Heynckes no olvida Bilbao: «La afición muere por el Athletic»

Jupp Heynckes
Jupp Heynckes

El técnico se deshace en elogios hacia la ciudad y el club, agradece el cariño que recibió durante su estancia en la capital vizcaína y sentencia: «Los jugadores rojiblancos son diferentes»

EL CORREO

Jupp Heynckes dejó huella en Bilbao en las dos ocasiones en las que dirigió al Athletic (temporadas 1992-94 y 2001-2003). En una entrevista en el diario alemán Tagesspiegel ‘, el exentrenador rojiblanco y del Bayern de Múnich se deshace en elogios hacia el Athletic con una encendida defensa de su filosofía y su forma de trabajar la cantera. Para empezar, el periodista le cuestiona por su pasado rojiblanco. «Me trasladé en el año 1992 a España sin hablar una palabra de castellano. Esto hoy en día sería prácticamente inimaginable. No obstante tanto el club como los jugadores me lo pusieron muy fácil. Por ello tengo unos muy gratos recuerdos de mi estancia en Bilbao».

Heynckes, de 72 años, encuentra un parecido en la forma de ser de los vascos y los alemanes: «Tenemos muchas similitudes. Son muy fiables, leales y correctos. Son personas de las cuales uno se puede fiar. La palabra hablada tiene validez y un apretón de manos significa acuerdo pleno. Antes de mi llegada en 1992 cerré todo en mi casa con el mánager del Athletic. Al comenzar con mi trabajo no había firmado aún ningún contrato. Transcurridas ocho semanas me lo presentaron porque había que enviarlo al día siguiente a la Federación Española. Estaba todo reflejado conforme a lo concretado dos meses antes». Se enorgullece Heynckes de haber podido compartir «el romanticismo» con el que se vive el fútbol en Bilbao. «Eso ya no existe prácticamente en ningún lugar. Los jugadores del Athletic son diferentes. Si se contrata a algún futbolista de San Sebastián o Pamplona, el resto de compañeros se preocupan en ayudarle a buscarle alojamiento, papeleos, compra de muebles… sin intervención del club. Yo eso no lo he presenciado en nigún otro equipo al que haya entrenado. Por eso trabajé allí muy a gusto» .

Y de cara a la visita del Hertha a Bilbao, es claro al referirse al destino que encontrarán los hinchas alemanes: Bilbao es una ciudad de fútbol y el fútbol se convierte en una celebración. La gente acude a los bares de pinchos, beben algo, comen algo, discuten y a continuación se acude al fútbol. Por supuesto a pie. El estadio de San Mamés se encuentra muy cerca del centro y la atmósfera se asemeja mucho a la que se puede disfrutar en Liverpool . Resumiendo: un sueño. Por decirlo de alguna manera - El aficionado muere por el Athletic».

Fotos

Vídeos