El Athletic quiere reivindicarse en Villarreal

Raúl García se lamenta ante el Celta./
Raúl García se lamenta ante el Celta.

A diez puntos de Europa, una utopía aún posible matemáticamente, los rojiblancos visitan un campo donde llevan 14 años sin ganar en la Liga

ROBERT BASIC

Cada vez quedan menos balas, si aún pueden llamarse así los ocho partidos que restan al Athletic para bajar la persiana de una temporada frustrante. El equipo nunca se ha encontrado a sí mismo y sigue inmerso en una búsqueda permanente y desesperada de un modelo de juego definido que, en realidad, nunca ha dejado de ser difuso e irreconocible. Ha ido dando tumbos y se ha identificado con la zona gris de la tabla, invisible e intrascendente, desde la que observa unas posiciones que hasta hace nada eran suyas y casi adjudicadas en propiadad. El vestuario emite mensajes cargados de compromiso con un ideal cada vez más lejano y prácticamente inalcanzable, por lo que esta recta final de la temporada debería interpretarse más en clave de orgullo que de verdadera pelea por alcanzar los puestos europeos. Situados a diez puntos de la séptima plaza, una brecha del tamaño del Gran Cañón, los rojiblancos necesitan reivinidarse esta noche ante el Villarreal y hacerlo en un campo en el que acumulan 14 años sin ganar.

Nadie de los actuales integrantes de la primera plantilla ha logrado vencer al Villarreal en el Estadio de la Cerámica -en la Liga-, que se resiste al Athletic de un modo extraño y hasta incomprensible. Las últimas 12 visitas de los bilbaínos arrojan un balance de 10 derotas y dos empates, por lo que un triunfo en lo que antes se llamaba El Madrigal constituiría una verdadera hazaña y un baño de autoestima para una tropa abatida y triste. Para ello, y al margen de Yeray, José Ángel Ziganda cuenta con todos sus hombres y estará en condiciones de componer su once de gala para tratar de regalarse una alegría en forma de triunfo. Huelga decir que no será nada sencillo porque, además del 'factor maldición', el conjunto castellonense se está jugando su pase continental y necesita ganar si pretende recuperar la quinta plaza, ahora en poder del Betis. Con el título y el descenso prácticamente decididos, lo que único que falta por saber es qué clubes se harán con un sitio en la Europa League.

Hora de Muniain

El Villarreal viene de hacer su peor partido de la temporada en La Rosaleda, donde perdió con el colista Málaga (1-0). La derrota escoció mucho en el 'submarino amarillo', que quiere corregir su rumbo a costa de los bilbaínos y así pedir disculpas a su afición. El Athletic sabe lo que se va a encontrar en el caliente suelo de la Cerámica y fabula con un partido redondo que le dé motivos para seguir soñando y mantener viva la llama de la utopía europea. Más allá de esto, el honor también cuenta y es algo a lo que los rojiblancos no pueden renunciar bajo ningún concepto por el peso de la historia y el escudo que representan. Todos estos ingredientes se mezclarán esta noche en el feudo amarillo, donde solo vale ganar y, de paso, romper la maldición.

Una misión en la que también participará Muniain. Tras más de medio año de baja, el navarro dispondrá de «unos minutos», según avanzó Ziganda, y reaparecerá después de un proceso de recuperación exprés. En este sentido, el Athletic ya ha ganado. Ahora solo le queda redondear el día con los tres puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos