Ziganda: «No estoy contento con el juego del equipo; aspiro a más»

Un enérgico Ziganda da instrucciones a sus hombres en Lezama. / Borja Agudo

El entrenador del Athletic pide a sus hombres que este jueves ante el Zorya se quiten «el mal sabor de boca de Málaga»

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Con el gesto tranquilo de casi siempre, José Ángel Ziganda admitió este miércoles que es uno de los más decepcionados por el pobre nivel que ha ofrecido hasta el momento su Athletic. «No estoy contento, aspiro a más», lanzó rotundo en Lezama cuando este periódico le pidió que pusiera nota al fútbol desplegado por su equipo.

‘Cuco’ no se puso en plan evaluador, pero sí admitió que está lejos de lo que pretende. «No hubiera firmado este juego y soy consciente de que aspiramos a más. La exigencia es ésa», indicó. El entrenador asume, eso sí, que hay «cosas positivas», entre las que enumeró, en el marco de los últimos partidos, «la primera parte de Berlín, media hora inicial ante el Atlético, que algunos jugadores han estado bien, y que la plantilla está disponible y puede participar cualquiera».

Cerró el catálogo con un regreso al punto de partida. «No nos podemos conformar. Tenemos que compactarlo y ensamblarlo todo, y soy consciente de que hasta ahora no se está consiguiendo. No estoy contento con el juego del equipo», reiteró.

El Athletic afronta el duelo más sencillo del grupo y probablemente de la temporada ante el Zorya. Pero sus ojos están más puestos en su repentina crisis de resultados (cuatro partidos sin ganar) y en el bajo nivel de juego que en la magnífica oportunidad que supone para los de Ziganda firmar una goleada y encaramarse al primer puesto del grupo. «Queremos quitar cuanto antes el mal sabor de boca que nos dejó el partido de Málaga», pidió el técnico en referencia al duelo en el que su grupo desperdició dos goles de ventaja frente a un rival con diez.

El navarro ha dedicado los últimos días a ver vídeos de los ucranianos. Tiene además los informes del ojeador rojiblanco Antonio Karmona, que ha ido a verles en directo. «En el partido ante el potente Shakhtar Donetsk perdieron 3-1, pero rayaron a buen nivel», avisó. No quiere que se corra la sensación de que son una perita en dulce por ir últimos de grupo, jugar a 1.300 kilómetros de su ciudad y tener fichas de menos de 100.000 euros. «Es un equipo muy armado, juegan muy juntos. Tendremos que tener paciencia para desarmar su defensa y estar atentos a sus contraataques».

Poco antes que el entrenador compareció Williams. Avisó de que el extremo derecho, Oleksandr Karavaev, internacional ucraniano, «es peligroso y hay que tenerle en cuenta». Y añadió: «Son muy fuertes en el centro del campo, van a estar replegados e intentar salir a la contra». Ziganda no recupera a ninguno de los lesionados. No hay buenas noticias desde la enfermería. Rico, que apenas cuenta, estará en condiciones para Valencia. No sucede lo mismo con De Marcos, que sufrió un esguince de tobillo el 20 de agosto y volverá el 14 de octubre, tras casi dos meses de baja, ante el Sevilla.

«Beñat es un futbolista muy importante»

La desaparición de las alineaciones de Beñat es una de las noticias de los últimos cuatro partidos del Athletic. El de Igorre sólo ha jugado 40 minutos en esos duelos. Es evidente que Ziganda ha perdido confianza en él. Ha preferido otro perfil, más defensivos (Vesga y San José) y además el vizcaíno no ha estado a buen nivel. El técnico de Larrainzar esquivó confirmar ayer si, como parece, estará en el once esta tarde. Sus elogios apuntan a que así será. «Beñat es muy importante para nosotros. Es cuestión de ver cosas y tantear posibilidades con la carga importante de partidos que llevamos. Cuando San José no jugaba, la pregunta era sobre él...», apuntó el entrenador del Athletic. El técnico desveló que Raúl García tiene molestias, pero le restó importancia al señalar que no le impiden entrenar ni jugar. De hecho, hoy regresa al once.

Fotos

Vídeos