Kepa está listo para jugar mañana

Kepa se lanza a por un balón durante la sesión de ayer en Lezama./IÑAKI ANDRÉS
Kepa se lanza a por un balón durante la sesión de ayer en Lezama. / IÑAKI ANDRÉS

El portero entrena con normalidad en Lezama tras su esguince de tobillo, y apunta a la titularidad para recibir al Madrid, equipo que le pretende

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Kepa Arrizabalaga entrenó ayer con total normalidad, después del esguince de tobillo leve-moderado sufrido hace cinco días en Riazor y, salvo sorpresa, jugará mañana contra el Real Madrid en San Mamés (20.45 horas). En la sesión postdebacle en la Copa del Rey, el internacional absoluto comenzó con una pizca de precaución, efectuando ejercicios de portería junto a Iago Herrerín y Unai Simón, pero sin golpear la pelota. Sin embargo, a medida que pasaban los minutos, el futbolista, pretendido por el conjunto blanco y que aún no ha renovado el contrato con Ibaigane que expira en junio, se animó y dio a la pelota con total normalidad. De esta manera, todo apunta a que regresará a la titularidad.

El lunes, el Athletic comunicó la dolencia de Kepa. «Durante el partido disputado ayer (por el domingo) en A Coruña, se produjo un esguince leve-moderado en su tobillo derecho. Su disponibilidad dependerá de su evolución en las próximas horas», se escribía en esa nota. Esa última palabra, «horas», es la que daba esperanza para que se restableciera para el duelo contra el Madrid, una auténtica final para José Ángel Ziganda y su continuidad en la plantilla. Y si se observa el entrenamiento de ayer, parece que la progresión de la zona dañada, su tobillo derecho, es la correcta.

Kepa empezó a entrenar sin golpear la pelota, pero luego fue uno más en la sesión de trabajo

La lesión despertó ciertas reticencias en un sector de la hinchada rojiblanca, debido a que Kepa es pretendido por el oponente bilbaíno de mañana. ‘Cuco’ efectuó una defensa cerrada de su futbolista el martes. «En el siglo XXI hemos avanzado en unas cosas y retrocedido en otras. No nos fiamos de casi nadie. No nos ponemos a la altura del que no confía en los partes médicos. El que dude, que venga y le mire el tobillo», expresó el preparador navarro que describió el contratiempo. «Tiene un esguince de tobillo y pudo aguantar en caliente. Tiene peor pinta que dolor. La zona está muy inflamada», valoró el martes.

Mikel Rico se retiró un poco antes de la sesión, aunque parece una simple medida de precaución

En principio, ha bajado la hinchazón. Ayer se probó, y completó el entrenamiento. De vez en cuando, pisaba con ese pie, estiraba, calentaba... Pero jugó el partidillo entre suplentes y no convocados del miércoles.

De Marcos, también

En ese ejercicio también estaba Óscar de Marcos. El polivalente futbolista de Laguardia reapareció, después de más de tres meses lesionado, en Riazor. Actuó de media punta, dinamizador de un Athletic apático, pero se rompió nada más arrancar la segunda mitad. Notó dolor en el dedo del pie y se encontró con una «contusión-entorsis de la articulación metatarso falángica del primer dedo del pie derecho». No hablaba el parte médico de periodo de baja concreta, «pendiente de evolución», pero ayer completó el entrenamiento sin ningún tipo de problema, al menos de forma aparente. Corrió, actuó en los rondos, y también en los partidillos.

En el lado contrario, Mikel Rico se retiró un poco antes que el resto de sus compañeros. A priori, nada grave, debido a que no se ha reseñado, por parte del club, ninguna dolencia. No convocado contra el Formentera, quizá se trata de una simple medida de precaución para un futbolista que, desde que reapareción, ha firmado las actuaciones más destacadas de la plantilla rojiblanca. Como Kepa, apunta a la titularidad mañana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos