Alarma en el Athletic por el creciente interés del Madrid en Kepa

Kepa, en un entrenamiento./EFE
Kepa, en un entrenamiento. / EFE

Florentino Pérez quiere convertir al portero rojiblanco en el nuevo Casillas, mientras Ibaigane mantiene las negociaciones para intentar renovarle

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Florentino Pérez quiere convertir a Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, cumplió 23 años en octubre) en el nuevo Iker Casillas, un portero que se adueñe de la meta blanca durante los próximos diez años. El creciente interés del Real Madrid por el vizcaíno alarma al Athletic, que negocia sin éxito desde hace once meses su renovación.

El Madrid busca guardameta. Intentó fichar a De Gea (Manchester United) y a Donnarumma (Milan). Operaciones fallidas. Ahora, Kepa está en el punto de mira, tal y como ya reveló este periódico en agosto.

El director general del Real Madrid, José Ángel Sánchez, está muy pendiente de la evolución de las negociaciones del portero con el Athletic. Kepa mantiene abiertas las conversaciones con el club rojiblanco y en los próximos días habrá una nueva reunión. Desde su entorno insisten en que no han existido contactos con la entidad blanca, pero tanto el jugador como la junta directiva rojiblanca están al tanto del interés del campeón de Liga y Champions.

Florentino Pérez es un dirigente astuto que supo intuir lo que venía. Es consciente desde hace unos años de que lo tiene complicado para competir en inversión con los nuevos magnates del fútbol, que PSG o Manchester City pueden llegar hasta donde él no alcanza. Su plan maestro ahora es captar jóvenes talentos a un precio asequible. Así llegaron Isco, Asensio, Ceballos y Theo Hernández. El próximo quiere que sea Kepa.

El Athletic apela a la fe rojiblanca del futbolista para renovarle, pero el acuerdo no está ni mucho menos cercano. De momento, se encuentra concentrado con España y no regresará hasta la próxima semana. El 1 de enero estará ya facultado para negociar y firmar con quien quiera. En Ibaigane están convencidos de que si llega a esa fecha sin acuerdo, el jugador comenzará a escuchar propuestas.

El caballo de batalla

La cláusula de rescisión se ha convertido en el caballo de batalla. El club y el portero comenzaron a negociar en enero. La primera ficha propuesta de la junta era algo inferior a los 700.00 euros. La elevó en al menos dos ocasiones para llegar a una cifra que ronda los 2,2 millones netos anuales. Las dos partes parecen estar de acuerdo en una cantidad que se sitúe en esa horquilla, aunque Josu Urrutia deslizó en su intervención de la pasada semana que es probable que suba su oferta.

La junta directiva le propuso un blindaje de 90 millones en el primer tramo del contrato y de 100 en el final. El portero lo rechazó. El club lo redujo entonces a 80. Tampoco hay trato. El ondarrutarra demanda que se coloque uno muy inferior y, según el Athletic, ésta es la cuestión que impide un acuerdo.

Urrutia recela. No quiere que el portero tenga una cláusula cercana a los 40 millones porque es consciente de que con ella no mantendría alejado a Florentino Pérez. El Madrid, se intuye en Ibaigane, tiene un plan. Quiere llevarse al joven, pero hacerlo sin que sea visto como una operación hostil. El constructor no tiene relaciones con la directiva del Athletic desde la polémica por la sede de la final de Copa de 2012. La manifestación más evidente del distanciamiento es que ha rechazado pisar San Mamés desde la llegada de Urrutia al poder.

El Madrid quiere pasar por la 'caja' para incorporar al guardameta a su nómina. Podría darse el caso de que desee que renueve con una cantidad en torno a 40 millones para captarle después. Lo que pretende evitar el presidente blanco es dar el paso sin precedentes de llevarse al jugador gratis. Eso le acarrearía duros ataques en Bilbao y dejaría la sensación de que ha estado torpedeando la renovación. A Kepa tampoco le interesa este escenario porque le demonizaría ante la afición rojiblanca.

Juventus y Arsenal se han unido al Madrid en el interés por el ondarrutarra, pero la gran amenaza para los rojiblancos son los blancos.

Las palabras de Urrutia revelan las dificultades que ve para cerrar el trato. El presidente abrió en su última intervención pública las puertas a la adopción de medidas. «Todo tiene un inicio y un final y no nos podemos alargar», dijo. Hay quien cree en el club rojiblanco que si no hay acuerdo, la reacción podría ser similar a la que se dio con el central Fernando Amorebieta, a quien el presidente retiró en enero de 2013 la oferta de renovación después de meses de infructuosas negociaciones.

EL PROCESO

11
meses llevan abiertas las negociaciones entre el portero y el club.
La claúsula
Se ha convertido en el gran caballo de batalla. El club pretende que sea de 80 millones y el portero exige que sea menor.
11 de agosto
EL CORREO revela que el Real Madrid realiza un intenso seguimiento al portero Kepa Arrizabalaga, a quien el club blanco señala como uno de los porteros de mayor futuro.

Fotos

Vídeos