El coste económico pone en riesgo el partido de la selección vasca en Vitoria

Illarramendi y Oyarzabal felicitan a Aduriz por un gol ante Túnez./Telepress
Illarramendi y Oyarzabal felicitan a Aduriz por un gol ante Túnez. / Telepress

La Federación Vasca apuesta por Mendizorroza, pero cuestiona la viabilidad del duelo ante Chile

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

El Euskadi-Chile del próximo 25 de mayo quedó ayer en entredicho tras la reunión celebrada en Bilbao entre el presidente de la Federación Vasca y gran impulsor del duelo, Luis María Elustondo, y varios de sus directivos. El máximo dirigente del fútbol vasco ha resuelto que el partido se juegue en Vitoria, tal y como ha pedido Pedro María Solaun, máximo responsable de la Federación Alavesa.

La apuesta se mantiene, pero el duelo sólo saldrá adelante si hay garantías de éxito económico. Y son dudosas. Las primeras previsiones de los dirigentes vascos prevén pérdidas que rondan los 50.000 euros.

El duelo supone un enorme riesgo para la Federación Vasca. Necesita que sea un éxito tras la descomunal decepción que supuso el partido de diciembre de 2016 ante Túnez en San Mamés. Sólo acudieron 15.000 personas. La Federación y el Gobierno vasco dieron entonces por agotado el modelo del partido anual navideño y comenzaron a analizar otras posibilidades. El Ejecutivo planteó un torneo con cuatro o cinco selecciones, pero la idea no ha cuajado por ahora.

Elustondo, mientras, se ha lanzado a por el partido. Asume que jugar en San Mamés sería un nuevo fracaso y apuesta por Mendizorroza, un campo de menor aforo (20.000), en el que congregar a 15.000 personas daría sensación de buena entrada. El Gobierno vasco ve con buenos ojos el traslado de sede. Chile es un equipo con gran cartel. Es noveno en el ranking FIFA.

De sus 26 partidos desde 1978, la selección sólo ha jugado uno, en 1980, en Vitoria

En 2014 hubo 45.000 personas en San Mamés en el Euskal Selekzioa-Catalunya. Dos años después, sólo acudieron 15.000 hinchas ante Túnez. La audiencia de ETB bajó del 15% al 8%. Un partido destinado a reivindicar y recaudar dinero para el fútbol modesto vasco arrojó una profunda decepción y pérdidas.

Hay muchas voces que ya han advertido a Elustondo que jugar el 25 de mayo ante Chile es un gran riesgo. Si la respuesta de público es mala, significará un golpe durísimo para la selección. Y sobre todo eso sobrevuela el balance económico del duelo. De hecho, en la reunión en la que Elustondo puso sobre la mesa la posibilidad de jugar ante Chile varios directivos le advirtieron que no apoyarían un partido que genere pérdidas. Las primeras previsiones del propio presidente hablan de un déficit en este partido de entre 50.000 y 60.000 euros.

El Gobierno podría apoyarle, pero no parece dispuesto a hacer frente a este agujero. La Federación trabaja en la búsqueda de otras aportaciones institucionales, diputaciones y Ayuntamiento de Vitoria. Se quiere además reducir costes, porque Chile ha pedido 215.000 euros y se les ha propuesto que baje su caché.

La selección de Chile pide 215.000 euros y hay temor a que el duelo genere un nuevo agujero económico

Las federaciones territoriales ya dieron a la Federación Vasca 100.000 euros del 1% de los derechos televisivos que cobran de la Liga. «No estamos para tirar cohetes. Jugar un partido que genere deudas es una mala idea», dice un directivo. «Seguimos trabajando. Hay dificultades económicas para sacar el partido adelante, pero vamos a intentarlo», añade otro dirigente.

La resolución debe llegar en los próximos días. Los dirigentes federativos creen que los primeros días de la próxima semana habrá una decisión sobre el Euskadi-Chile.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos