Panathinaikos-Athletic, a las 20.30 h.

El Athletic quiere salir vivo del infierno de Atenas

El Athletic se entrenó ayer en el campo del Panathinaikos.
El Athletic se entrenó ayer en el campo del Panathinaikos. / Juan Echevarría

Williams apunta a la titularidad en un campo donde los rojiblancos tratarán de hacer valer su superioridad a pesar de la presión de la afición griega

GABRIEL CUESTA

El Athletic buscará esta tarde (20.30 horas) salir vivo del infierno griego para sellar en San Mamés la clasificación para la fase de grupos de la Europa League. Un estadio, el Apostolos Nikolaidis, en el que la presión de la grada le convierte en un escenario complicado y famoso por su hostilidad para los equipos que tratan de 'asaltarlo'.

El conjunto rojiblanco parte como favorito, pero esta semana sus integrantes han querido lanzar un mensaje de prudencia ante la complicada cita en Atenas. «Jugaremos en un campo difícil », advertía Balenziaga durante la semana a pesar de reconocer que, «si el equipo está al cien por cien», pasará la eliminatoria. Un mensaje casi idéntico al de su compañero Beñat: «Sabemos que habrá un gran ambiente».

Al menos, el único antecedente europeo ante el Panathinaikos es esperanzador. Hay que remontarse a la temporada 1968-1969 para ver un duelo entre ambos equipos, en los deciseisavos de final de la extinta Copa de Ferias. En la ida un ineficaz Athletic dejó escapar vivo al histórico griego con un triste empate a 0-0. La crónica de aquel día de EL CORREO narra un partido en el que el conjunto de Rafa Iriondo no fue capaz de plasmar en el marcador su «superioridad tanto en equipo como individualmente». En aquel once titular saltaron históricos como el guardameta Deusto, Sáez, Rojo o Uriarte.

El encuentro de vuelta se saldó con un solitario 1-0 en San Mamés que metió al Athletic en octavos de final, aunque acabarían eliminados en cuartos ante el Rangers. El tanto de Rojo selló la clasificación en La Catedral en un encuentro en el que los rojiblancos no dieron la talla y pasaron grandes apuros. «Pues sí, era un segunda y el Athletic parecía un tercera», titulaba la crónica de EL CORREO.

Ziganda hoy espera un guion algo distinto. Sufrir en Grecia para sacar un resultado positivo y materializar la clasificación en San Mamés ante un rival -a priori- muy inferior en cuanto a juego e individualidades. La gran novedad con respecto a la eliminatoria ante el Dinamo sería la entrada de un Williams ya más rodado. La duda es si saldrá en la punta de ataque o en la banda derecha.

A pesar de que su técnico Marinos Ouzounidis se ha ganado a la afición tras enderezar al equipo en los últimos seis meses de la temporada pasada, hay que tener en cuenta que a los griegos se le 'atragantan' los equipos españoles. El Panathinaikos nunca ha eliminado a un Primera División y suma 15 partidos sin ganar a clubes de la Península. La pasada temporada acabó último en el grupo de la Europa League, que compartió con el Celta.

El conjuntom de Atenas, uno de los grandes de Grecia, no vive su mejor etapa. No gana la Superliga desde 2010 y la Copa desde 2014. Destaca por ser un bloque sólido y competitivo, pero sin ninguna figura significativa del panorama internacional. En sus filas sus mejores jugadores son el brasileño Molins, el ex del Leganés Luciano Neves y su capitán Zeca.

Fotos

Vídeos