es su caso. Llega de una mala temporada en el Levante, que abandonó a mitad de campaña porque no jugaba.

- Venía de vivir con la cara mala del fútbol. Me sirvió de aprendizaje. Aquí he tenido la confianza del mister (Rubi). El Huesca ya me quiso el pasado año. Este año decidí que lo importante era jugar, fuera donde fuera. Acerté. He jugado y hemos subido. Y eso que yo hubiera firmado quedar el décimo.

- ¿Cuál es su mejor cualidad como guardameta?

- Soy un portero tranquilo. Los de fuera me dicen que les pone nervioso que sea tan tranquilo. Eso es una virtud y eso a los porteros nos da un plus.

- ¿Y cómo lo trabaja?

- Eso va dentro de cada uno. Es personal, como los rituales.

-¿Tiene alguno?

- Muchos. Intentar no pisar ninguna línea del campo antes de empezar, entrar al área con el pie derecho y rezar antes de los partidos, no porque sea muy cristiano sino para acordarme de la gente que ya no está y porque me sirve de concentración.

- En el reciente partido hace dos semanas en Lugo que supuso el ascenso debió pisar alguna línea porque le dieron un balonazo en la cara y acabó en el hospital inconsciente.

- Seguramente pisé alguna y no me fijé, je, je.

Su ficha

Nacimiento
Álex Remiro Gargallo nació en Cascante (Navarra) 24 de marzo de 1995.
Equipos
Empezó en el Aluvión de Cascante (convenido del Athletic). En 2009 pasa a Lezama y en 2013 sube del juvenil al Basconia en Tercera. Un año después llega al Bilbao Athletic y logra el ascenso a Segunda. En 2016 es cedido al Levante y en 2017 al Huesca.
Internacional
Con la selección sub'18 y sub'19. Ha sido convocado varias veces a la sub'21, sin jugar.

- Jugó durante ocho minutos tras recibir el balonazo.

- No recuerdo nada de lo que pasó en esos ocho minutos. Me quedé preocupado porque no era consciente de lo que sucedió y quién sabe si la podía haber liado sin quererlo. Sólo sé que golpeé un par de balones con el pie porque vi luego el partido.

- ¿Qué es lo primero que dice cuando recupera la consciencia en el hospital?

- Fue en la ambulancia. Ni me acordaba de cómo íbamos. Le preguntaba al fisio: ¿Cómo vamos? '0-1', me decía. A los pocos segundos se lo volvía a preguntar, y así todo el rato... No me acordaba de nada.

- Al menos volvió en el minuto 87 para celebrar el final del partido desde el banquillo.

- Fue un poco 'de extranjis'. No debería haber ido. Cuando me pasó en Lezama, hice noche en el hospital en observación. Esta vez, le pedí al médico ir, le dije que no me podía perder la celebración. Respondió que me dejaba si iba con Leo Franco (director del área de relaciones externas entonces y nuevo entrenador ahora) y con el 'fisio', y estaba toda la celebración a su lado. Así fue. De hecho, no salgo en ninguna de las fotos de grupo. No fue la fiesta soñada.

«Soy un portero tranquilo. Los de fuera me dicen que les pone nerviosos que sea tan tranquilo»

«Estaba en la ambulancia y ni me acordaba cómo íbamos. Preguntaba por el resultado a cada poco»

- ¿Su peor defecto?

- Que tras un buen partido me voy enfadado muchas veces por no haber hecho casi todo bien.

Muy exigente

- ¿Es demasiado perfeccionista?

- Sí. Soy bastante exigente conmigo mismo cuando a veces no debería serlo. Ese igual es un punto débil, que me como la cabeza. La gente te dice 'qué gran partido', pero yo sé que hay una jugada en la que no he salido antes o debía despejar de otra forma. Me quedo pensando en las decisiones que no ha tomado todo lo bien que querría. Ver los partidos me ayuda a corregir errores. Al día siguiente lo veo entero para analizarlo. A lo largo de una semana lo veo un par de veces.

-¿Qué plan tiene para la próxima temporada?

- Me encantaría estar en el primer equipo. Llevo diez años en el Athletic y ya tengo ganas de sentirme jugador de la primera plantilla.

«No piso ninguna línea antes del partido y entro en cada área con el pie derecho»

«Quiero discutirle el puesto. Pero si no puede ser, no tengo miedo a volver a salir y ganarme la vida por ahí»

- Con Kepa parece imposible competir.

- Llevo tres años en Segunda A y he demostrado que puedo estar en Primera y competir con cualquier portero. Si compito con Kepa, aprenderé de él. Y si le quito el puesto, saldré reforzado.

- El otro día dijo que le gustaría quedarse en Huesca.

- Claro que me gustaría ahora que estamos en Primera. Aquí la gente me quiere mucho, pero tendría que renovar en Bilbao y que no me quisieran allí. Mi idea es terminar mi año de contrato y demostrar que tengo nivel para estar en el Athletic.

- ¿Cómo están las negociaciones para la renovación?

- Han renovado a Kepa y Iago y quizá ahora estoy un poco en segundo plano. Estoy a la espera de ver qué propuesta me hacen y valoraré la mejor opción.

- ¿Kepa genera demasiada sombra?

- Es un portero joven y bueno y todo el mundo le da bola. Al final, el que va detrás debe tener su mismo nivel para competirle y aguantar el no jugar, que es muy duro.

- ¿Se siente con capacidad para discutir la titularidad a Kepa?

- Sí. Viendo el año que he hecho, sí me siento capaz. Pero hay que ser realistas, el Athletic con Kepa tiene portero para mucho tiempo y yo quiero discutirle el puesto, pero si no puede ser, no tengo ningún miedo a volver a salir y ganarme la vida por ahí.

- ¿Y la posibilidad de que le traspasen con opción de compra?

- Todo lo que sea bueno para el club y para mí estaría bien. Aceptaré lo que me digan, pero miraré por mis intereses.

- ¿Qué debe hacer el Athletic para renovarle?

- Ofrecerme una propuesta futbolística que me convenza. No me interesa nada más.

- Vamos, que no quiere renovar para ser suplente.

- No, no. No quiero ser suplente. Después de este año en el Huesca de haber sido titular y subir a Primera División cuando nadie apostaba por nosotros... El jugar cada domingo te demuestra que lo importante para el futbolista es jugar. No quiero ser suplente, no quiero ser el suplente.

- Ni de Kepa ni de nadie.

- De nadie claro, evidentemente.

- ¿Qué le ha aportado esta campaña en Huesca, una ciudad pequeña?

- Hay poco que hacer aquí, pero por lo menos se come muy bien, je, je. Soy tranquilo, no soy de hacer planes de locos. Me gusta pasear con los perros o ir al gimnasio. Además este año ha sido el de jugar. Esa es la idea que traje y lo he logrado.

-¿Se la jugaba en Huesca tras ser suplente en el Levante?

- Sí. La gente de mi entorno sabe que hay un antes y un después del año del Levante. Muchos me dicen 'vaya fallo ir al Levante', pero lo hablo con los míos y sé que no. El no jugar y saber controlar esa situación es muy importante. Te hace duro y frío de cabeza. Eso se refleja cuando juegas. Este año me lo he tomado para demostrar que podía jugar y volver a Primera y me ha salido todo redondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos