Athletic-Marsella: hoy es una de esas noches

Los jugadores del Athletic se entrenaron ayer en un ambiente distendido en el que no faltaron las sonrisas ni el buen humor. /Pedro Urresti
Los jugadores del Athletic se entrenaron ayer en un ambiente distendido en el que no faltaron las sonrisas ni el buen humor. / Pedro Urresti

Conjura en el vestuario rojiblanco para hacer el partido del año y remontar el 3-1 encajado en Francia

ROBERT BASIC

El Athletic ha jugado demasiadas finales esta temporada, siempre prematuras y ligadas a situaciones de agobio. Hoy disputará una más y lo hará para intentar meterse entre los ocho mejores de una competición internacional por séptima vez en sus 120 años de historia, entre la UEFA/Europa League y la extinta Copa de Ferias. No hay ninguna base sólida sobre la que construir unas expectativas fundamentadas y razonadas que permitan confiar en una remontada, en un pequeño milagro, pero hoy es una de esas noches en la que las emociones y los sentimientos deben imponerse a la lógica y elevarse por encima del fútbol y su contenido. «El que no tiene la certeza de que se puede seguir adelante mejor que ni venga», lanzó en modo de aviso Aritz Aduriz. Y de eso se trata, de creer a secas, de sentir, de ir de la mano, el equipo y San Mamés, y tratar de tumbar al Olympique de Marsella.

Los hombres de José Ángel Ziganda salieron vivos de milagro del matadero de Vélodrome, y lo hicieron gracias a un penalti transformado por el delantero donostiarra -pena máxima que solo vio el juez de gol, o mejor dicho la intuyó- y las magníficas intervenciones de Iago Herrerín, quien entre otras cosas salvó dos uno contra uno ante Germain. Así que el 3-1 final, el resultado que buscan levantar hoy los bilbaínos, fue la mejor noticia en un partido desastroso, incompatible con la aspiración de avanzar en el torneo. Pero queda hora y media larga de fútbol en la que todo es posible, incluso en una temporada mala como la actual en la que un Athletic devaluado renazca de sus cenizas y juegue los mejores 90 minutos del año. Por eso es tan importante creer, evadirse del contexto y confiar en la remontada. «Tenemos que plantear un partido grande ante un rival grande», dijo ayer 'Cuco'. Y acotó: «No podemos hacerlo solos».

Ziganda convoca a 19 hombres y destaca la presencia del 'cachorro' Peru Nolaskoain

Hizo un llamamiento a San Mamés, una llamada de auxilio y de comunión, porque sabe que sin la gente de ahí arriba los milagros no ocurren en La Catedral. Más allá de las piezas en el tablero, las vigilancias y las contravigilancias, los goles y los goleadores, los fallos y los aciertos, mejor o peor fútbol, en el campo debe crearse el ambiente de las grandes noches en las que el equipo se transforma y se siente invulnerable. Es una condición básica para eleborar el envoltorio perfecto y acondicionar la pista de despegue que lleve a los rojiblancos a los cuartos de final de la Europa League y al sorteo de mañana, en el que conocería a su siguiente rival.

Ziganda saldrá con todo lo que tiene y deberá buscar soluciones a las ausencias de los sancionados Raúl García y San José. Contra el Laganés enseñó un 4-4-2 que podría poner en práctica esta noche, con Aduriz y Williams arriba, Susaeta y Córdoba en los costados y Beñat e Iturraspe en el centro de campo -también está la posibilidad del recién recuperado Mikel Rico- y una defensa integrada por De Marcos, Yeray y Etxeita. La duda está en el lateral izquierdo, huérfano otra vez de Balenziaga, quien se entrenó ayer al margen del grupo y no pudo entrar en la convocatoria. Su sitio lo ocuparán Saborit o Iñigo Lekue, quien entró en la segunda parte en Marsella por el lateral de Zumarraga.

El OM viene con 21 hombres

El Olympique de Marsella llegó a Bilbao con 21 hombres y todas sus figuras clave disponibles. Una de ellas es Thauvin, quien tuvo que ser sustituido en Vélodrome pero está recuperado de sus molestias -aún así se le espera en el banquillo-, al igual que el griego Mitroglou, quien podría entrar por Germain. Los franceses vienen a rematar la faena pero no pierden de vista su enfrentamiento con el Lyon este fin de semana. Una victoria les daría virtualmente la tercera plaza y la Champions, y también la posibilidad de pelear por la segunda con el Mónaco. Esta última les clasificaría directamente y la otra les obligaría a disputar la previa. De ahí que los medios galos especulen con la posibilidad de que Rudi García introduzca cambios en el once pensando en la Ligue 1 y reserve a algunos hombres de peso. En cualquier caso, es una opción remota porque ni el técnico ni sus jugadores se fían del Athletic a pesar de la renta obtenida en la ida.

Pero nada de esto debe importarle al Athletic, que sabe que hoy es una de esas noches en las que puede brillar como no lo ha hecho en lo que va de temporada y lograr lo imposible. La Europa League es la única carta que le queda en la baraja a la plantilla y a Ziganda para tratar de salvar la campaña y regalar por fin una alegría a su deprimida afición. Después del entrenamiento en Lezama, 'Cuco' dio la lista de 19 hombres en la que sorprendió sobre todo la presencia del 'cachorro' Peru Nolaskoain. Uno más para una noche que todos quieren recordar.

Athletic - Marsella

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos