Hierba artificial y frío en el estadio sueco donde el Athletic se juega su futuro europeo

El feudo del Östersunds tiene una capacidad para 6.000 espectadores

Javier Ortiz de Lazcano / Luis Ángel Gómez