El Athletic firma su segunda peor racha de la historia en Liga con seis triunfos en 24 jornadas

Contundente. Kepa Arrizabalaga despeja de puños un balón aéreo que buscaba a Diego Costa./AFP
Contundente. Kepa Arrizabalaga despeja de puños un balón aéreo que buscaba a Diego Costa. / AFP

Esta pobre cifra solo la rebaja el primer año del bienio negro con cinco victorias y la igualan las campañas 2006-07 y 1984-85

ROBERT BASICBilbao

Después de la inyección de adrenalina y de moral recibida en Moscú, el Athletic regresó tres días más tarde a la realidad de la Liga y se estrelló contra el Atlético. Era un partido con el guion escrito y firmado antes de que el balón echara a rodar y encima los rojiblancos se despidieron del Wanda Metropolitano sin haber rematado entre los tres palos. Así es muy complicado ganar, un verbo que le cuesta horrores conjugar a la tropa de José Ángel Ziganda. Una tropa que no termina de levantar el vuelo ni de coger la velocidad a la que le gustaría viajar, cada vez más lejos de los objetivos fijados en verano y con el mismo fútbol vacío y monótono que lleva practicando desde hace meses. Solo así se explica el hecho de que el equipo haya sumado apenas seis victorias a estas alturas del campeonato, un registro pobre y que constituye su segunda peor marca desde que existe la Liga. Únicamente en el primer año del bienio negro -temporada 2005-2006- hubo menos triunfos a la conclusión de la jornada 24 (5), lo que habla a las claras de la propuesta actual y de la indefinición que aún persiste en el desarrollo del juego del Athletic.

Los rojiblancos llevan más de un mes sin ganar en la Liga y desde que lo hicieran ante el Alavés han encadenado cuatro empates y dos derrotas. A pesar de estar en la decimocuarta posición, la distancia con la zona peligrosa es considerable -10 puntos- y lo positivo es que ahora toca jugar dos partidos seguidos en casa frente al Málaga y el Valencia. Más allá de la situación clasificatoria, a todas luces decepcionante e inesperada, lo que preocupa son las sensaciones que transmite el equipo y las dificultades que tiene para sumar de tres en tres. De hecho, solo los clubes que están en el descenso -Las Palmas (5), Deportivo (4) y el propio Málaga (3)- y el Levante (3) ganan menos que los bilbaínos, mientras que el Espanyol les iguala en el número de triunfos. Los seis se recaudaron en la primera vuelta, por lo que el casillero de victorias en la segunda está aún por estrenar. Y todo lo que no sea hacerlo y de forma convincente este domingo ante el agonizante conjunto de La Rosaleda llevaría la paciencia de San Mamés al límite, e incluso se correría el peligro de cruzarlo.

El Athletic ha conseguido superar este año en casa a Eibar, Girona y Sevilla, y fuera a Eibar, Levante y Betis. Demasiado poco para un equipo con las ambiciones europeas consolidadas y una plantilla con bastante más potencial del exhibido. Para encontrar una cifra peor solo existe un precedente, el de la temporada 2005-2006, cuando los hombres de Mendilibar -destituido- y Clemente sumaron cinco a estas alturas del campeonato. Al año siguiente se calcó el dato actual (6), como también ocurrió en la campaña 1984-1985 con el técnico baracaldés en el banquillo. Eso sí, los rojiblancos luego reaccionaron de forma brutal y acumularon siete triunfos y dos empates en nueve jornadas y terminaron terceros. En el otro lado de la balanza destaca el curso 1955-1956 con 18 victorias en 24 jornadas de los muchachos de Daucik, a la postre campeones de la Liga. En las épocas más recientes, lo más reseñable son los 13 triunfos de la tropa de Valverde en la campaña 2013-2014.

En las cinco grandes Ligas

Lo que está claro es que al Athletic le cuesta un mundo superar a sus rivales ligueros y que la ausencia de un modelo definido y una forma de jugar clara le penaliza en el torneo de la regularidad. Y no solo eso, sino que los goles que marca son básicamente patrimonio de tres hombres. De los 24 anotados, ocho llevan la firma de Aduriz, cinco de Raúl García y otros tantos de Williams. Si se descuentan los dos en propia puerta del Levante y el Betis, estos jugadores totalizan el 81,8% de los aciertos de su equipo. Las cuatro dianas restantes se reparten entre Susaeta, Muniain, Vesga y Etxeita. De ahí que no sorprenda que los ocho tantos conseguidos en San Mamés en 11 jornadas constituyen el peor dato goleador en toda la historia del club.

Las victorias escasean y los rojiblancos necesitan sumar de tres en tres para asegurar el suelo que pisan y centrarse en el escenario continental. Si se comparan los seis triunfos cosechados con las situaciones en la Premier, Calcio, Bundesliga y Ligue 1, solo hay seis clubes con peores cifras que los bilbaínos y que al igual que ellos no están en el descenso. Adaptados los números a la jornada 24, serían Crotone y Chievo (5, Italia), Brighton y Swansea (4 y 5 Inglaterra) y Werder y Wolfsburgo (5 y 4, Alemania).

Ziganda, el técnico rojiblanco con el peor porcentaje de victorias en la Liga

Solo lleva unos meses en el banquillo de San Mamés y 24 jornadas de Liga, pero los números no son muy amables con José Ángel Ziganda. Tras la derrota del domingo en el Wanda, el navarro se ha convertido en el técnico con el peor porcentaje de victorias en la historia del Athletic entre todos aquellos que lo han dirigido en al menos 12 partidos. De los 24 encuentros disputados solo ha ganado seis, lo que se traduce en un 25%, un punto por debajo de la marca de Dragoslav Stepanovic. El serbio, quien fue despedido, había conseguido ocho en 31 duelos (26%). Pero si ‘Cuco’ se impone al Málaga, subirá al 28% y dejará por detrás a ‘Stepi’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos