CONSISTENTES

Es lo que demanda Aduriz a él mismo y a sus compañeros para encontrar soluciones al juego del equipo

CONSISTENTES
Julen Guerrero
JULEN GUERRERO

Hertha BSC Berlín: un equipo, al igual que el Athletic, con solo tres victorias en la Bundesliga en las 12 jornadas disputadas, aunque en su caso, con dos empates más, tiene 14 puntos. En la Europa League ha perdido los dos partidos que ha disputado fuera de casa. Su temporada también está marchando muy por debajo de sus posibilidades.

De ambos se esperaba que se estuvieran jugando el primer puesto a estas alturas, pero la realidad nos dice que están en los dos últimos puestos del grupo. Ganar les permitiría llegar a la última jornada dependiendo de sí mismos. Perder les dejaría fuera. Aunque también existe la posibilidad de que haya un empate entre el Östersunds y el Zorya Lugansk en el otro partido del grupo, que unido a una igualada en San Mamés nos dejaría una última jornada emocionante, donde todos dependerían de sí mismos para clasificarse.

Centrándonos en el Athletic y sus circunstancias después del partido frente al Villarreal y de unos últimos 15 minutos donde el equipo consiguió empatar y terminar el partido acorralando al conjunto amarillo en su área, Aduriz fue el encargado de hablar para los medios de comunicación justo después del pitido final.

En sus declaraciones pudimos detectar la dualidad: por un lado, la relativa satisfacción por el punto conseguido ante un rival que está en buena dinámica y peleando por los puestos altos de la clasificación. Por otro, el empate y las buenas sensaciones del final no tapan las carencias que el Athletic sigue mostrando: «Tenemos que dar una vuelta de tuerca a todo, sobre todo en San Mamés, donde tenemos que ser mas consistentes», fueron literalmente sus palabras. ¿Qué le falta a este Athletic para ser más consistente?

El adjetivo consistente se utiliza para calificar a aquello que cuenta con consistencia o que consiste. La idea de consistencia, por su parte, está vinculada a la firmeza, la persistencia o la estabilidad. Recogiendo esta afirmación: ¿En qué tiene este Athletic que mostrarse más firme? La firmeza no es rigidez, ni su opuesto, laxitud. ¿Sobre qué valores deportivos va a mostrar el Athletic esa firmeza, que le lleve a la consistencia? Este Athletic, de momento, está lejos de ser un equipo que mantenga un mismo o parecido nivel a lo largo de un partido. El mensaje de Aduriz, un jugador con peso dentro del vestuario, fue muy claro y creo que positivo: autocrítica en busca de una mejora tanto colectiva como individual.

Y dentro de esa vuelta de tuerca que también pedía Aduriz puede estar la aparición de jugadores que están teniendo menos minutos habitualmente, pero que el domingo los aprovecharon con una buena actuación para pedir más. Por un lado Mikel Rico, con su energía, dio un aire fresco a un centro del campo que, hasta ese momento, estaba siendo bastante plano. Y por otro, Ager Aketxe, con su movilidad, ofreció juego entre líneas, algo inexistente últimamente, y fue una luz diferente y de esperanza al previsible juego del Athletic, apareciendo por distintas zonas del campo y dando soluciones en la construcción del juego.

Salga quien salga y juegue quien juegue, está claro que el Athletic necesita encontrar esa regularidad y consistencia que demanda Aduriz. Buscarla en este partido, jugándose en San Mamés, e intentar que aparezca, además de una obligación, sería lo mas coherente ante la demanda del aficionado y del propio Aduriz, después de 21 partidos oficiales disputados esta temporada, de encontrar soluciones al juego del equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos