La recompensa a un trabajo bien hecho

Los jugadores del Bilbao Athletic celebran uno de los tantos./Borja Agudo
Los jugadores del Bilbao Athletic celebran uno de los tantos. / Borja Agudo

El Bilbao Athletic se mete en el play-off después de una sensacional segunda vuelta, una alineación reconocible y una sólida defensa

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Con su victoria frente al Tudelano en Lezama, el Bilbao Athletic se metió ayer por la tarde en el play-off, por tercera vez en la última década, y luchará por ascender a Segunda División, donde militó en el curso 2015-16. Ha conseguido el bloque de los cachorros terminar cuarto y acceder a esta fase para el salto de categoría gracias a unos excepcionales registros desde octubre que dejaron en el olvido una irregular primera parte del curso: es el líder, si se tienen en cuenta las 30 últimas jornadas con 63 puntos, dos más que la Real B, que ha terminado tercera. Con una alineación reconocible, una defensa muy sólida, y certeros en ataque, los jóvenes jugadores de Gaizka Garitano pelearán, a partir del próximo fin de semana, por la promoción a la categoría de plata frente a otras 15 escuadras: solo cuatro se llevarán el premio. De momento, el filial ya ha recogido la recompensa a un trabajo bien hecho con este cuarto puesto que, en cualquier otro grupo de la categoría, le hubiera colocado con el maillot amarillo.

Sin rival cuando juega en Lezama -es el grupo más sólido del grupo en su feudo con solo una derrota en casa, la que le propinó el Logroñés en la primera jornada-, el Bilbao Athletic ha sellado la fase regular con la segunda mejor temporada de su historia: solo le superan los 74 puntos logrados en el ejercicio 1997-98 -cuando el primer equipo se coló en la Champions League-, con Carlos Terrazas en el banquillo. Acabó segundo entonces. Ahora lo ha hecho en cuarto lugar, con 73 puntos, y tendrá que superar tres eliminatorias para ascender a Segunda A.

2 Bilbao Athletic

Simón; Sillero, Gil, Unai Bilbao, Andoni López; Undabarrena, Nolaskoain, Muñoz (Tarsi, m.66), Vicente (Larrazaba, m.92); Guruzeta y Benito (Dopi, m.80)

0 Tudelano

Pagola; Delgado, Meseguer, Corral, Martínez; Ardanaz, Vega, Jiménez (Zamorano, m.74), Bravo, Junco; Adán (Esnaider, m.66).

Las marcas

27 goles
ha recibido el Bilbao Athletic: el segundo que menos de su grupo, por los 24 de la Real B.
73 puntos
tiene el filial. Sería líder en cualquier grupo de 2ªB
40 goles
a favor es el balance que presenta el equipo: es el mejor de la categoría.

Un bloque bien trabajado

El grupo bilbaíno es un bloque muy trabajado por un Garitano que no ha dudado en bajar de categoría para firmar una doble labor; formativa y competitiva. Cuenta en la portería con Unai Simón, internacional Sub'21, que hizo la pretemporada a las órdenes de José Ángel Ziganda el pasado verano y que ya ha entrado en alguna convocatoria del primer equipo: en esos momentos, le ha suplido Oleaga. Por la derecha, se han alternado Sillero y Areso, fichado de Osasuna y con presencia en la selección española Sub'19. El eje central está formado por Unai Bilbao y Óscar Gil, con el lateral zurdo para un Andoni López que debutó en Girona a la órdenes de 'Cuco' en aquel encuentro de triste recuerdo.

Los números reflejan una seguridad que solo supera la Real Sociedad B (27 tantos recibidos por 24 de los donostiarras). En el centro del campo, Tarsi, Nolaskoain y ahora Undabarrena, recuperado de su grave lesión de ligamentos, son los hombres más habituales. También cuenta con minutos Baqué, aunque casi nunca de titular. Arriba, Guruzeta pone la puntería, con dieciseis tantos, tercer máximo goleador de la categoría, secundado por Asier Benito (12 dianas) e Iñigo Vicente (10), un futbolista que disfruta de unas condiciones sin igual: «Tiene un talento y una magia que no le he visto a nadie. Es capaz de sacar su imaginación en cualquier momento», le alabó en este periódico Joseba Etxeberria, un hombre que le sacó brillo durante tres temporadas en la factoría de Lezama. También los centrales se han sumado a este potencial artillero, con cinco goles Bilbao y otros cinco Gil, para hacer del filial el grupo con mejor diferencia de tantos de toda la categoría de bronce (+40), cimentado en espectaculares marcadores como el 8-0 que le endosó al Lealtad o el 6-1 al Izarra.

Es, además, un equipo comprometido, que tiene las ideas claras y que no peca de la precipitación y el riesgo que, en mucha ocasiones, suelen perjudicar a los cuadros filiales. Con esta filosofía de fútbol, intentará regresar a la categoría de plata, como ya sucedió a las órdenes de Ziganda hace tres años en Cádiz. Si ocurre, una notable temporada contaría con el sello de matrícula de honor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos