No era el día del Athletic

Las 'leonas' encajaron el gol de la derrota en el último suspiro./Athletic Club
Las 'leonas' encajaron el gol de la derrota en el último suspiro. / Athletic Club

Las 'leonas' caen ante el Granadilla con un gol desde el centro del campo en el minuto 93

MIKEL GARCÍA

Desde los primeros minutos la sensación que había en el ambiente no era la mejor. Algo hacía indicar que ganar ante el Granadilla no iba ser tarea fácil para el Athletic, como finalmente se demostró. Las rojiblancas estuvieron desacertadas, carentes de juego combinativo e incapaces de materializar las pocas oportunidades de las que gozaron ante la meta rival. Y cuando van mal dadas el resultado termina siendo cruel. Así fue para las de Joseba Agirre, que merecieron más y terminaron perdiendo el encuentro con un gol en el último minuto prácticamente desde el centro del campo. Un final demoledor.

0 Athletic

Ainhoa; Moraza, Bergara, Garazi, Eunate; Gimbert, Erika (Flaviano, m.70), Maite; Cirauqui, Nekane (Leia, m.78), y Lucía (Yulema, m.62).

1 Granadilla

Pili; Megan (Ana, m.73), Jackie, Estella, Pisco; Llamas, Sara, Ayano (Silvia, m.77), Patricia; Martín Prieto (Paloma, m.84), María José.

Goles
0-1, m.93: María José.

La primera mitad fue igualada y aburrida por parte de ambos equipos. Con poco juego y menos ocasiones. Solo destacar un disparo de Erika que Pili despejó a córner. Poco más se pudo ver en lo que al juego ofensivo se refiere. El Granadilla se mantuvo fuerte en defensa y no dejó que las rojiblancas creasen peligro. Tampoco pasó apuros la zaga bilbaína. Tan solo un centro al primer palo que despejó Eunate, que esta semana se había estrenado con la selección española.

Tras pasar por vestuarios las de Agirre salieron con un punto más de intensidad. Sin embargo, se vio claramente que no terminaban de dar con la tecla para crear peligro. Por ello, el técnico rojiblanco recurrió a Yulema. La entrada de la delantera alavesa provocó un cambio de aires en la ofensiva del Athletic. Fue, precisamente, Yulema quien pudo romper la igualdad pero no era el día. Su centro precisó a la cabeza de Nekane se topó con Pili y minutos después el intento de vaselina se fue desviado.

Las rojiblancas lo intentaron hasta el final y sin embargo el premio lo encontró el conjunto tinerfeño. Cuando el partido agonizaba llegó el tanto de María José. La delantera aprovechó que Ainhoa estaba adelantada y desde el centro del campo no se lo pensó. Sacó un potente derechazo que superó a la meta bilbaína y tras golpear en el poste el balón acabó en la red. Un gol que silenció Lezama y que provocó el éxtasis canario.

Fotos

Vídeos