El Athletic se encierra: en la mitad de sus entrenamientos veta al público

José Ángel Ziganda y parte del equipo de sus ayudantes, ayer en Lezama./J. A.
José Ángel Ziganda y parte del equipo de sus ayudantes, ayer en Lezama. / J. A.

Ziganda continúa con su costumbre de encerrarse en solitario en Lezama con sus jugadores

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

El Athletic se aleja y aísla de sus hinchas al hacer un uso cada vez mayor de las jornadas de entrenamiento a puerta cerrada. La política de sesiones de trabajo de la entidad vizcaína cada vez gira más hacia una gradas sin aficionados. Hasta hace unos pocos años eran una gota en el océano las que se celebraban sin espectadores. Ahora crecen cada campaña. En los últimos tiempos, lo habitual es que fuera la previa al partido. En el cuadro vizcaíno ya son siempre las dos anteriores y se han dado varios casos este curso en los que han llegado hasta tres.

En 2018, según los datos facilitados por el propio club, el equipo de Ziganda habrá celebrado algo más de la mitad de sus entrenamientos a puerta cerrada cuando reciba mañana al Betis. Son 39, a los que hay que añadir los cuatro oficiales de la Liga Europa, que se celebran bajo esta fórmula. Abiertos a los espectadores se han desarrollado otros 39.

Ziganda cada vez se ha 'bunkerizado' más. En la primera parte de la campaña el porcentaje de sesiones a puerta abierta fue del 62%, una cifra similar a la de Valverde. En 2018 han bajado al 50%.

Una de las cuestiones más extrañas de esta política es que no parece haber ninguna explicación. El Athletic no se juega nada ante el Betis. Sin embargo, los hinchas se encuentran con que su acceso a Lezama queda restringido. La mitad de las cuatro sesiones de esta semana son a puerta cerrada. Como si el equipo luchara por Europa o algo más importante.

Los datos

Esta semana
No hay nada en juego ante el Betis. Aún así, la mitad de las cuatro sesiones (ayer y hoy) son a puerta cerrada.
El derbi de Anoeta
El equipo celebró dos sesiones a puerta carrada y sólo una en abierto.
Semana Santa
Miércoles, Jueves y Viernes Santo, con los niños de vacaciones, a puerta cerrada.

Una de las principales bazas de propaganda de los clubes es acercar a los aficionados a sus entrenamientos. El Athletic siempre ha sido uno de las entidades de la Liga a los que más hinchas acuden. Ello ha contribuido a enraizar la idea de que es un equipo de todos sus seguidores. Esta junta directiva se vio obligada a advertir a Marcelo Bielsa de que no podía hacer todas sus sesiones a puerta cerrada porque eso en Bilbao no se entendería.

El martes, 1 de mayo, hubo centenares de muchachos que pudieron estar cerca de sus ídolos. Tuvieron suerte que la Fiesta del Trabajo fuera uno de los primeros días de la semana. De haber sido más tarde, no habrían podido acudir.

El caso de Semana Santa

Valga como ejemplo lo sucedido en Semana Santa, una de las épocas del año a la que muchos niños sin posibilidad de ir a San Mamés se acercan a Lezama a ver sus idolatrados jugadores. Esta campaña los rojiblancos recibieron el Sábado Santo al Celta en San Mamés. Los días anteriores no quisieron saber nada de los aficionados. Las sesiones del Miércoles, Jueves y Viernes Santo se celebraron sin público.

En Navidades sucedió algo similar. El 31 de diciembre la sesión fue sin testigos pese a que el siguiente partido era el 7 de enero ante el Alavés. Las medidas restrictivas se aplicaron también en los primeros días del año. Pese a que miles de chavales piden en Reyes camisetas rojiblancas, los días 4, 5 y 6 de enero no hubo manera de entrar a Lezama para estrenarlas en el entrenamiento de su equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos