Casualidades... o no

El caos se ha hecho fuerte en el juego del equipo esta temporada y, sin duda, es lo que nos ha llevado a la actual situación en la clasificación, y a los anunciados cambios para la próxima campaña

Casualidades... o no
Julen Guerrero
JULEN GUERRERO

Casualidad o no, el Athletic se encontró con la victoria el pasado fin de semana jugando con tres centrales. Y eso que la experiencia frente al Girona con el mismo esquema, a principios de febrero no hacía presagiar nada positivo. Los centrales del Athletic, posiblemente son los jugadores más regulares de la temporada, también los más fiables, y desde luego, tener que elegir a dos, teniendo que dejar a uno de ellos en el banquillo no es sencillo… Entonces, ¿por qué no seguir jugando con los tres?

Casualidad o no, el Athletic volvió a ganar un partido sin su centro del campo más habitual. La dupla San José-Iturraspe dio paso a los olvidados Beñat-Mikel Rico. Con ellos el equipo tuvo mejores transiciones defensa-ataque y la presión en el campo contrario estuvo más sincronizada.

Casualidad o no, la vuelta de Iker Muniain al once inicial hace del Athletic un equipo menos previsible, con más dinamismo y mejor salida del balón. Su recuperación parece ya completa, y además ha vuelto con hambre de gol, algo que el equipo necesita con urgencia. De momento lleva dos goles desde su reaparición.

Casualidad o no, Lekue recuperó su mejor versión, pero esta vez de carrilero, con toda la banda por delante, con espacio para correr y con alguien por detrás que le cubra las espaldas. Los mayores problemas los tiene en la faceta defensiva y este sistema le hace mirar hacia delante sabiendo que sus espaldas están cubiertas.

Casualidad o no, bueno no, ésta ya no es casualidad, Kepa volvió a salvar al equipo en los minutos finales, realizando paradas complicadas y que valen puntos. Los equipos de fútbol necesitan de porteros que te mantengan metido en los partidos cuando las cosas se complican. Las garantías que ofrece Arrizabalaga a este respecto son incuestionables.

Casualidad o no, y a pesar de la victoria frente al Betis, el Athletic sigue como último clasificado de los equipos vascos, y necesita ganar los dos partidos que restan para poder mejorar esta posición. Es cierto que en quince días no se salva una temporada pero el juego continúa y la pelota sigue rodando. No es hora de hacer balances todavía, sino de acabar el año de la mejor manera posible

La complejidad de la vida hace posible que sólo se trate de casualidades, aunque a veces el caos esconde en lo profundo su propio orden interno.

Caos y orden. Dos palabras que podríamos unir a las casualidades pero que en el caso del Athletic creo deberíamos separar y analizar.

El caos se ha hecho fuerte en el juego del equipo a lo largo de la temporada y, sin duda, es lo que nos ha llevado a la actual situación en la clasificación, a los anunciados cambios para la próxima temporada. Ese mismo caos que hace que algunos equipos brillen en el desorden nunca ha sido beneficioso para el Athletic, más bien ha sido el anuncio de años difíciles.

El orden en todos sus aspectos ha sido una de las características que ha hecho de la entidad rojiblanca, no solo un equipo grande y exitoso, sino también una institución reconocida.

La historia del Athletic rezuma orden por todos sus poros y su reflejo son las míticas alineaciones que somos capaces de recordar y que son las que nos han llevado a los éxitos. Aunque solo sea por dos partidos, volvamos al orden para volver a la senda del éxito.

Y para terminar, una casualidad más o no, Urrutia y Ziganda anuncian que el técnico no seguirá la próxima temporada, el mismo día que Joseba Etxeberria se desvincula del Athletic después de más de dos décadas perteneciendo al club. Suerte a ambos técnicos en sus respectivas carreras deportivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos