Kepa: “No creo que sea mi último derbi”

Kepa detiene una pelota durante el entrenamiento de ayer en Lezama. / Juan Echeverría

El portero rojiblanco, pretendido por el Madrid en el mercado de invierno, sorprende al dejar una puerta abierta a su continuidad

JUANMA MALLO
Sábado, 16 diciembre 2017, 00:23

bilbao. Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 23 años) asegura desconocer qué le deparará el futuro inmediato. De hecho, no tiene muy claro si el derbi contra la Real de esta tarde en San Mamés (16.15 horas), pondrá el punto y final a sus participaciones en este tipo de encuentros de rivalidad regional (2018 se abre con un duelo ante el Alavés). La pregunta de una periodista de ETB que le entrevistaba fue clara y rotunda: «¿Será tú último derbi?». El meta internacional, al que el Real Madrid pretende convertir en su nuevo Casillas desde el próximo mes, sonríe a la cámara con timidez, se encoge de hombros y responde: «No lo creo».

El 1 de enero se acerca. A partir de esa fecha, el portero rojiblanco, el hombre en el que el Athletic ha depositado toda su confianza para cubrir por mucho tiempo la meta de San Mamés, es libre para negociar su futuro con cualquier club del mundo. El primero en la lista, y la única posibilidad que Kepa contempla, es el Real Madrid. Su presidente, Florentino Pérez, quiere zanjar cuanto antes el debate que se abrió en la portería del Bernabéu desde la marcha de Iker Casillas. Arrizabalaga es su obsesión. Sólo faltaría, según algunas fuentes, el ‘adelante’ de Zidane para que se cierre la operación en la ventana de fichajes que se abre el próximo 1 de enero. Después de once meses largos de negociaciones con el Athletic, de tiras y aflojas, el acuerdo para la prolongación de un contrato que expira el 30 de junio no se ha sellado. Fuentes del club rojiblanco consultadas por este periódico admiten que la incertidumbre que se ha generado en torno al ‘caso Kepa’ está transmitiendo a la masa social que el futbolista no seguirá en Bilbao. Una sensación que también parece haberse instalado en el vestuario, según se desprende de las últimas manifestaciones de Óscar de Marcos, un peso pesado, reclamando que se solucione cuanto antes el futuro de Kepa.

«Es una buena oportunidad de adelantarnos en la clasificación»

La cláusula, el problema

¿Cuál ha sido el principal problema para que el segundo guardameta de la selección española no acepte la oferta de Josu Urrutia? Sólo la cláusula. El presidente, que se ha implicado personalmente en una de las negociaciones de mayor envergadura en los últimos años, deseaba blindar a Arrizabalaga con la rescisión más alta de la primera plantilla, alrededor de 90 millones de euros. Sin embargo, el portero rechazó esta cantidad. El presidente dio su brazo a torcer, y rebajó, finalmente hasta 50 (hubo otra propuesta de 80), la cantidad a desembolsar por la libertad de un futbolista con una enorme proyección, que no solo está en la agenda del Madrid, sino también en el cuaderno de los directores deportivos de otros grandes del Viejo Continente. No obstante, tampoco satisfizo esa cláusula al vizcaíno, que pedía un precio de «mercado»; esto es, 30 millones. Por la parte del sueldo, de todos modos, no existía problema alguno: se le ofrecía una ficha de 2,2 millones de euros.

«Podemos darle la vuelta a nuestra situación y estar tranquilos en las Navidades»

Se trata, aproximadamente, de la misma cantidad que, según el diario ‘Marca’, le pone encima de la mesa el Real Madrid: 2,5 millones por cada una de las seis temporadas que estaría ligado al club blanco. En esta operación, en el mercado de invierno, el Athletic recibiría 25 millones, cinco por encima de su rescisión actual. De momento, Kepa dice no saber qué ocurrirá en el futuro. «No creo que sea mi último derbi». En breve, la respuesta.

Secciones
Servicios