«La gente quiere un nuevo Aduriz, pero hay que tener paciencia»

Asier Villalibre posa para EL CORREO en el césped del estadio José Zorrilla. / BORJA AGUDO

Asier Villalibre, delantero cedido por el Athletic en el Valladolid, dice que aún tiene «mucho que aprender en Segunda»

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Asier Villalibre (Gernika, cumplió 20 años en septiembre) fue señalado desde muy joven como el delantero centro del futuro del Athletic. Su ascenso hacia la cima vive un parón en Valladolid, a donde llegó cedido en verano y en donde aún no se ha ganado la titularidad. Ser el 9 del Athletic no va a ser fácil para él. El joven recibe a este periódico en el estadio Zorrilla y emplea una y otra vez la expresión «bastante contento» para definir su situación. Sólo tiene palabras de elogio para su actual club y su entrenador, Luis César.

– ¿Cómo le van las cosas por Valladolid?

– Bien. Estoy bastante contento, aunque es verdad que en los últimos partidos no han acompañado los resultados.

– ¿Cuál es el balance personal?

– No he podido jugar muchos minutos, pero estoy contento. Mata está haciendo una campaña increíble. Estoy jugando los últimos minutos e intento aprovecharlos. No ha habido ningún momento de bajón o tristeza. Me han acogido muy bien. El entrenador está confiando en mí en los últimos minutos.

– Pero al decidirse por Valladolid lo haría con la perspectiva de jugar más.

– No. Cuando vine no lo hice con la idea de jugarlo todo. Vine a intentar trabajar y a lo que pasara.

– Pero no esperaría verse a estas alturas sin ningún partido de titular.

– No venía con ninguna perspectiva, sino a intentar mejorar y a trabajar. Ya sabía que aquí estaba Mata, así que voy poco a poco y con el objetivo de intentar mejorar.

– ¿En algún otro momento de su carrera ha sufrido un bajón?

– No. He estado bastante contento siempre.

– ¿Esperaba salir cedido?

– Sabía que iba a ser una pretemporada muy difícil y que probablemente saldría. Era lo más lógico. Soy joven y tengo que mejorar mucho. No me lo tomé a mal, sino a bien.

«El mote de ‘Búfalo’ me lo puso mi primer entrenador en Lezama porque decía que embestía a los demás»

– ¿No se veía con minutos como relevo de Aduriz?

– No pensé en eso porque hay buenos delanteros, Williams, Sabin Merino, que puede jugar ahí, Kike Sola... La cesión me la tomé bien, como una buena experiencia.

– Llega al Valladolid donde Mata, 11 goles, le deja pocos huecos. ¿No habría sido mejor buscar un club con un delantero de menor nivel?

– Está a un nivel increíble y me alegro por él porque somos compañeros y amigos, no rivales. Siempre se puede pensar lo que comentas, pero la decisión ya está tomada.

– ¿Cómo se siente más a gusto, atacando en velocidad con espacios o en el área?

– Soy un jugador fuerte y lo que más me gusta es correr al espacio, aunque al final hay que mejorar en todo. Me gusta el fútbol de contragolpe, pero también el de centro y remate.

– Se le señaló desde muy joven como el relevo de Aduriz. ¿Cómo ha vivido esa presión?

– No hay que hacerle mucho caso a eso. Aduriz está dejando el listón muy alto. La gente quiere un nuevo Aduriz, pero hay que tener paciencia y no agobiarse con eso. A mí esa presión no me afecta porque tienes que aprender a llevarlo y a que la gente hable bien y mal de ti. No he sentido que la gente me mire como el relevo de Aduriz.

Basconia: dos años en el equipo de Tercera, entre 2013 y 2015. Jugó 45 partidos y firmó 26 goles / Bilbao Athletic: Jugó tres campañas con el filial, entre la 2014-16 y la 2016-17. 63 partidos, 15 goles / Athletic: Ocho partidos, sin ningún gol. Debutó en diciembre de 2016 ante el Eibar. / PEDRO URRESTI Y BORJA AGUDO

– Hace cinco años en una encuesta sobre el delantero del Athletic en 2020 la mayoría le habría señalado a usted.

– Hace cinco años era un crío. Aún lo sigo siendo. No hay que tener ninguna prisa. Pienso en el Valladolid, no en ser el delantero de ningún equipo. Me lo tomo con tranquilidad. Aduriz también despuntó más mayor, no hay que tener prisa.

– Jugó los últimos dos meses de la pasada campaña en el Numancia, sin marcar, y ahora en el Valladolid, donde no es titular. ¿Siente que su carrera se ha frenado?

– No me lo tomo como un freno. Esto es fútbol profesional. Hay que ir paso a paso. Así me lo tomo. Cualquiera no puede estar en Segunda. No puedo pensar en dónde debería estar. Si estoy aquí, es porque tengo estar aquí y tengo que intentar hacerlo lo mejor posible. Y si juego 20 minutos por partido es porque debe ser así y debo intentar aprovecharlos. Me lo tomo con tranquilidad.

«No me planteo una salida»

– ¿Se planteará una salida del Valladolid si persiste la suplencia?

– Estoy feliz aquí. No me planteo una salida.

– Pero con esta escasa participación parece complicado volver al Athletic.

– No miro al futuro, sino al partido de la próxima jornada. No estoy para pensar en la próxima temporada. No puedo ir a Primera si no demuestro que puedo estar en Segunda.

– ¿Y no lo ha demostrado aún?

– Aún tengo mucho que aprender en Segunda, así que no tengo prisa.

– ¿Cómo se abstrae de la presión?

– Siempre hay presión, pero uno mismo se la tiene que quitar pensando en otras cosas. El domingo, por ejemplo, tuve una ocasión muy clara ante el Nástic que se me escapó porque la pelota me pasó por debajo de las piernas. Llegas a casa y empiezas a darle vueltas, ‘esto no puedes fallar’. Pero me di cuenta de que lo mejor era llevar la cabeza a otro lado y comencé a pensar en lo que iba a hacer al día siguiente, en cuándo iba a ver a mi novia, que tenía ganas de verla, en los estudios...

– ¿Quién le puso y por qué el mote de ‘Búfalo’?

– Fue Txus (Gojenuri, ahora entrenador del Athletic B femenino), mi primer entrenador en Lezama. Entonces les sacaba una cabeza a mis compañeros. Me decía que embestía a los demás.Me empezó a llamar ‘Búfalo’ y ahora todo el mundo lo hace así.

«Me dicen que soy serio y que sonrío poco»

«Soy bastante tranquilo. Siempre me dicen que soy serio, que sonrío poco». Asier Villalibre es un joven que ha luchado energícamente por llegar a la cima. De lo único que tiene ganas es de trabajar para lograr sus objetivos, el primero ganarse la titularidad en el Valladolid. El gernikarra medita las respuestas. «Todos me dicen que soy serio, menos mis amigos con los que bromeo. Lo que me sucede es que me abro poco a poco a la gente, cuando cojó confianza». Eso explica que cite a sus padres cuando se le pide que evoque el mejor consejo que le han dado en su carrera futbolística. «Me dicen que nunca piense que soy mejor que nadie, que nunca me suba a las nubes, que me mantenga en el suelo». Villalibre es feliz en Valladolid, en donde vive solo y aprovecha el tiempo para sus estudios en un grado superior de Deporte. La ciudad le agrada, pero avisa. «Prefiero Gernika». Cuando visita la villa foral uno de sus principales entretenimientos es acudir a los partidos de sus amigos en el Gernika Sporting, en la tercera categoría regional.

Fotos

Vídeos