La asistencia a San Mamés se estanca

Es el octavo campo de la Liga en porcentaje de ocupación, con una media 41.594 espectadores

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Athletic lleva días anunciando a bombo y platillo su nueva campaña bautizada como 'Gazte abonoa', una suerte de evolución de 'Gazte eguna', con la que busca atraer a personas menores de 26 años y acomodarlas en el bloque 324 de la Tribuna Sur Alta de San Mamés. Por 150 euros, y sin cuota de entrada, los jóvenes podrán disfrutar de todos los partidos de la segunda vuelta (10) y de paso dar un poco más de colorido y ambiente a un campo que no termina de levantar el vuelo y que sigue anclado en la zona media de la asistencia en la Liga.

Siempre quedan miles de asientos vacíos, que ni siquiera se llenan con las visitas de Real Madrid, Barcelona, Atlético y Real Sociedad, aunque es verdad que en estos choques la afluencia del público experimenta una notable mejoría y permite sanear la hoja de resultados. Aun así, la despoblación de las butacas preocupa y de ahí que el club intente desarrollar nuevas fórmulas que conecten con la afición.

Tras ocho jornadas como local, el estadio rojiblanco es octavo en porcentaje de ocupación, puesto en el que acabó la pasada campaña, con una media de 41.594 espectadores por encuentro (78,4%) y una importante particularidad: los clubes más atractivos ya han pasado por La Catedral.

Mejores entradas

Athletic-Real Sociedad
45.761
Athletic-Real Madrid
44.992
Athletic-Barcelona
43.579
Athletic-Atlético
43.499

Habrá que esperar a que termine la Liga para hacer una valoración global y ajustada y cotejar los datos con los de los años anteriores, pero todo indica que la asistencia volverá a bajar por el cuarto año consecutivo. En la temporada 2014-2015, el porcentaje de ocupación era del 81,3%, aunque extraído de un campo aún inacabado y con un aforo para 50.000 personas –ahora es de 53.000, según informa la web del club–.

Al año siguiente descendió hasta el 79,5%, mientras que la pasada temporada se cerró con un 77,5%. Esta última cifra es inferior a la actual, pero evidentemente solo se han celebrado ocho jornadas en San Mamés y habrá que ver el comportamiento del público en una segunda vuelta sin los gallos de la Liga –Madrid, Barça, Atlético– y apenas un derbi (Eibar). Si a esto se une a que el juego del Athletic digamos no enamora es lógico pensar en que la asistencia volverá a resentirse a pesar de los esfuerzos del club de reactivarla con diferentes iniciativas.

Peores entradas

Athletic-Villarreal
36.728
Athletic-Getafe
38.110
Athletic-Girona
39.952
Athletic-Sevilla
40.197

Los rojiblancos abrieron la Liga contra el Getafe y aquel 20 de agosto hubo 38.110 espectadores en San Mamés, según los datos oficiales de la LFP. De momento, es la segunda peor entrada liguera en lo que va de curso, solo rebajada por los 36.728 fieles que asistieron al choque contra el Villarreal. Tampoco el duelo frente al Girona estuvo como para tirar cohetes (39.952) y pocos más hubo eçn el encuentro ante el Sevilla (40.197). Donde sí se notó una mayor afluencia de aficionados fue contra el Atlético (43.499) y Barcelona (43.579), y las dos últimas jornadas estuvieron francamente bien con las visitas del Real Madrid y la Real Sociedad.

El partido contra los blancos fue presenciado por 44.992 personas y el derbi batió el récord de asistencia de este año con 45.761. Aun así, estos dos registros también se quedan por debajo de los datos del curso anterior, cuando ante los ‘merengues’ se rozó el lleno (49.164) –casi 5.000 más que en esta ocasión– y ante los donostiarras acudieron 47.428 hinchas –1.667 más–.

El Alavés lidera la tabla

Así que el Athletic va salvando como puede el transcurrir de las jornadas y se ve estancado entre la clase media de la Liga en cuanto al porcentaje ocupación. Con un 78,4%, le superan Anoeta (78,6% ) –este cálculo es un tanto artificial porque las obras han reducido el aforo donostiarra a 25.000 asientos–, Montilivi (79,2%), Mestalla (81,8%), Santiago Bernabéu (86,7%), Butarque (92,7%) y Mendizorroza (93,5%), que lidera esta clasificación. El campo del Alavés roza el lleno en prácticamente todos los partidos y arroja una media de 18.559 espectadores por encuentro. Con un aforo de 19.840 butacas, en la mitad de los encuentros disputados (4) los babazorros han metido a más de 19.000 seguidores. Además, la animación es fantástica y hay una grada que no calla durante los 90 minutos.

Al Athletic solo le queda un partido de la primera vuelta como local y será precisamente ante el Alavés. La cerrará una semana más tarde en el RCDE Stadium, que una vez más aparece como el recinto menos visitado de la Liga. No llega ni a la mitad de la ocupación (43,7%) y la media de aficionados por partido es de 17.733. También suspende en este sentido Balaídos (49,4%), que recibe a 14.343 seguidores por choque. Son los dos únicos campos de Primera que no llegan al 50% y el que cruza este umbral por poco es el Estadio de Gran Canaria (55,6%). La gran decepción es el Barcelona, con un Camp Nou bajo mínimos y eso que el equipo va viento en popa. El anfiteatro blaugrana se sitúa en un raquítico 63,4% y una media de asistencia de 62.999 espectadores. Conviene remarcar que en este cálculo no se ha tenido en cuenta el encuentro disputado a puerta cerrada ante el Las Palmas.

Más allá de las iniciativas institucionales, que deberían contemplar también la posibilidad de rebajar el precio de las entradas para el público en general y ver qué soluciones cabría dar al poco concurrido anillo VIP, el Athletic podría contribuir asimismo con un juego más atractivo y acorde a sus posibilidades y convocar así a más gente en San Mamés. Ilusionar de nuevo a la afición y luchar con los mejores sería un poderoso factor de atracción que ayudaría a llenar los asientos vacíos. De media, 11.406 localidades se quedan sin ocupar. Y el número va subiendo.

Más gente en verano que en la fase de grupos

Si la asistencia en la Liga está lejos de los números deseados, en la Europa League los datos son aún más bajos. Los cinco partidos disputados en San Mamés arrojan una media de 37.667 espectadores por encuentro, según los datos aportados por el club, lo que supone un 71% de ocupación. Los dos choques con más presencia de público fueron los de verano, ante el Dinamo de Bucarest y el Panathinaikos, a gran distancia de la afluencia registrada luego en la fase de grupos. Contra los griegos hubo 42.747 segudores y ante los rumanos 41.845, cifras más que aceptables tratándose del pleno mes de agosto. Pero esto tiene una explicación: los socios no tuvieron que pasar por caja para asistir a estos dos duelos, algo que sí hubo que hacer en la liguilla en forma de abono para los tres compromisos frente a Zorya, Östersunds y Hertha de Berlín.

Contra los ucranianos, los únicos que han sido capaces de derrotar al Athletic este año en Europa, 32.462 aficionados se dieron cita en las gradas. Hubo todavía menos contra los suecos (32.354) y la asistencia mejoró ante los alemanes (38.928). En cuanto al único partido de la Copa jugado ante el Formentera, 14.285 valientes desafiaron el frío y la lluvia para llevarse después una gran decepción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos