La importancia de renovar a Kepa

Sin acuerdo. Kepa Arrizabalaga se estira para atrapar un balón en el entrenamiento de ayer en Lezama./Borja Agudo
Sin acuerdo. Kepa Arrizabalaga se estira para atrapar un balón en el entrenamiento de ayer en Lezama. / Borja Agudo

Josu Urrutia asume que la continuidad del portero supondría un espaldarazo al sentimiento de identidad y pertenencia al Athletic

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Josu Urrutia asume con enorme preocupación que no renovar a Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 23 años) supondría un mazazo a su gestión, y a la política de cantera basada en la transmisión generacional de un sentimiento de identidad y pertenencia que hace diferente al Athletic del resto de equipos. Después de diez meses de intensas negociaciones que aún no han llegado a buen puerto, el presidente se ha tomado ya como un reto personal la tarea de convencer al joven guardameta internacional de que renueve su contrato con la entidad rojiblanca y se convierta en la figura en la que se vean representados los jóvenes que a corto y medio plazo llamarán también a la puerta del primer equipo. Su salida, del mismo modo, significaría un sopapo deportivo: con la irrupción del futbolista de Ondarroa se había cubierto, por fin, un puesto tan sensible como la portería, en la que después de muchos años, desde la salida de Andoni Zubizarreta (se marchó en 1986), no había irrumpido una figura con tanto carisma y potencial.

De las últimas manifestaciones de Urrutia se desprende que los contactos, aunque siguen, se han estancado en la cláusula. La cuantía de la rescisión es el único obstáculo que impide que Kepa estampe su firma en su nuevo contrato. La directiva apostó fuerte y puso encima de la mesa el blindaje más alto de la plantilla, 90 millones de euros, para evitar que los equipos con mayor músculo financiero puedan fichar al guardameta. El futbolista se negó a contar con esa cifra en su contrato, y hace unas semanas el club bajó a 80 millones. Tampoco ha convencido esa cantidad al vizcaíno, ya que le parece excesiva. Por otro lado, sí se mostró de acuerdo en la ficha ofrecida por la junta: alrededor de 2,2 millones netos por temporada.

Resolución inminente

De momento, los contactos no se dan por terminados. Urrutia fue claro el pasado martes, en su periódica comparencia ante los medios. Eso sí, afirmó que la resolución deberá ser inminente. «Todo tiene un final y habrá que abordarlo. Las negociaciones no se pueden alargar», expresó el excapitán. El presidente, en este sentido, se ha implicado de forma personal en este asunto, ya que ha asumido que sería un fracaso institucional para un conjunto de cantera, con las peculiaridades del Athletic, que se escape una de las últimas perlas cinceladas en su factoría.

De hecho, Urrutia, que sabe que grandes equipos del continente tienen a Kepa en su agenda, siempre ha tratado de transmitir, tanto en público como en privado, una idea clave: él considera que la máxima aspiración para un futbolista de la tierra debe ser jugar en el Athletic, que no hay nada más allá. En esta estrategia de persuasión a los canteranos, el exfutbolista deustoarra ha acudido en más de una ocasión a Lezama para incidir en este aspecto. Ha ofrecido charlas en las que trataba de reforzar el sentimiento de pertenencia, de identidad, a un club que no tiene comparación en el mundo del fútbol actual.

LAS CLAVES

Si no hubiera acuerdo
Su marcha sería un misil en la línea de flotación de la gestión presidencial y de la política de cantera
Conversaciones
El presidente se ha implicado personalmente en una negociación que aún no da por cerrada

Escenario inédito

De ahí que sería un duro golpe personal e institucional la salida del internacional, convocado el viernes de nuevo por Julen Lopetegui. Además, se encontraría Urrutia con un escenario inédito en la historia reciente del Athletic. Y es que abandonaría la escuadra un futbolista con unas características muy peculiares: rojiblanco desde la cuna, en Lezama desde la etapa alevín, veinteañero y euskaldun. Un joven con tan solo una treintena de partidos en la élite que preferiría incorporse a un proyecto deportivo más potente -el Real Madrid le tiene marcado como objetivo preferente- en lugar de continuar en el club en el que se ha formado como persona, le ha dado unos valores -una de las reflexiones que suele lanzar el excapitán cuando habla de su figura- y futbolista. Eso dolería al deustoarra, que todavía no ha tirado la toalla y espera un cambio de rumbo antes de que el 1 de enero de 2018 el futbolista sea libre para firmar con cualquier entidad.

SU DNI

Nació en Ondarroa. Tiene 23 años.
En Lezama
Entró en categoría alevín, en 2004. Ha pasado por todas las etapas.
En el Athletic
Se estrenó en septiembre de 2016, con una victoria en Riazor. Ha jugado 33 partidos
España
Habitual de la absoluta, aunque no ha debutado.
1 de enero de 2018; ese día puede negociar y firmar con cualquier equipo.
12 goles ha recibido esta temporada Kepa en la Liga. Y uno en la Copa.

Fotos

Vídeos