Fútbol

Los indeseables del 'Loco' Bielsa

Bielsa sigue uno de los entrenamientos del Lille.
Bielsa sigue uno de los entrenamientos del Lille. / LOSC

El extécnico del Athletic aparta en el Lille a once jugadores que se entrenan con el filial de cuarta división pese a cobrar más de un millón al mes

FERNANDO ITURRIBARRIA

Les llaman ‘los indeseables del loco’. Forman un once potencial de más de un millón de euros en salarios mensuales acumulados. Se entrenan con el equipo filial que milita en la cuarta división francesa al margen de la plantilla profesional. No tienen dorsal ni plaza de aparcamiento y entran a las instalaciones por una puerta trasera. Son los descartes de Marcelo Bielsa en el Lille, los apestados del manicomio.

Los once descartados por ‘El Loco’ podrían formar un equipo de fuste: Enyeama; Sunzu, Basa, Palmieri; Nangis, Martin, Mavuba, Bauthéac; Tallo, Eder y Sliti. Entre ellos destaca el excapitán Rio Mavuba, de 33 años, último superviviente del Lille campeón de Francia en 2011. También figuran el portero internacional nigeriano Vincent Enyeama, el campeón portugués de Europa Eder, el defensor montenegrino Marko Basa, el volante tunecino Naim Sliti, el lateral izquierdo Julian Palmieri y el centrocampista Eric Bauthéac.

Foto de grupo de los jugadores apartados.

A este grupo de veteranos se han sumado cuatro jugadores cedidos la pasada campaña: el defensor zambiano Stoppila Sunzu, el delantero Junior Tallo, el volante Lenny Nangis y el centrocampista Marvin Martin, que supone el caso más espinoso. Con un salario mensual de 190.000 euros brutos, es el futbolista mejor pagado del club. A sus 29 años, ha pedido negociar la carta de libertad dos años antes de la expiración de su contrato. Es la solución por la que también opta Basa, de 34 años, para fichar por el Estrella Roja de Belgrado. La directiva parece dispuesta a discutir rescisiones anticipadas.

A los indeseables les avisaron por SMS de que volvieran al trabajo el 3 de julio en lugar del 19 de junio como hizo el resto del plantel. El lunes descubrieron que debían entrenarse con el equipo reserva que está encuadrado en la categoría Nationale 2. «Entramos por una puerta trasera. No tenemos acceso al aparcamiento ni siquiera nuestros números en las camisetas. Es bastante curioso. Ves a tus amigos al lado, tu antiguos vestuarios, tu parking», declaró Palmieri.

La visita

Ese primer día en el ‘loft’, como llaman a su destierro, Bielsa pasó a saludarlos. Fue una visita relámpago para decirles que podían hablar con él o sus ayudantes si lo necesitaban. «Fue correcto de su parte. Vino a vernos, nos estrechó la mano, se presentó y luego se marchó. No nos lo esperábamos», relató el defensa corso.

Los postergados se han tomado su marginación con filosofía. Colgaron en las redes sociales un autorretrato en grupo sonrientes y de buen humor. «Es un poco raro, pero lo vivo con normalidad», comentó Junior Tallo, resignado a «una opción empresarial y de los directivos». «Hay cosas peores en la vida», dijo Palmieri quien, a sus 29 años, se inspira en el ejemplo de Rod Fanni, que pasó de indeseable a fijo en la defensa del Olympique cuando Bielsa entrenó en Marsella (2014-2015).

LA CLAVE

Reacción.
Los postergados se lo han tomado con filosofía. Colgaron en la red un retrato en grupo sonriente

El técnico argentino acostumbra a ser drástico con los descartes allá por donde pasa. En el Athletic (2011-2013) puso una cruz nada más llegar a jugadores como Ocio y Koikili Lertxundi. «Estaba apartado de manera ilegal y yo no lo sabía. Lo pase muy mal, de puta pena», declaro este último el mes pasado a ‘Mundo Deportivo’, quejoso de haber sufrido ‘mobbing’. «A Bielsa le hizo rectificar el miedo que le metió EL CORREO vía AFE cuando apartaron a Ocio y Ustaritz. Ellos se enteraron de que eso era ilegal y lo publicaron», recordó Koikili. Bielsa pidió perdón públicamente. «Me siento avergonzado», dijo. En Lille ha dejado todo un once fuera. Genio y figura.

Fotos

Vídeos