El Athletic, a la espera de Aduriz

Aduriz, durante la presentación del nuevo autobús del equipo.
Aduriz, durante la presentación del nuevo autobús del equipo. / IGNACIO PÉREZ

El donostiarra salió ayer a probarse y hoy volverá a hacerlo para calibrar su umbral de dolor ante una lumbalgia que amenaza con dejarle en la grada ante el Girona

ROBERT BASIC

Al Athletic le queda el entrenamiento de hoy para pulir los últimos detalles de cara al partido de mañana contra el Girona y ver si Aritz Aduriz estaría en condiciones de enfrentarse a los hombres entrenados por Pablo Machín. El delantero batalla contra una «lumbalgia aguda» y ayer saltó al campo número tres de Lezama con el objetivo de probarse y medir la intensidad del dolor que le hizo retirarse de la sesión del pasado martes. Los hombres de José Ángel Ziganda se ejercitaron a puerta cerrada y durante los primeros 15 minutos pudo verse al goleador rojiblanco trabajando en solitario y bajo la atenta mirada de los recuperadores y el preparador físico Xabi Clemente. Nadie quiere correr riesgos innecesarios y su concurso ante los catalanes sigue bajo los signos de interrogación, sujeto a una clara mejoría que le permita competir en condiciones. Sus compañeros le conocen y son optimistas, aunque habrá que esperar hasta el final para conocer la decisión definitiva.

Aduriz salió junto a sus compañeros, pero enseguida se apartó del grupo y se puso en una de las bandas para pasear y correr. El camino de ida lo hacía andando y el de vuelta prácticamente esprintando. Subía y bajaba, calibraba sus sensaciones y también el umbral del dolor ante una lumbalgia que le mantiene fuera de la dinámica colectiva y que amenaza con retrasar su regreso al ‘verde’. Hoy volverá a pisar la hierba de Lezama, el último test antes de decidir si se pone a las órdenes de su técnico con vistas al Girona o, por contra, opta por tomarse unos días más y llegar en perfectas condiciones al estreno europeo de la fase de grupos en Berlín. Mikel San José ya expresó el miércoles su deseo de verle mañana en la punta de ataque -«espero que se recupere y podamos tenerle en el campo»- y ayer fue Aymeric Laporte el que verbalizó su esperanza de contar con Aduriz.

El central no quiso avanzar nada, aunque tampoco cerró la puerta a la convocatoria del guipuzcoano. «Soy optimista, pero depende de su estado de forma. No soy médico para saber cómo evoluciona (la dolencia), ya veremos. Creo que podría estar, no sé si forzando o no», apreció el defensa, quien se felicitó por el buen comportamiento del equipo en este inicio de curso. Con o sin Aduriz ante el Girona, el Athletic está obligado a sumar los tres puntos y mejorar así sus registros ante los recién ascendidos. Los rojiblancos solo han podido ganar a cuatro de los últimos once debutantes en San Mamés, una cifra de la que ya se ha hablado en el vestuario. «Nos damos cuenta de ello y no queremos que vuelva a pasar lo mismo», apuntó el francés, quien solo contempla la victoria como el único desenlace posible en el choque contra el conjunto catalán.

El optimismo de Laporte

Laporte se mostró ambicioso y avanzó que los objetivos pasan por «mejorar y aspirar a mirar hacia arriba durante toda la temporada». Cuando se le pidió que concretara la altura, el defensa dijo que «lo hecho en estos últimos años -en alusión a las cuatro clasificaciones europeas consecutivas- no está mal. Hay que mirar por ahí y si se puede... cuanto más (arriba), mejor». También aspira a crecer en el plano individual -«espero ir a más y hacer un gran año»- y asistir a la consolidación de Unai Núñez. «Tiene buenas condiciones y ojalá le vaya muy bien». Aplaudió la irrupción de los ‘cachorros’ y reconoció que «piden consejos y eso es algo muy bueno en los jóvenes. Aprenden rápido y bien», remató el único hombre que no se ha perdido ni un minuto en partidos oficiales».

Fotos

Vídeos