El Athletic ha puntuado en tres de sus últimas cuatro visitas a Riazor, un campo 'maldito'

Laporte disputa un balón con un jugador del Deportivo./E. C.
Laporte disputa un balón con un jugador del Deportivo. / E. C.

El precedente más inmediato habla de una victoria por la mínima (0-1) gracias a aquel golazo de más de 30 metros que Raúl García

ROBERT BASIC

Lo que se verá mañana en Riazor será un duelo entre necesitados. El Athletic llega con muchas urgencias y las del Deportivo son todavía mayores, aumentadas a raíz de la última derrota contra un rival directo como el Málaga. Los rojiblancos competirán en uno de sus campos ‘malditos’, aunque en los últimos años ha conseguido algunos resultados positivos que le permiten pensar en positivo y en dar continuidad a la racha.

El precedente más inmediato habla de una victoria por la mínima (0-1) gracias a aquel golazo de más de 30 metros que Raúl García metió por la escuadra. Fue lo único reseñable de un partido malo, aburrido y sin contenido, en el que los bilbaínos sacaron petróleo de la nada. El año anterior desperdiciaron una renta de dos goles y se dejaron empatar en nueve minutos de locura y desorganización (2-2). Y cuando se amplía un poco el foco se ve que los rojiblancos han puntuado en tres de sus últimas cuatro visitas a Riazor -dos igualadas y un triunfo-, todo un logro si se tiene en cuenta la trayectoria anterior.

Antes de esta mini racha, el Athletic solo había logrado ganar tres veces en sus 25 visitas al estadio deportivista. Rescató otros siete empates y perdió la friolera de 15 partidos. Daba igual el equipo que estaba enfrente, la hora y el día, sumar los tres puntos en Riazor costaba un mundo y se lograba muy de vez en cuando. Ahora los dos conjuntos llegan en una dinámica parecida y necesitan regalarse una victoria que les dé un respiro en la clasificación y alimente su maltrecha confianza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos