La inesperada desaparición de Beñat

Ziganda da indicaciones a Beñat ayer en Lezama. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El medio centro pasa de fijo en el arranque a no estar en el once en los últimos cuatro partidos, ninguno de ellos ganado por el Athletic

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Beñat Etxebarria (Igorre, cumple 31 años en febrero) ha desaparecido de las alineaciones en el peor momento para un jugador, justo cuando ha comenzado con el club las negociaciones para renovar su contrato, que concluye el próximo 30 de junio.

El medio centro fue señalado por 'Cuco' Ziganda en el arranque del curso como su organizador. Le dio la titularidad en los cuatro partidos vitales del verano, los del acceso a la Liga Europa y en el debut en Liga ante el Getafe.

En aquellos momentos, el sacrificado era San José porque la apuesta del técnico pasaba por un medio centro de construcción, Beñat, con otro defensivo, Vesga.

Temporada de Beñat

Las previas europeas.
Titular en los cuatro partidos. Es relevado en todos entre el minuto 73 y el 80.
La Liga.
Titular en la jornada 1 y 3. En el estreno, ante el Getafe, juega su único partido completo de la campaña.
Los últimos cuatro partidos.
Ninguno de ellos en el once. En ellos ha sumado 40 minutos, 4 en Las Palmas y 36 ante el Atlético. No jugó ni en Berlín ni en Málaga.

En el segundo partido de Liga, en Eibar, Ziganda apostó por el músculo. Beñat no estaba en el equipo. El asunto fue pasado por alto porque regresó ante el Girona. Fue su último partido como titular.

En Berlín quedó fuera de la convocatoria. Cosas de las rotaciones, fue el consenso general. Pero su inmediata suplencia unos días después en Las Palmas (sólo disputó 4 minutos) dio a entender que algo sucedía. Ziganda probó en Canarias con otro medio centro organizador, Iturraspe. Ahí llegó la primera señal de que no estaba del todo satisfecho con la aportación del de Igorre.

Los dos últimos duelos han confirmado el inesperado ostracismo de Beñat. Jugó 36 minutos ante el Atlético de Madrid y ninguno en Málaga. El Athletic necesitaba control de la pelota en el tramo final ante un rival con diez, pero los dos especialistas en esta tarea, Beñat e Iturraspe, se quedaron en el banquillo.

Raúl Jiménez, de Radio Popular, le dijo a Ziganda en la sala de Prensa de La Rosaleda que la desaparición de Beñat «suena a toque de atención». La respuesta tiene miga. El entrenador no lo desmintió en su arranque. «Bueno... No sé». De inmediato, el navarro se agarró a argumentos deportivos. «Tenemos pivotes. Estamos viendo cosas. Nos había gustado el partido ante el Hertha (San José y Vesga fueron los medios centros). Nos dejó buena sensación y como éste era similar, queríamos probar igual. No hay más motivo».

Las estadísticas se alían con Beñat. Con él en el once, el equipo no perdía. Los cuatro partidos seguidos que no ha sido titular, los rojiblancos no han ganado. Su balance es un empate y tres derrotas, cuatro goles a favor y seis en contra.

La explicación de Ziganda apunta a una de las razones del ostracismo del exbético. El entrenador se siente satisfecho con un centro del campo de jugadores defensivos y que arriesguen poco, como son San José y Vesga.

«¿Toque de atención? Bueno... No sé. Tenemos pivotes. Estamos viendo cosas» 'Cuco' Ziganda

Es revelador que Iturraspe, con un perfil más parecido al de Igorre, sólo ha sido titular en dos de esos encuentros, en Las Palmas y ante el Atlético. Y Aketxe, a quien tiene como posible alternativa, se encuentra con apariciones residuales. Salió en el minuto 90 en Berlín y en el 87 en Málaga. La declaración de intenciones de Ziganda es que en estos momentos prefiere que su equipo juegue sin un medio centro de perfil creativo.

Y eso que el entrenador esperó durante todo el verano la llegada de Mikel Merino, que finalmente se fue al Newcastle. El club le dijo una y otra vez que el navarro iba a fichar. Este convencimiento fue una de las causas de que se desestimara el regreso de Íñigo Ruiz de Galarreta y se le permitiera fichar por el Barcelona B pese a que para Ibaigane la operación se quedaba en 600.000 euros.

Mal momento de Beñat

A las decisiones tácticas del entrenador hay que unir que la aportación de Beñat hasta el momento ha sido decepcionante. Ha estado muy lejos del pico de forma que ofreció en sus mejores momentos con Ernesto Valverde.

Sin citarle, Ziganda admitió horas antes de jugar en Berlín que lo que menos le agradaba de su equipo era la capacidad para construir juego, la asignatura pendiente en el arrranque de campaña. Ésa es una responsabilidad que compete directamente al de Igorre.

Esta misión la asume Muniain en estos partidos sin Beñat. Cuando juega por dentro como en Málaga, retrasa su posición para iniciar el fútbol ofensivo. La diferencia es que en la mayoría de los casos lo hace en conducción de pelota y no con balones filtrados como el exbético.

Los dos medios centros defensivos no garantizan firmeza atrás. Un partido tras otro, el portero del Athletic es el mejor o uno de los mejores del equipo. Y el problema de creación sigue sin el de Igorre en el once. Sin embargo, no hay que descartar que regrese el jueves en Liga Europa ante el Zorya, en el que su equipo llevará todo el peso del duelo.

Fotos

Vídeos