Frenesí renovador en el Athletic

Lo que no va a poder hacerse con Kepa lo va a hacer Josu Urrutia con casi la mitad de la plantilla

Frenesí renovador en el Athletic
Jon Agiriano
JON AGIRIANO

Los últimos han sido Iñigo Lekue e Iñaki Williams, que ayer y hoy se han fotografiado con Josu Urrutia en Ibaigane. El primero ha firmado la renovación de su contrato hasta 2023; el segundo, hasta 2025. Anteayer, el club anunció el fichaje de Christian Ganea a partir del próximo 30 de junio, fecha en la que también se incorporará Ander Capa. Con anterioridad, a lo largo de la temporada, han sido renovados Etxeita, Herrerín, Beñat, Vesga, Aduriz, los recién llegados Núñez y Córdoba... Y están al caer Raúl García y se supone que Mikel Rico, al fin y al cabo titular fijo para Ziganda tras haber salido de las catacumbas. El frenesí renovador del presidente, que se estará quedando sin tinta en el bolígrafo con tanta rúbrica, resulta verdaderamente llamativo. No se ve muy a menudo a un dirigente renovando de repente los contratos de casi la mitad de los integrantes de la plantilla.

¿Cómo debemos interpretar esta decisión de Urrutia? Yo, personalmente, la interpretaría como un signo de los tiempos. Me refiero a los tiempos finales de la presidencia del exjugador rojiblanco, que muy probablemente convocará elecciones este 2018 y, por lo visto, quiere dejar la plantilla atada y bien atada. Y me refiero también a los tiempos de la fracasada renovación de Kepa, una herida abierta que el club desea soslayar lo mejor que se pueda. Y una forma de hacerlo, por supuesto, es proyectar al exterior la imagen de estabilidad y continuidad que ofrecen tantas y tantas fotografías de futbolistas ampliando su vinculación con el Athletic.

Más información

Por mucho que nos guste celebrar las renovaciones y todo el mundo parezca encantado cuando se producen, convendría pararse a pensar un poco. Y es que algunas de ellas, por la forma en que se han producido, se me antojan un síntoma de debilidad del club. Lo escribí hace unas semanas cuando se anunció la de Vesga, que tenía firmado hasta 2019 y se le prolongó hasta 2021. ¿Se lo había ganado en el campo? Pensemos ahora en Lekue. No creo que haya nadie que tenga dudas de que este chaval tiene un sitio en el Athletic. Ahora bien, ¿tiene sentido darle cinco años? ¿No es una exageración? O planteada la cuestión de otra manera, más pertinente y, desde luego, más inquietante. ¿Es esta la mejor manera de incentivar la competencia y afilar la ambición de nuestros jugadores?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos