«Insistimos mucho al árbitro para que siguiera el partido, pero se negó»

Palencia Caballero muestra la roja a Alexis./Manu Cecilio
Palencia Caballero muestra la roja a Alexis. / Manu Cecilio

Los organizadores de EH Txapelketa lamentan la suspensión del derbi del sábado, y Alexis se expone a una dura sanción, pese a pedir perdón

JUANMA MALLO/ IÑIGO CRESPO

La primera edición de Euskal Herriko Txapelketa acabó de la peor manera posible, con el título desierto, por la suspensión del encuentro por parte del colegiado Palencia Caballero debido a que futbolistas de Athletic y Alavés, a falta de dos minutos del final, se enzarzaron en una desagradable tangana, tras una dura entrada de Romero a Saborit. Horas después de esta decisión, los organizadores de este torneo lamentaron, en conversación con EL CORREO, el paso dado por el ‘juez’ guipuzcoano, enviado por el Comité Vasco de Árbitros y que milita en Segunda B. «Cuando se marchó al vestuario, nosotros intentamos salvar el evento. Sin entrar en juicios de valor, le pedimos que saliera al campo, que se reanudase, y se tiraran los penaltis (el duelo iba 2-2). Le insistimos mucho al árbitro, pero él se negó», desveló Kike Zurutuza, portavoz de EH Kirola, impulsora de este ‘campeonato’ que debía decidir al mejor grupo vasco del curso 2016-17.

Más información

El partido contó con unas dosis de tensión y competitividad más altas de lo habitual para un choque de pretemporada. Hubo entradas un tanto subidas de tono. Pero la espita se abrió con la expulsión de Alexis Ruano en el 72. Entonces, el central agarró al colegiado de la cara, en una reprochable acción y que puede acarrearle una dura suspensión: unas fuentes indican que alrededor de cuatro partidos, y otras lo elevan hasta diez, en función de la redacción del acta, que Palencia Caballero tenía previsto realizar ayer. El malagueño se arrepintió de su agresión en un mensaje colgado en las redes sociales. «Quiero pedir disculpas al árbitro, a los aficionados del Alavés, del Athletic y del fútbol en general. No voy a buscar excusas. Nunca lo he hecho. Está mal y mi deseo es reconocerlo (...). Nosotros tenemos que ser un ejemplo y en eso me comprometo en el futuro», escribió el defensa.

Un torneo que continuará

Su censurable gesto provocó que el árbitro decidiera abandonar Lasesarre, algo que José Ángel Ziganda, por ejemplo, hubiera comprendido en ese momento, según confesó en la sala de prensa. No obstante, los futbolistas, con Iker Muniain a la cabeza, le convencieron de que continuara. Pero el ‘juez’ guipuzcoanó lanzó una advertencia: al mínimo lío, daría por terminado el amistoso. Y eso hizo en el minuto 88, cuando los profesionales de ambos conjuntos formaron una tangana. De nada sirvieron las palabras de los jugadores. Se marchó del césped para sorpresa de todos: la mayoría de sus compañeros, según ha podido saber EL CORREO, aplauden su decisión.

De esta manera, la primera txapela no se entregó, para desilusión de los organizadores y de Juan Martínez de Irujo, el encargado de hacerlo. Sin embargo, este golpe no impedirá que EH Kirola mantenga este trofeo para la temporada que arranca en unos días.

Fotos

Vídeos