Cuando el Athletic empató contra Brasil en San Mamés

Rivaldo fue el autor del gol de Brasil./Agencias
Rivaldo fue el autor del gol de Brasil. / Agencias

Los actos del centenario del club rojiblanco culminaron el 31 de mayo de 1998 con un encuentro para la historia contra una selección integrada, entre otras estrellas, por Ronaldo, Rivaldo y Bebeto. Uno de esos partidos que ocurren cada cien años

JON GARAY

El 31 de mayo de 1998 San Mamés acogió un partido para la historia. En el culmen de los actos del centenario del Athletic y apenas dos semanas después de lograr el segundo puesto en la Liga y la consiguiente clasificación para la Champions League, 'La Catedral' recibió a la selección brasileña del fútbol. Ronaldo -cuando todavía era Ronaldo antes del calvario de lesiones que transformarían por completo su físico-, Rivaldo, Roberto Carlos, Cafú, Denilson, Bebeto, Leonardo... Una pléyade de estrellas en las que solo faltaba Romario, que se había lesionado y que finalmente no sería convocado para un Mundial, el de Francia, que comenzaría diez días después. Era la campeona mundial en vigor y su plantel realmente asustaba. Por parte del Athletic, los de Luis Fernández venían de las celebraciones por el éxito logrado y con bajas tan importantes como las de Guerrero, Alkorta y Etxeberria, concentrados con la selección, y de Roberto Ríos y Larrainzar, lesionados.

El partido comenzó cumpliendo con la tradición. Aldair, capitán de la 'canarinha' por la baja de Dunga, acudió al palco de San Mamés a ofrecer la tradicional ofrenda floral al busto de Pichichi. Le acompañaba Josu Urrutia. De vuelta sobre el césped, era el momento de que comenzara la fiesta. El británico David Elleray dio comienzo al encuentro a las 20.00 horas.

El Athletic salió con ganas, como en las grandes ocasiones aunque se tratara de una partido amistoso. Bien parapetado atrás y con un centro del campo con el mencionado Urrutia acompañado por delante por Javi González, Alkiza, Nagore y Jorge Pérez, tomó las riendas del encuentro. A ello ayudaba que en su sala de máquinas Brasil no disponía, ni por asomo, del talento del que gozaba arriba. Ni César Sampaio ni Doriva eran precisamente orfebres del balón. Pero el talento es el talento. En el minuto 8, Giovanni -aquel espigado centrocampista que llegó al Barcelona el mismo año que 'el Fenómeno' y que dedicara un corte de mangas al Bernabéu tras marcar en un Real Madrid-Barça- marcó a pase de Ronaldo. Fuera de juego, decretó el trencilla. Al margen de este tanto anulado, solo Rivaldo amenazaba la portería defendida por Juanjo Valencia, entonces ya suplente habitual de Imanol Etxeberria.

Ronaldo y Carlos García pugnan en una jugada. A continuación, el presidente de la FIFA, el brasileño Joao Havelange, con el lehendakari Ardanza y José María Arrate. Finalmente, Roberto Carlos y Lasa, excompañeros en el Real Madrid, se saludan efusivamente.

Todo transcurría por estos derroteros cuando llegó el minuto 20. Una falta lanzada por Javi González no pudo ser blocada por el eterno Tafarel. El balón rechazado fue aprovechado por Carlos García para abrir el marcador. Athletic 1 - Brasil 0. Una imagen para la historia.

Con el peso de esa camiseta, los hombres de Zagallo no podían quedarse de brazos cruzados. A la vuelta del descanso, una pérdida de Mikel Lasa fue aprovechada por Cafú para meter el balón en el área y que Rivaldo superara a Valencia con un disparo cruzado. A partir de entonces, las revoluciones del partido subieron y hasta se vio una tarjeta amarilla a Cafú por una dura entrada a Jorge Pérez.

Desde ese momento hasta el final, ambos conjuntos pudieron llevarse la victoria. El Athletic, con un remate de cabeza de Urzaiz en el descuento; los brasileños, gracias al omnipresente Rivaldo. Sin embargo, el marcador no volvió a moverse. «Estoy contento por mis jugadores», dijo Luis Fernández a la conclusión del encuentro. No era para menos. No todos los días se recibe a la selección brasileña y se le arranca un empate. Son cosas que pasan, si acaso, cada cien años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos