Clubes convenidos de la Real intentan captar a niños riojanos que el Athletic echó

Entrenamiento en octubre del pasado año de los jóvenes jugadores del Berceo y Comillas./IÑAKI ANDRÉS
Entrenamiento en octubre del pasado año de los jóvenes jugadores del Berceo y Comillas. / IÑAKI ANDRÉS

La decisión de Ibaigane de prescindir de 150 chavales de su centro de Oion ha despertado el interés de los equipos que trabajan con los dosnostiarras

Robert Basic
ROBERT BASIC

Clubes convenidos de la Real Sociedad han lanzado ya sus redes para captar a niños riojanos que el Athletic formaba con regularidad en su centro de tecnificación de Oion y de los que el club rojiblanco prescindió para apostar exclusivamente por chavales que «entran en la filosofía», es decir, nacidos dentro de su perímetro de captación o los que han llegado a Álava por causas naturales. Los que cumplían este requisito no llegaban ni a una decena y al resto se le retiró la posibilidad de seguir aprendiendo bajo el paraguas rojiblanco, que la actual junta directiva acordó plegar tras años de actividad al reforzar las líneas rojas de su modelo y permitir el acceso solo a jóvenes «fichables» por el club bilbaíno. Además de causar un profundo malestar en los equipos de Logroño que mandaban a sus chicos a pulir su fútbol en esta escuela alavesa, abierta en diciembre de 2009 y en permanente funcionamiento desde entonces, el cambio de rumbo ha provocado que algunas entidades convenidas con la Real Sociedad hayan contactado ya con varias familias de estos muchachos para fidelizarles y ponerles bajo la custodia del club donostiarra, también presente en esta zona y decidido a beneficiarse de la retirada del Athletic.

Si alguno de estos niños cortados por el Athletic acaba formándose en la Real y termina cuajando, entonces volvería a convertirse en «fichable»

La inmensa mayoría de los niños que acudían al centro de Oion están integrados en las filas del Comillas y el Berceo, equipos vinculados a la Oyonesa, entidad a su vez convenida con Ibaigane, dos clubes radicadas en Logroño y que nutrían a los rojiblancos hasta que la junta directiva de Josu Urrutia decidió excluirles de la escuela de tecnificación -iban todos los fines de semana e incluso competían en los torneos con la ropa del Athletic-. La medida causó estupor e incredulidad en estos clubes riojanos, que poco después solicitaron formalmente la ruptura del convenio firmado en junio de 2017 y de tres años de duración. De hecho, el escrito se remitió en octubre y a día de hoy no ha habido respuesta por parte de los rojiblancos, que cumplen escrupulosamente con las obligaciones contraídas en el documento. Eso sí, se espera que haya una contestación en breve y que se defina el nuevo escenario entre las partes.

En su contexto

150
chavales de la escuela de Oion son los que el Athletic ha excluido por no entrar dentro de los parámetros de la filosofía rojiblanca. Sólo la cumplen una decena de chicos, que siguen.
Sólo los fichables
La decisión adoptada por la junta directiva del Athletic en agosto del pasado año pone fin a una larga tradición de contar con jugadores riojanos. La medida causó indignación no sólo en los clubes sino entre los padres de los chavales.
Perdón por las formas
El Athletic envió a un emisario a reunirse con los responsables de los clubes afectados. El representante de Ibaigane les pidió disculpas «por el fondo y las formas», pero les confirmó que la medida no tenía vuelta atrás.
Malestar y pena
Padres de los niños expulsados de la escuela de Oion mostraron su malestar y su pena por una medida que había dejado muy tocados a los jovenes jugadores. «Mi hijo ha roto sus fotos con el Athletic», decía uno de los progenitores.

Tanto el Berceo como el Comillas reclaman la resolución del contrato y la correspondiente indemnización -cobrar las cantidades pactadas de forma íntegra-, que les daría el soporte económico necesario para seguir con su labor sin descuadrar sus presupuestos. Una labor seguida muy de cerca -y más ahora- por algunos clubes convenidos de la Real Sociedad como la Valvanera y el EDF (Escuelas de Fútbol de Logroño), muy atentos al escenario creado a raíz de la expulsión de los chavales riojanos del centro de tecnificación de Oion, en el que apenas tienen cabida ocho o nueve muchachos «fichables» por el Athletic y ya perfectamente identificados por su red de captación. De hecho, el EDF ha contactado con varios niños y como es lógico todo queda a criterio de sus padres, a los que ya se les ha informado de que sus hijos podrían seguir formándose bajo la cobertura del conjunto donostiarra.

Sin vuelta de hoja

El Athletic conoce estos movimientos, sobre todo los del EDF, pero su política respecto al centro de Oion está perfectamente definida y la decisión tomada en una junta del pasado mes de agosto no tiene vuelta de hoja. Los rojiblancos solo contemplan la tecnificación de ocho o nueve niños que encajan en su modelo y, de hecho, ya habían sido citados para un fin de semana determinado pero los niños no pudieron acudir y la convocatoria se pospuso. Tanto el Comillas como el Berceo están a la espera de que Ibaigane les conteste y a partir de ahí perfilarán su futuro más inmediato. Son conscientes de que a algunos de sus chavales les están tentando con otros colores y ellos tienen las manos atadas, porque la decisión de seguir o cambiar de aires y ‘cobertura’ depende de las familias.

Lo curioso del caso es que si alguno de estos 150 niños cortados por el Athletic acaba formándose en la Real, por poner un ejemplo, y termina cuajando entonces volvería a convertirse en «fichable». Todavía hay mucha incredulidad en Logroño con este tema y máxime cuando en los últimos años habían venido media docena de muchachos riojanos tecnificados en el centro de Oion, que se dedica ahora a peinar zonas concretas de Navarra en busca de talentos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos