Fútbol

Julen Guerrero: «El Athletic debe mantener los valores que le han llevado a ser un equipo único, diferente y fuerte»

Fernándo Gómez
Exjugador del Athletic

El último mito rojiblanco es el fichaje de lujo de esta temporada de EL CORREO para analizar al cuadro bilbaíno y opinar sobre fútbol

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

EL CORREO arranca la temporada 2017-18 con un fichaje de lujo, con el último mito del Athletic en su plantilla. Un centrocampista de leyenda, ídolo de masas, un héroe para una afición que aún le guarda un enorme hueco en su corazón. Julen Guerrero, ese futbolista que provocó un tremendo impacto con su estreno hace poco menos de 25 años -se cumplen el 6 de septiembre-, se une a la lista de colaboradores de este periódico, en la que también está otro glorioso rojiblanco como Txetxu Rojo, para analizar la evolución y el desempeño del equipo, pero también otros aspectos del planeta del balón. Como hace en esta entrevista. Habla el portugalujo (43 años) de ese debut inolvidable, no solo para él, sino para toda la hinchada, que pronto le concedió el título del más querido. Pero también de la locura del fútbol actual, con fichajes multimillonarios, de la posición del club al que adora en este momento, y de la posibilidad de regresar a una institución a la que entró con ocho años, en la que pasó cinco lustros. «Volver siempre es una opción, pero siempre que sea un deseo del club y que pueda volver para disfrutar defendiendo todo lo que significa el Athletic».

- Nos acercamos al 25 aniversario de su estreno con el Athletic, el 6 de septiembre de 1992 frente al Cádiz. ¿Cómo recuerda aquel día?

- Como te puedes imaginar fue un día que recordaré toda la vida. Se iba a cumplir mi sueño, jugar con el Athletic en partido oficial y en San Mamés. Entré con 8 años a Lezama y fueron muchos días peleando para que ese día llegase. Antes de salir del vestuario y bajar las escaleras hacia el campo, me paré frente a la puerta y me dije: ‘Por fin se va a cumplir, ahora a disfrutar y a aprovechar esta oportunidad’. Se cumplía un sueño, pero se iniciaba otro: el de asentarse en el primer equipo.

- Tenía 18 años. Ahora es muy complicado que un joven, con esa edad, llegue al primer equipo y, además, se consolide: usted jugó 37 partidos y anotó 10 goles en su primer curso. ¿Qué ha cambiado?

- Es difícil, pero no imposible. Hay muchos sitios en los que se está trabajando bien las canteras y de vez en cuando se da algún caso. Pero es verdad que el fútbol ha cambiado, el movimiento de jugadores cada temporada es enorme y eso impide que se le den oportunidades a los de casa. Afortunadamente, el Athletic sigue siendo distinto y cada año hay algún jugador que no solo debuta con el primer equipo sino que se queda en la primera plantilla.

-¿Se esperaba un impacto tan rápido, que tan pronto le acogiera San Mamés como un ídolo?

- En ese momento lo que esperas es aprovechar la oportunidad: cada entrenamiento, cada partido, cada minuto… Fueron unos años muy bonitos, veníamos de conquistar la Liga y la Copa en Juveniles, hacerlo bien el Bilbao Athletic y estaba con mucha confianza. También tuve muy claro que debía estar en contacto con la afición, con su pasión, con su forma de sentir el Athletic… ¡Es lo que había vivido yo desde el otro lado! Ahora me tocaba a mí disfrutar del Athletic desde dentro, pero sabiendo lo que se siente y se espera desde fuera. El público de San Mamés siempre ha sido muy cariñoso y a la vez exigente con sus jugadores. Y yo creo que lo entendí y lo que intenté cada día fue devolver el cariño que me demostraban con mi esfuerzo en todo momento.

«Me siento un privilegiado, porque a cualquier sitio donde vaya me reciben con los brazos abiertos» La relación con el público

- En la redes sociales, los aficionados, no solo del Athletic, aún le idolatran. ¿Qué siente?

- Siento mucho cariño, cercanía y muchas ganas de seguir en contacto y de que siga estando en órbita. Me siento un privilegiado, porque a cualquier sitio donde vaya me reciben con los brazos abiertos, como si te conocieran de toda la vida y eso es muy bonito.

Comisiones exageradas

- Por cierto, ¿se ha vuelto loco el fútbol con traspasos tan desorbitados como el de Neymar, con 222 millones, los 85 de Lukaku al United, o los 80 de Morata al Chelsea?

- Las cifras son una locura, pero está claro que el fútbol genera mucho dinero y ahí está la buena gestión de los clubes de saber amortizar lo que fichan. Hoy en día hay un control económico fuerte y es difícil hacer cosas que no puedes. Lo que sí me parece totalmente desorbitado son las comisiones que generan esos fichajes: son los que rompen y desestabilizan esos fichajes. Ahí creo que debería haber también un control de todo lo que se genera alrededor.

- ¿Se está perdiendo la esencia del fútbol de antaño?

- Hace años que se ha perdido. Cuando ves a los equipos que cada año hacen 12 ó 14 fichajes resulta imposible que el jugador se identifique con el club en el que juega, ni que esos clubes mantengan un estilo. Antes siempre te sabías ocho o nueve jugadores titulares de cada equipo, ahora te pasas media temporada para saber los nombres de la mayoría de las alineaciones.

«El Athletic ha formado parte de mi vida desde los ocho años. Es un miembro más de mi familia» El club en el fútbol actual

- ¿Dónde queda el Athletic en este mundo actual, de tantos millones?

-El Athletic tiene que mantener los valores que le han llevado siempre a ser un equipo único, diferente y fuerte. Hay que mantener la pasión, la identidad, saber que estas defendiendo un club donde cada aficionado se siente parte de ese club, donde eres un privilegiado por jugar en el Athletic, pero también con la responsabilidad de saber que estas defendiendo la pasión con la que los aficionados quieren y sienten el club. Un club es una entidad viva y ha de estar en movimiento, y el Athletic también tiene que estar atento a los cambios que sufre el fútbol en cada momento y saber progresar. Contratos de televisión, expandirse por el mundo, publicidad, merchandising, reuniones donde estén los principales clubes… El Athletic es sentimiento y ese sentir es una seña de identidad que ha generado una marca que vale mucho.

- En los últimos tiempos se ha impuesto el gusto por el toque, por el balón, ¿Encajaría Julen Guerrero en este tipo de fútbol?

- El fútbol cambió cuando se empezaron a utilizar los campos de hierba artificial en categorías inferiores. Antes jugabas en campos de barro, tierra e irregulares, donde la fuerza normalmente se imponía. Ahora desde muy pequeños trabajan de otra forma. Siempre me ha gustado el fútbol de toque, de participar, de llegar con el balón saliendo desde atrás. Cuanto más en contacto estaba con el balón, más a gusto estaba en el campo… sabiendo que son muy positivos los cambios de orientación, los cambios de juego de un lado a otro, algo que ahora cuesta ver cada vez más, porque en los campos de hierba artificial no los suelen necesitar y se juega más en corto, más al pie.

Volver al Athletic

- ¿Ha pensado en regresar alguna vez al Athletic?

- El Athletic está en mi mente cada día, pero eso le ocurre a todos los que queremos al Athletic, hayan o no hayan sido jugadores. Volver siempre es una opción, pero siempre que sea un deseo del club y que pueda volver para disfrutar defendiendo todo lo que significa el Athletic. Desde mi primer día en Lezama aprendí a luchar por el Athletic en el campo y después en los banquillos y siempre lo hice con la misma ilusión, algo que no se pierde. El Athletic siempre será una ilusión para mí.

- ¿Qué es el Athletic para Guerrero?

- Es una pregunta que me he hecho muchas veces, he pasado 25 años en el club, y el Athletic ha formado parte de mi vida desde que con ocho años llegué a Lezama. Es un miembro más de la familia. Yo siento un enorme orgullo de pertenecer al Athletic, algo que ha sido una constante y que sigue vivo en mí como el primer día. Y la razón es por lo que el Athletic significa, es algo que nos une por encima de todo. Creo que cada uno de nosotros podría dar una opinión, pero al final todos concluimos en lo mismo: el Athletic.

«Desde fuera se le ve más pasional, más impulsivo, y da la sensación de que es más cercano al jugador» Comparación Valverde-Ziganda

- Estuvo de entrenador en el Juvenil, ¿echa de menos ese mundo, vestirse de corto cada día?

- Yo soy futbolista, y eso es algo que no se pierde. El fútbol es algo que nunca ha dejado de ser parte de mi vida, aunque no haya estado en el campo, sigo pensando como tal. Veo muchos entrenamientos, partidos, analizo cómo se hacen las cosas en diferentes sitios y luego voy creando una propia metodología y cómo podrías ir haciendo las cosas. Obviamente la familia, la educación de mis hijos y otros factores cuentan, pero cuando ves un balón, un campo de entrenamiento e incluso algunos partidos hay momentos en los que te gustaría estar ahí.

- ¿Siente ‘envidia’ sana cuando ve a un excompañero como Ziganda en el banquillo del Athletic?

- Es una palabra que no me gusta ni entendida sanamente… Me alegro de que todos puedan cumplir sus sueños y lleva muchos años esperando esta oportunidad. Ojala le vaya muy bien.

- ¿Nota el cambio entre Txingurri y ‘Cuco’?

- Desde el principio se está mostrando diferente. Desde fuera se le ve más pasional, más impulsivo, y da la sensación de que más cercano al jugador. Cada uno tiene su estilo.

- ¿Cuál es su mejor recuerdo con el Athletic?

- Son muchos los buenos recuerdos. Es imposible decir uno. Desde el día que hice la prueba para entrar, con 8 años, hasta el último que estuve, para mí son recuerdos especiales.

El juego del Barcelona

- ¿Qué equipo es el que mejor fútbol ha practicado en los últimos tiempos?

- El Barça. Seguro que en el futuro será un equipo al que se le recuerde no solo por sus títulos en los últimos años sino por el estilo y el fútbol que ha desarrollado. Lleva un par de temporadas que le está costando recuperar ese modelo, también depende de los jugadores y parece que ahora el Madrid está encontrando un estilo, pero será muy difícil que domine los partidos como lo hacia el Barça de Guardiola.

- Si estuviera en un banquillo, ¿qué modelo seguiría?

- El modelo te lo marcan los jugadores que tienes. Trataría de sacar el máximo rendimiento y ser efectivo con la plantilla que tuviera. Eso sí, soy ganador, no me gusta jugar a algo que no sea para ganar.

Jon Rivas también dará su opinión sobre los rojiblancos

No solo Julen Guerrero se incorpora a EL CORREO como columnista con el inicio de la temporada futbolística. También el periodista Jon Rivas, que ha sido cronista del Athletic durante largo tiempo, opinará sobre el juego y el rendimiento de la tropa de José Ángel Ziganda. Rivas es algorteño, aunque nació en Bilbao. Estudió Ciencias de la Información en la UPV. Hizo crónicas de Tercera en ‘Deia’, trabajó en ‘La Gaceta del Norte’ y la ‘Tribuna de Marbella’, antes de regresar a ‘Deia’, luego fue redactor en ‘Gaur Express’, ‘El Sol del Mediterráneo’ y ‘Diario 16’ durante dos años. Volvió a la villa vizcaína como delegado del diario ‘Claro’. Después ingresó en la edición vasca de ‘El Mundo’, en la que trabajó durante 26 años, en la sección de Deportes. Escribió de ciclismo -16 Tours de Francia, 6 Vueltas a España, 4 Giros de Italia-, y fundamentalmente del Athletic. Ha ganado tres premios de periodismo y ha escrito ocho libros (cuatro de ellos sobre el Athletic). Está casado y tiene dos hijos. Desde la próxima semana, la firma de este periodista de dilatada trayectoria aparecerá en estas páginas para aportar su punto de vista sobre los rojiblancos.

Fotos

Vídeos