El Athletic lleva 20 años sin ganar en Cornellá en Liga

Luis Fernández y Guerrero en Sarriá el 11 de enero de 1998. ./EC
Luis Fernández y Guerrero en Sarriá el 11 de enero de 1998. . / EC

Un gol de Julen Guerrero dio la última victoria a los rojiblancos, que suman trece derrotas y seis empates ante el Espanyol en su estadio

JUANMA MALLO

Se cumplen 20 años de la última victoria rojiblanca en la casa del Espanyol, el rival del próximo domingo en la Liga (18.30 horas), con gol de Julen Guerrero y Luis Fernández en el banquillo. El conjunto vizcaíno pena en sus visitas a los periquitos, salvo en aquel duelo maravilloso, inolvidable –aquella gran noche–, de la clasificación para la final de la Copa del Rey en 2015. Da igual que los catalanes reciban en Montjuic (luego bautizado como Lluis Companys), o Cornellà, el caso es que el equipo bilbaíno como mucho empata cuando visita al actual equipo de Quique Sánchez Flores.

Y para complicar un poco más el viaje de este fin de semana, que sirve para cerrar la primera vuelta de la Liga, el Espanyol ha convertido su estadio en un pequeño fortín: han ganado cinco partidos en su estadio, y solo tres equipos presentan mayor número de triunfos en casa (Barcelona, Valencia ySevilla) y cuatro le igualan (Madrid, Atlético, Eibar yGetafe); el Athletic lleva tres (Girona, Sevilla yAlavés).

Desde aquel partido escondido en la memoria, el grupo vizcaíno ha sumado seis empates (el último con Ernesto Valverde, que había perdido en sus comparecencia anteriores en el que fue su antiguo campo) y trece derrotas.Nadie le encuentra una explicación. «No hay una clave. Es como El Molinón, antes se nos daba bien, y este año (por agosto de 2016) hemos perdido», comentaba a este periódico en noviembre de hace dos años Iñaki Lafuente.

Eso sí, nunca se ha producido un resultado sonrojante, ninguna goleada en contra de los vizcaínos. Sí ha habido partidos con muchos tantos por parte de ambos contendientes, como aquel 3-3 con una diana de Ezquerro y un doblete de Yeste. A la media hora, el Athletic de Jupp Heynckes en abril de 2003, tenía el partido encarrilado, casi en el bolsillo (0-3).

Sin embargo, la tropa de Clemente empató en tan solo 13 minutos (del 52 al 65). Ese marcador se repitió en el ejercicio 2012-13, con Bielsa en el banquillo. Se adelantó con dos tantos el Espanyol, empató el Athletic, Longo puso otra vez el marcador en franquicia para los locales, pero Aduriz colocó la igualada a falta de siete minutos para el final del encuentro.

«Una liberación»

Emprenderá, por tanto, el grupo rojiblanco una de sus visitas más complicadas. Y más si se tiene en cuenta que, hasta el triunfo del lunes en Málaga (0-1, gol de Darder), el Espanyol solo había ganado en casa. Sobrevivía fuera del descenso gracias a los puntos logrados en Cornellà. Ha superado en su estadio a cinco rivales, el último el Atlético (1-0), pero también al Celta, al Betis, al Deportivo, y al Getafe. En cambio, ha caído ante el Leganés, elValencia y el Girona. Le queda un empate, conseguido frente al Levante.

Por cierto, ese triunfo en La Rosaleda, que pone a Míchel camino del cese, fue un alivio para los periquitos. «Es una liberación para el equipo y espero que sea para bien. Teníamos que lograr un triunfo fuera para coger más confianza y seguir creciendo», se felicitó Sergio García, antes de afrontar la vuelta de Copa contra el Levante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos