Athletic - Sevilla, a las 13.00 horas

El Athletic, ante una cita ineludible con la victoria

Los jugadores del Athletic se lo pasaron muy bien este viernes en Lezama./Jordi Alemany
Los jugadores del Athletic se lo pasaron muy bien este viernes en Lezama. / Jordi Alemany

Agarrotado por los malos resultados y con la confianza mermada, el Athletic necesita liberarse esta mañana ante el Sevilla

ROBERT BASIC

Al Athletic le ha venido bien parar, bajas las pulsaciones, entrenar con tranquilidad y sin prisas y analizar los males que le han mandado a la zona gris de la clasificación, un lugar insípido y en tierra de nadie que en absoluto le corresponde y en el que se siente incómodo. Es verdad que en Mestalla el equipo reaccionó, fue valiente y se reconoció en el espejo, por lo que la derrota dolió menos, pero dolió. Los rojiblancos han tomado el partido contra el Valencia como el paradigma de lo que deben hacer y están dispuestos a seguir por este camino. Cargan con una mochila pesada de seis partidos sin conocer la victoria y la sensación compartida de que conocieron tiempos mejores, pero nadie en el vestuario duda de que la reacción llegará y de que hay talento y oficio de sobra como para remontar el vuelo y viajar en la primera clase. Este sábado (13.00 horas) tendrán la ocasión de demostrarlo ante el Sevilla, un rival que no se les da nada mal en San Mamés y ante el que fallar no es una opción.

Todos los jugadores que han intervenido ante las cámaras durante estos últimos días han mancomunado un mensaje optimista que apunta hacia una mejoría que se verá «ante el Sevilla». También hay unanimidad a la hora de grapar en la memoria el recuerdo de Mestalla y usarlo como el hilo conductor de cara a los próximos compromisos. No viene cualquiera a San Mamés, que aguarda impaciente la rebelión de su plantilla contra la mediocridad y el fútbol cogido con pinzas y una reacción ante el segundo clasificado. Está convencido de que los rojiblancos deben romper y mostrarse tal y como son en realidad, un bloque comprometido y sólido que ha demostrado que puede rendir a un gran nivel y pelear por objetivos nobles, tanto en Liga como en Europa, otra pata que cojea y que habrá que arreglar y apuntalar en el doble choque ante el Östersunds.

Las claves

A la busca de la reacción.
El Sevilla debe ser el punto de partida para un Athletic que necesita encontrarse, soltar el lastre y volar
Con Eduardo Berizzo.
Los andaluces, que han perdido en sus últimas 7 visitas ligueras a Bilbao, buscan un fútbol directo

Pero lo primero es lo primero y habrá que resolverlo el sábado en San Mamés, donde el Athletic abrirá las puertas de su casa a un Sevilla que ha cambiado bastante respecto a sus versiones anteriores. Con Eduardo Berizzo en el banquillo, el conjunto hispalense ha sacrificado parte de su fantasía ofensiva en pos de la construcción de un bloque más sólido y armado defensivamente, lo que se traduce en un equipo difícil de batir -solo ha encajado tres goles en siete jornadas- y que apuesta por un fútbol más directo y de menos posesión. Así plantearán el encuentro contra los rojiblancos, que tienen una cita ineludible con el triunfo. Curiosamente, los andaluces se les dan muy bien en La Catedral, donde les han ganado en las últimas siete visitas ligueras y arrojan un balance de 15 tantos a favor y apenas cuatro en contra. Los bilbaínos necesitan calcar este guión y sumar los tres puntos para ganar en confianza y despejar las dudas entre las que viven de un tiempo a esta parte.

Definir un patrón

Tanto Ziganda como sus futbolistas han reconocido públicamente que la situación no es la mejor y que urge dar una respuesta contundente en forma de victorias que permita al equipo serenarse y sentirse cómodo. «Lo más importante es que nos encontremos», dijo hace poco Ander Iturraspe. En realidad, es la clave para que el Athletic defina un patrón reconocible y vaya con él al fin del mundo. Ante el Sevilla pasará por una dura prueba que está obligado a superar y dar así un paso adelante tanto futbolístico como anímico en el marco de un durísimo tramo del calendario, que le llevará a disputar siete partidos en poco más de tres semanas y en varios frentes. Habrá que combinar los compromisos ligueros, europeos y coperos y salir indemne -o más bien mejorado y fortalecido- antes de parar otra vez por un nuevo compromiso de las selecciones en ventanas FIFA.

Aduriz estuvo especialmente alegre ayer en Lezama.
Aduriz estuvo especialmente alegre ayer en Lezama. / Jordi Alemany

Los hombres de Ziganda se entrenaron este viernes a puerta cerrada y volverán a repetirlo el sábado con el objetivo de pulir los últimos detalles de cara a la visita del Sevilla. El técnico navarro por fin ha recuperado a sus cinco internacionales y es de suponer que alineará a su once de gala. Evidentemente, no podrá contar con los lesionados Muniain y De Marcos -Yeray prosigue con su recuperación al margen del grupo- y habrá que ver cuántos retoques introduce respecto al encuentro de Mestalla. Es de suponer que regresarán Raúl García y Aduriz, que en Valencia comenzaron en el banquillo, y el lateral derecho se lo disputarán Lekue y Bóveda. En cuanto a la sala de máquinas, 'Cuco' podría apostar por Iturraspe y Beñat, dos hombres con los que ha mantenido varias conversaciones en privado en los últimos días.

Más allá de los nombres, el Athletic necesita dar un golpe encima de la mesa y reencontrarse consigo mismo. Un triunfo contra el Sevilla le daría mucho más que los tres puntos y le permitiría aligerar el equipaje con el que viaja y que empieza a pesarle. No hay mejor medicina contra la depresión que el triunfo y la sensación de liberación que conlleva. El Sevilla debe ser el punto de partida para un equipo que necesita ser valiente, recuperar la alegría, soltar el lastre y volar.

Fotos

Vídeos