Así se las gastan los ultras del Olympique de Marsella

Aseos destrozados por los ultras del Marsella en el estadio de PSG. /
Aseos destrozados por los ultras del Marsella en el estadio de PSG.

Los aficionados radicales del rival del Athletic en la Europa League destrozan asientos y aseos en su regreso al estadio del PSG tras tres años y medio de ausencia

FERNANDO ITURRIBARRIACorresponsal. París

Los ultras del Olympique de Marsella (OM) han vuelto a hacer de las suyas en París. Llevaban tres años y medio ausentes del Parque de los Príncipes por prohibiciones gubernativas de desplazamiento para evitar incidentes. Pero su regreso el pasado miércoles para la eliminatoria copera contra el Paris Saint Germain (3-0) se saldó con cuantiosos destrozos en asientos y aseos del sector reservado al público visitante. El rebrote de vandalismo resulta de mal augurio ante el partido europeo frente al Athletic del próximo día 15 dos años después de la batalla campal registrada en las calles de Bilbao con alborotadores marselleses. Por ello, la Comisión Antiviolencia ha declarado de alto riesgo el choque..

Solo fueron 400, pero suficientes para dar de nuevo la nota violenta en París. Los daños se cifran en 137 asientos rotos y numerosos urinarios destrozados para obtener proyectiles que lanzaron a los aficionados locales, sin causar heridos. También prendieron fumígenos, al igual que la hinchada parisiense, pese a la prohibición por ley de su uso en los estadios franceses. Al término del partido de cuartos de final de la Copa de Francia, las fuerzas del orden impidieron un enfrentamiento entre radicales de las dos aficiones justo antes del regreso de los autobuses marselleses.

En un comunicado oficial, el OM ha condenado «los comportamientos inaceptables de un puñado de individuos que constituyen un real perjuicio al club y la imagen de los seguidores marselleses». «Estos actos deplorables instauran una amalgama entre algunos individuos irresponsables y la aplastante mayoría de los hinchas del OM que han mostrado su sentido de la responsabilidad en los desplazamientos por Francia y Europa esta temporada», añadió.

La nota de la directiva valoró que «estos incidentes ilustran la tendencia autodestructiva actual de algunos en el seno de los grupos» de hinchas. «El club llama categóricamente a los responsables de las asociaciones a asumir sus responsabilidades», enfatizó. Una reunión está prevista el martes entre los dirigentes del OM y los líderes de las peñas para abordar la repetitiva problemática en vísperas de la visita del Athletic al estadio Vélodrome el próximo jueves en la ida de los octavos de final de la Europe League.

Una orden ministerial había prohibido el desplazamiento a París de los seguidores del OM para el partido liguero (3-0) del pasado domingo en el que se lesionó Neymar. El decreto argumentó las frecuentes alteraciones de orden público por el comportamiento de los ultras marselleses «manifestado de manera recurrente en las inmediaciones de los estadios y en los centros urbanos de los lugares de los partidos, tanto por peleas entre hinchas como por violencias contra las fuerzas del orden o lanzamientos de petardos, fumígenos o bombas agrícolas causantes de heridas o conatos de incendio».

Pero las autoridades aceptaron el viaje el miércoles de un contingente reducido de seguidores del OM, ausentes en París del clásico francés desde que el 9 de noviembre de 2014 el equipo entonces entrenado por Marcelo Bielsa perdió por 2-0 ante el PSG. El desplazamiento fue organizado con estrictas medidas de seguridad. Los autobuses procedentes de Marsella con 400 pasajeros a bordo convergieron en el peaje de Fleuryen-Bière de la autopista de A-6 donde la policía los había citado para recorrer el último tramo hasta el Parque de los Príncipes escoltados por las fuerzas del orden.

Cacheos y registros

Los hinchas del OM fueron reagrupados en un aparcamiento cercano al estadio donde se les sometió a cacheos y registros en varios filtros policiales antes de acceder al sector reservado a la afición visitante con un par de horas de antelación al inicio del partido.

Las prohibiciones de desplazamiento de los ultras fueron instauradas en Francia por una ley de 2011. Hay dos tipos de decretos: el prefectoral, que veta el acceso al estadio y sus alrededores; y el ministerial, que prohíbe el desplazamiento a la provincia o el municipio en el que se celebra el partido. Desde las tres órdenes emitidas en la temporada 2011-2012 se pasó a 210 en la campaña 2015-2016 cuando el país organizó la Eurocopa en pleno estado de emergencia por la amenaza del terrorismo yihadista. En la temporada 2016-2017 se publicaron 20 decretos de prohibición de desplazamiento y 96 de restricción de acceso.

Las prohibiciones continúan en la actual campaña. Así, por ejemplo, los seguidores del Girondins de Burdeos se vieron privados del Vélodrome el 16 de febrero y los del Saint-Etienne no pudieron acudir a Lyon al derbi con su eterno rival.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos