La deprimente racha del Athletic que sólo supera el vicecolista

Jugadores del Athletic no podían esconder su impotencia en Balaídos./BORJA AGUDO
Jugadores del Athletic no podían esconder su impotencia en Balaídos. / BORJA AGUDO

Los rojiblancos no han sumado más que cuatro puntos en los ocho últimos partidos, los mismos que el Málaga, último de la clasificación, y los mismos que Las Palmas

ROBERT BASIC

Es de suponer que el parón le vendrá bien al Athletic para serenarse, reflexionar, tomar aire, hacer una análisis profundo y hasta sentarse, cruzar las piernas, levantar los brazos, unir los dedos índice y pulgar y dejar su mente en blanco hasta limpiarlo de los malos recuerdos. La derrota contra el Celta y sobre todo la manera en la que se produjo volvió a llenar de dudas el vestuario y evidenció que la esperanzadora actuación contra el Barcelona -a pesar de aquel 0-2- se quedó en otro amago de mejoría que no ha tenido continuidad en el tiempo. Los rojiblancos pagaron muy caro sus desajustes defensivos en Balaídos y también la ausencia de un modelo de juego definido que sigue sin intuirse después de 20 partidos oficiales. El equipo ha ido bajando escalones en la Liga y atraviesa por una deprimente racha de fútbol y resultados, con apenas cuatro puntos sumados en las últimas ocho jornadas. Este dato solo lo empeora el Las Palmas con tres y lo iguala el Málaga, ambos atornillados a los puestos de descenso.

El equipo solo ha ganado un partido en el último mes y medio, ha empatado otro y ha perdido seis Desde el 17 de septiembre

El Athletic no consigue encontrarse -el verbo lo han empleado ya varios futbolistas- ni tampoco ajustarse a un patrón de juego que le ayude a salir del atolladero. Cuando vienen mal dadas, rachas de difícil digestión e incluso lesiones de hombres clave que merman el potencial del grupo, justo lo que ocurre con los rojiblancos, lo que debe hacer un equipo es aferrarse a su estilo porque es su principal salvavidas. Es decir, confiar en lo que hace, ser fiel a su propuesta y no abandonarla jamás, porque fuera de ella solo hay desconocimiento y dudas. Los pupilos de José Ángel Ziganda echan de menos precisamente un modelo en el que puedan sentirse cómodos y reconocerlo como suyo propio, darlo por bueno y ceñirse a sus reglas. Tampoco ellos están como para tirar cohetes -la inmensa mayoría rinde muy por debajo de su nivel-, así que la combinación de estos dos elementos, unida a otros condicionantes deportivos e institucionales, devuelven la imagen de un conjunto deprimido, dubitativo y que necesita reaccionar ya si quiere estabilizar sus constantes vitales.

8 goles a favor y 15 en contra

En el último mes y medio, el equipo solo ha ganado un partido (Sevilla) y empatado otro (Málaga). Los seis restantes se han saldado con derrotas ante rivales como Las Palmas, Atlético, Valencia, Leganés, Barcelona y Celta. Ocho goles marcados y 15 encajados completan un balance realmente preocupante y que deja a los bilbaínos decimoquintos y a cinco puntos de la franja roja de la tabla. En este período, hasta clubes sujetados con pinzas y plantillas más que justitas han sumado más que los rojiblancos. Los canarios son la excepción y, además, su única victoria la consiguieron precisamente ante el Athletic con aquel gol de Remy en la recta final del choque.

Últimas 8 jornadas de liga

1. Barcelona22 puntos
2. Valencia22 puntos
3. Real Madrid18 puntos
4. Atlético18 puntos
5. Villarreal18 puntos
6. Betis14 puntos
7. Sevilla12 puntos
8. Espanyol12 puntos
9. Celta11 puntos
10. Girona11 puntos
11. Leganés11 puntos
12. Deportivo10 puntos
13. Getafe9 puntos
14. Real Sociedad8 puntos
15. Levante7 puntos
16. Alavés6 puntos
17 Eibar5 puntos
18. Athletic4 puntos
19. Málaga4 puntos
20. Las Palmas3 puntos

Ziganda está obligado a levantar al equipo antes de que se le caiga de verdad y sea demasiado tarde. De los últimos 27 puntos posibles sus hombres solo han sacado cuatro, por los cinco del Eibar, seis del Alavés, ocho del Levante y 10 del Deportivo, entre otros, clubes que luchan por la supervivencia pura y dura y no miran más allá de la salvación. La batalla de los rojiblancos es bien distinta y su sitio está en Europa, por plantilla, calidad, presupuesto, afición, campo... ‘Cuco’ sabe que afronta un tramo decisivo en el que la suerte del equipo estará echada, al igual que la suya propia. Y no hay tiempo que perder.

Fotos

Vídeos