canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC
El sábado se cumplen cien años del primer partido del Athletic vestido de rojiblancoEl estreno de la nueva indumentaria tuvo lugar en el campo de Amute, en un partido amistoso contra el Sporting de Irún
6 de enero de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los colores del siglo
Equipo del Athletic que estrenó la camiseta rojiblanca el 9 de enero de 1910. :: ATHLETIC CLUB
JON AGIRIANO.-

Aunque no se trata de recordar una gran victoria, el aniversario no puede pasar desapercibido. El próximo sábado, 9 de enero, se cumplirán cien años del primer partido que el Athletic disputó con la camiseta rojiblanca, los tradicionales colores del club. Fue en Irún, en el recién inaugurado campo de Amute, ante el Sporting, uno de los dos equipos que había entonces en la ciudad fronteriza. El cambio de indumentaria fue una sorpresa, pero lo cierto es que no generó mayores controversias y fue aceptado con una naturalidad que, vista la cuestión con la perspectiva de un siglo, llama poderosamente la atención. De hecho, el estreno de la nueva equipación no tuvo ni siquiera reflejo en los periódicos de la época, que apenas dedicaron unas pocas líneas a aquel intrascendente partido amistoso.

La causa por la que el Athletic estrenó nueva camiseta no figura en ninguno de los libros escritos hasta ahora sobre la historia del club. Lo que sucedió se ha conocido hace bien poco, a partir de las investigaciones del periodista e investigador 'colchonero' Bernardo Salazar y de las conversaciones que algunos de los descendientes del responsable del cambio -el futbolista Juan Elorduy- mantuvieron con Asier Arrate, historiador y responsable del museo del Athletic.

Todo se debió a una casualidad. Juan Elorduy era un joven bilbaíno, estudiante de Ingeniería de Minas, que jugaba en el Athletic de Madrid, por entonces una 'sucursal' del Athletic. Rico heredero, Elorduy fue a pasar las vacaciones de Navidad de 1909 a Londres. Antes de partir, la directiva del club bilbaíno le hizo un encargo: la compra de 25 camisetas del Blackburn Rovers, cuya indumentaria había adoptado el Athletic. Las que tenían los jugadores, donadas en su día por Juan Moser, empezaban a estar gastadas de tantos sudores y lavados, y había que renovar el vestuario. ¿Por qué comprarlas en Inglaterra? Pues porque las inglesas eran las mejores. Estaban forradas de felpilla y no desteñían. Vamos, que no había comparación.

Los colores de Bilbao

Seguro que Juan Elorduy tenía el firme propósito de cumplir el encargo, pero el caso es que el tiempo se le fue muy rápido en la capital londinense y, para cuando quiso comprar las camisetas azules y blancas, en la tienda ya no quedaban las suficientes. Obligado a partir hacia Southampton para coger el barco que le traería de regreso a Bilbao, el joven bilbaíno tuvo que improvisar. En la ciudad portuaria compró 50 camisetas del equipo local, que vestía de rojo y blanco. Al fin y al cabo, pudo pensar Elorduy, se trataba de los colores de Bilbao.

No se sabe cuál fue la reacción de la directiva del Athletic cuando vio la remesa de camisetas. Tampoco se sabe si la directiva del club, presidida por Alberto Zarraoa, discutió mucho o poco sobre la conveniencia de jugar con otros colores. Lo que se sabe es que, unos días después del regreso de Elorduy, el Athletic lució nueva indumentaria en Irún y ya se quedó con ella para siempre. El Atlético tardaría todavía un año en utilizar el otro lote de camisetas rojiblancas traídas por el estudiante bilbaíno.

El partido en Amute no tuvo mayor historia. El Sporting de Irún ganó por 2-0 a un Athletic que jugó poco y mal. No estaban por la labor aquella tarde los jugadores. O quizá se sintieran extraños con su nueva vestimenta. Vaya usted a saber. El caso es que el 'team' bilbaíno, formado por Asuero, Amann, Arzuaga, Eguren, Belauste, Villaamil, Hurtado, Laca, Zuazo, Iceta y Arteche, decepcionó. Sólo Seve Zuazo, que por entonces era un joven delantero prometedor que intentaba ganarse un puesto como titular, fue capaz de dar algo de mordiente al juego de un equipo que tenía un gran objetivo a la vista para dos meses después: la Copa. En concreto, la que iba a organizar la Unión Española de Clubes, ya que aquel año, por desavenencias entre algunos equipos y la nueva federación, se disputarían dos torneos paralelos.

La venganza

El Athletic estaba obsesionado con la Copa, que iba a disputarse en San Sebastián, en el campo de Ondarreta. Y ello por dos razones. La primera era la necesidad de recuperar la gloria perdida. Y es que, tras ganar los tres primeros títulos disputados en España, la Copa de la Coronación de Alfonso XIII en 1902 y las Copas de 1903 y 1904 (ésta última por incomparecencia de los rivales), el equipo bilbaíno había decaído y no había vuelto a llevar un trofeo a sus vitrinas. La segunda razón era el espíritu de venganza, inflamado en los jugadores del Athletic desde que el Club Ciclista San Sebastián les derrotara en la final del año anterior por 4-2, con tres goles de McGuiness.

Con esa espina clavada -la rivalidad entre bilbaínos y donostiarras era tremenda-, los rojiblancos se conjuraron para la victoria. Lo cierto es que formaban un equipo temible, muy renovado respecto a la campaña anterior. Comenzaban a asentarse jóvenes como José Mari Belauste, Aldekoa, Iza, Iceta, Hurtado y Arzuaga, y por si éstos fueran pocos, el club se reforzó para la Copa con cuatro futbolistas británicos: Grapham, Burns, Veicht y Cameron.

En semifinales, el rival fue el Real Madrid, al que el Athletic ganó sin problemas por 2-0. Iza y Veitch hicieron los goles. En la final esperaba el Vasconia Sporting Club. El nombre no debe llevar a engaño. Eran los campeones del año anterior. Lo que ocurría es que los jugadores del Ciclista San Sebastián habían formado meses atrás un nuevo club, la Real Sociedad, pero como éste no tenía el año de antigüedad al que obligaba el reglamento del torneo para poder participar, decidieron competir bajo el pabellón de otro club de la ciudad que sí cumplía ese requisito: el Vasconia Sporting. La final, disputada el 20 de marzo, fue un duelo a cara de perro que se decidió con un gol del gallartino Remigio Iza en el minuto 56. El equipo donostiarra fue incapaz de igualar la contienda y acabó desesperando a su hinchada que, al terminar el 'match', apedreó a los jugadores del Athletic cuando éstos se retiraban a los vestuarios.

El posado

Era el cuarto título del club bilbaíno. Los campeones, que fueron recibidos por todo lo alto en la capital vizcaína, posaron días después para la posteridad en la primera sesión fotográfica digna de tal nombre que se hizo a un equipo del Athletic. En la imagen, sobre el fondo de unas ventanas emplomadas, aparecen doce futbolistas. La escena está muy cuidada. El fotógrafo ha colocado en las esquinas dos grandes macetas con palmitos -Grapham y Arzuaga los tienen a la espalda- y dos sillones de mimbre. Hurtado está sentado en el de la izquierda (según se mira la foto) y el inglés Cameron, en el de la derecha.

En la fila superior, entre un jovencísimo Belauste y Aldekoa, está Luis Astorquia, hermano del gran Juanito, con su camisa blanca de portero. También destaca la imponente mirada de mariscal prusiano de Amann, el segundo por la izquierda, de pie. Entre los futbolistas que posan sentados llama la atención Burns. Es el que tiene el balón en los pies y podría pasar por un miembro del club Pickwick. A su derecha, con las piernas cruzadas, se encuentra Iza, el autor del gol de la victoria en Ondarreta, y a su izquierda, muy repeinado, Veicht. El último por consignar es Luis Iceta, segundo por la derecha de la fila inferior. Jugaba su primera temporada en el equipo, del que acabaría siendo capitán, además de intérprete de mister Barnes, cuando el Athletic conquistó las Copas de 1914, 1915 y 1916.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
MULTIMEDIA