La noche en que todo debe cambiar para el Athletic

La noche en que todo debe cambiar para el Athletic

El partido de hoy ante el Real Madrid en San Mamés marcará el futuro de Ziganda

ROBERT BASIC

Cuando el Athletic salte hoy al césped de San Mamés sentirá la electricidad estática de las gradas, encendidas y expectantes. Verá gorros, banderas y bufandas rojiblancas, también camisetas como la suya, escuchará aplausos y gritos de ánimo, alimento para su maltrecha confianza, y sobre todo sentirá su calor en una noche fría en la que todo debe cambiar. Tres días después del naufragio contra el Formentera, que retrató a los futbolistas y dejó tocado a José Ángel Ziganda, el equipo recibe al Real Madrid con la obligación de ponerse de pie, soltarse, jugar sin miedo y demostrar que hoy, y solo hoy, no mañana ni el jueves, empieza una nueva vida. Una nueva vida alejada de la mediocridad y la inestabilidad que le ha hecho sumergirse en una profunda crisis de identidad y nadar en un mar de dudas, que amenaza con ahogarle si no corrige su rumbo. El encuentro ante el gigante blanco marcará el futuro del técnico y también desvelará lo que quiere ser este Athletic, su capacidad de superarse en la adversidad y reaccionar de una vez por todas ante la llegada del lobo, que ya está aquí.

San Mamés empujará a su equipo desde el inicio en el día más señalado del calendario, pero si los hombres de Ziganda vuelven a las andadas y ofrecen su peor cara, el público dirá basta y se lo hará saber al palco. Para que eso no ocurra y los pañuelos se queden en los bolsillos, donde están bien para los catarros y los resfriados, el Athletic tiene que morder hasta quedarse desdentado y convencer a su gente de que se ha roto el alma para ganar, aunque pierda. Solo así será posible construir un futuro distinto y con los mismos protagonistas, sin meter el bisturí en un cuerpo enfermo para separar partes que ya no merecerían seguir unidas. También los jugadores tienen mucho que demostrar en una noche diferente, tanto por el rival como por la mochila que arrastran y de la que necesitan desprenderse, y pedir perdón en forma de una actuación brillante, llena de coraje y compromiso, que les libere de complejos y miedos y les permita creer en lo que hacen. Hoy y ahora.

Enfrente estará un Real Madrid raro, desenfocado, que se ha dejado un reguero de puntos por el camino y ahora no puede permitirse ni un resbalón en su desesperada persecución del Barça. Los blancos llegan sin Bale y Asensio, lesionados, pero aun así son un adversario temible y el Athletic deberá rozar la perfección si aspira a tumbar a la criatura de Zidane. La dificultad del reto es obvia, pero también seduce la posibilidad de conseguir una victoria que daría un mundo a los rojiblancos. Les daría puntos, autoestima, fe y la impagable sensación -¿cuándo se habrá perdido?- de que son capaces de competir y ganar a cualquiera. Así que las consecuencias de superar al actual campeón de Europa y Liga irían más allá de un simple triunfo, de su valor matemático, para nutrir el alma y las convicciones de un grupo superado por los acontecimientos.

Kepa y Keylor Navas

Y todo esto podría cambiar ante el Madrid, que tiene en Cristiano Ronaldo y en Benzema a sus principales armas ofensivas cada vez que se mide al Athletic. El portugués ha hecho 16 goles en otros tantos partidos contra los rojiblancos, aunque aún no sabe lo que es marcar en el nuevo San Mamés y lleva un registro penoso en esta Liga (2). El francés, por su parte, ha anotado tres tantos en las últimas dos visitas y viene de ‘mojar’ contra el Málaga, al igual que CR7. Zidane dispondrá por fin de Keylor Navas y parece que Ziganda también podrá contar con el ‘tocado’ Kepa, incluido entre los 18 convocados, el hombre pretendido por el transatlántico blanco. La actuación del de Ondarroa será observada con lupa tanto por la afición local como la visitante porque el culebrón de su renovación sigue sin resolverse y los ‘merengues’ le quieren, y él lo sabe.

En lo que va de siglo, Athletic y Real Madrid se han medido 17 veces en la Liga en San Mamés y el balance es de seis victorias bilbaínas, dos empates y nueve derrotas. Los dos equipos se conocen a la perfección y vista la convocatoria se da por hecho que estarán al cien por cien tanto Kepa como De Marcos -el alavés figura también en la lista-, que será fundamental en el lateral derecho para tratar de aguantar las embestidas de CR7. Hoy es la noche para que los rojiblancos regalen a su entrenador ese «partido redondo» que pide a gritos, y que se reencuentren con lo que eran no hace tanto tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos