El Athletic ha asumido que no podía hacer nada ante la oferta del City

Laporte, durante un entrenamiento./EFE
Laporte, durante un entrenamiento. / EFE

El club inglés es cinco veces más potente que el conjunto rojiblanco. Esta campaña ingresará 530 millones. El club rojiblanco calcula 116

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Al Athletic el movimiento le pilló totalmente desprevenido. Acababa de cerrar la renovación del portero Kepa cuando se encontró con que el tsunami City se acercaba por el horizonte.

En 2016, el club salió con éxito de la primera intentona ‘citizen’. Los ingleses daban por fichado al central. Sin embargo, Ibaigane no arrojó la toalla. De forma inesperada, logró cerrar un trato con el jugador, que aceptó cobrar menos que en Inglaterra aunque se colocó como el mejor pagado de la plantilla rojiblanca. No era la primera vez que decía no a una escuadra poderosa. Antes da eso había rechazado ya irse al Chelsea.

Esta vez, el Athletic no ha podido frenar la ofensiva inglesa. Las fuentes consultadas indican que el club ha asumido desde el primer momento que no había nada que hacer. Josu Urrutia acudió el martes a Lezama. El Manchester City ya le había comunicado su intención de pagar la cláusula de Laporte. El presidente preguntó al central por sus intenciones. Me voy, le contestó.

El club rojiblanco asume que esta vez no puede luchar con los ingleses. Urrutia, que a día de hoy no tiene previsto presentarse a la reelección y que plantea convocar los comicios para finales de 2018 -tres meses antes de lo que marcan los estatutos-, ha llevado las fichas más altas por encima de los cuatro millones(Laporte, Kepa y Williams), pero tiene claro que no puede ir más allá.

El City es cinco veces más potente que el Athletic. Esta campaña ingresará 530 millones. El club rojiblanco calcula 116.

La despedida de Laporte

Mientras tanto, Laporte continúa con sus despedidas. El viernes acudió por última vez a San Mamés y el jugador dio las gracias a la afición por su 'adiós'. La jornada de ayer la arrancó con unas analíticas en una clínica bilbaína que parecen destinadas al examen médico que le realizará el City mañana poco antes de desembolsar la cláusula ante la Liga.

El central se presentó luego en Lezama, en donde correteó media hora con Unai Núñez. Se despidió de sus compañeros, que le firmaron dos camisetas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos