De Marcos dice que encaran el partido del viernes «como una final»

De Marcos, durante un entrenamiento./MANU CECILIO
De Marcos, durante un entrenamiento. / MANU CECILIO

El jugador afirma que el equipo sabe «cómo hacer las cosas» para salir de la mala dinámica y apuesta por ir a por el partido «desde el inicio»

LAURA GONZÁLEZ

Pese a que tan solo se llevan disputadas tres jornadas de la segunda vuelta, el seno del Athletic encara el choque del viernes en San Mamés ante Las Palmas (21 horas) como un partido más que decisivo para el devenir del conjunto rojiblanco. Así lo ha reconocido Óscar de Marcos, para quien este encuentro es «una final». «Es un partido muy importante y se tiene que notar». Y es que los del Cuco Ziganda acumulan una racha negativa de juego y resultados que se ha traducido en únicamente tres victorias en las últimas catorce jornadas disputadas en Liga.

Una situación que mantiene al equipo aún con opciones de reengancharse a Europa, un objetivo que para conseguirlo el de Laguardia cree es necesario «generar muy buenas sensaciones». «El viernes tiene que ser un punto de partida si queremos conseguir algo más. Muchos jugadores ya hemos pasado por momentos complicado, siempre cuando no salen las cosas hay alguna duda, pero lo importante es cómo se afronta esto y nosotros sabemos cómo hay que hacer las cosas para salir de esta dinámica. Ya lo hemos hecho otras veces», destacó, resaltando que la idea del equipo es seguir insistiendo y tratando de mostrar esa garra y lucha que tantas alegrías ha dado en los últimos años. «A veces por circunstancias del juego o porque no acabamos de compenetrarnos del todo vamos para atrás pero es lo que queremos conseguir».

Además de resultados, lo que esperan también lograr es convertir la disconformidad que ya ha mostrado la grada en forma de pitos por la mala imagen de los últimos partidos, en aplausos. «La gente viene a San Mamés cada fin de semana a ilusionarse y todos quieren irse satisfechos a casa, nosotros los primeros. A todos les gusta hacer lo mejor posible su trabajo y sentirse reconocidos personalmente. Ahora no estamos en una buena dinámica y nos gustaría mejorar el juego. Estamos en ello».

100% con el 'Cuco'

Frente a Las Palmas De Marcos apuesta por «hacer una buena presión y estar intensos, que es como nos gusta jugar», para favorecer con ello los errores defensivos del rival, lo que les llevaría hacia una victoria que se antoja vital. Un choque que pese a todo el jugador alavés no cree que pueda decidir el futuro de Ziganda en el banquillo rojiblanco. «El entrenador siempre es la cabeza más visible pero nosotros tenemos un punto muy importante cuando las cosas van mal y tenemos que sacarlo adelante entre todos. No es una final para él». El centrocampista rojiblanco confesó que el vestuario está «al 100%» con el técnico navarro. «Tenemos muy buena relación con el Cuco. Cuando es un grupo que no ha variado mucho de jugadores lógicamente siempre cada entrenador le da su pincelada y nosotros nos adaptamos a lo que nos pida. Queremos que las cosas nos vayan bien a todos, intentar remar en la misma dirección. Queremos salir de esta pequeña dinámica y nada más».

El de Laguardia, preparado para su regreso

El incombustible Óscar de Marcos, que atraviesa una de sus temporadas más tortuosas, está ya listo para regresar al once titular. El lunes se le vio entrenando con el resto de sus compañeros en Lezama y ayer él mismo se encargó de declarar ante los medios que se encontraba ya a disposición de Ziganda para el choque del viernes. «Tengo muchas ganas de que llegue el partido y de poder tener opciones para jugar algún minuto e intentar ayudar al equipo desde dentro», afirmó, justo antes de puntualizar que se ve preparado para encarar el encuentro ante Las Palmas en su totalidad. «El míster es el que decide pero yo estoy para los 90 minutos».

El polivalente jugador sufrió una lesión muscular en su pierna derecha el pasado 7 de enero en la visita del Alavés a San Mamés. Un contratiempo que se unió al golpe sufrido en un dedo del pie y al esquince en su tobillo izquierdo que le mantuvo alejado del equipo más tiempo de los esperado. «Ya se ha olvidado todo. Yo siempre soy optimista. Durante esos días cuando estás en el vestuario y ves que los demás salen a entrenar duele porque eso es lo que nos hace felices», declara, reconociendo que este último mes se le ha hecho «largo». «Mucho más habiendo tenido el caramelo de esos seis partidos que pude jugar». Con De Marcos sobre el césped el Athletic no ha perdido en los diez encuentros que ha disputado, lo que para él es pura «casualidad». «La plantilla no depende de un jugador sino del grupo, y cuando más completo está, mejor. Nos falta que reaparezca Muniain y Belenziaga, que nos dan más poder. La semana pasada reapareció Yeray que es muy importante para nosotros, un ejemplo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos