canal Athletic
Actualidad
EXPERIENCIA A 800 METROS SOBRE EL NIVEL DEL MAR
El Athletic ha disfrutado de una semana en Austria en la que las buenas sensaciones se han visto en el campo y en la convivencia diaria
27 de julio de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Estampas del idilio alpino
Valverde bromea con Balenzaiga en un entrenamiento./ BORJA AGUDO
J. M. MALLO | FRIBURGO..-

El fútbol ha sido el ingrediente principal de la semana que el Athletic ha vivido en Leogang, un coqueto paraje, rodeado de montañas, situado a 800 metros sobre el nivel del mar. Han disputado dos encuentros, hoy afrontarán el tercero ya en Alemania, y han acumulado ocho sesiones de trabajo en sus piernas, incluidas dos antes de los amistosos ante el Eintracht y el más exigente frente al Hoffenheim. Sin embargo, siempre con el balón en el primer plano, con las instrucciones medidas y reposadas de Ernesto Valverde sobre el césped, se ha respirado un ambiente de relajación en este enclave frontera con el Tirol austríaco.

Son gestos, sensaciones, que transmiten todos los integrantes de la expedición vizcaína. Con el presidente Josu Urrutia a la cabeza. Lejos de lo que ocurrió en la época de Marcelo Bielsa en el banquillo, cuando se acercó una vez a presenciar un entrenamiento en Lezama y, según las imágenes captadas por los fotógrafos, no hubo un acercamiento entre ambos, el miércoles, el máximo dirigente departió de forma animada con Ernesto Valverde antes de la sesión matinal. Como uno más, con las prendas que emplea el cuerpo técnico. Como hizo el jueves -ayer regresó a Bilbao-, de nuevo en el verde. El lugar en el que se siente cómodo como excapitán. Y tras conversar con Valverde, charló, e incluso bromeó con algunos futbolistas, en especial con Iker Muniain. Al día siguiente se preocupó por De Marcos y su tobillo... Signos de una normalidad que el vestuario vizcaíno precisaba.

Cercanía. Calma. Armonía. Esas tres palabras las tenían en mente Txingurri, que siempre ha llegado antes al campo austríaco para preparar los elementos a emplear en la sesión, y sus ayudantes, Jon Aspiazu y José Antonio Pozanco, cuando se les encargó el reto de asumir las riendas de un Athletic tocado en el césped, pero sobre todo en el entorno. Más allá del desafío futbolístico de sustituir a un hombre con la trayectoria y el carisma de Marcelo Bielsa, el grupo de entrenadores se había planteado un objetivo concreto, más mental que otra cosa: enterrar el malo rollo, la tensión, la crispación... Que todos los asuntos que rodearon al plantel durante el pasado ejercicio quedaran sepultados.

«Estamos muy contentos»

Y, por lo visto esta semana en Leogang, esa meta se ha cumplido con creces. Sonrisas a la entrada y a la salida de las sesiones. «Estamos muy contentos. Disfrutamos entrenando», admitió Ander Herrera a este periódico. «Este año la pretemporada está siendo muy buena. A la gente le gustan los entrenamientos con más balón», subrayó Iago Herrerín. Dos hombres, precisamente, que han gozado del increíble paraje elegido por Valverde para desarrollar esta fase de la pretemporada que finaliza hoy en Friburgo: subida en teléferico al bikepark, una de las atracciones de este enclave, donde en poco más de dos meses se disputará una prueba de la Copa del Mundo de MTB. Desde las alturas, se percibe toda la población en la que se han visto estampas de otra época, de tranquilidad.

Porque no sólo el presidente ha protagonizado momentos relajados. También Txingurri, que ayer recibió una botella de vino rosado como regalo del encargado del campo de Leogang, se ha mostrado muy amable y cercano. Son, en defintiva, síntomas de una normalidad perdida en la última etapa en este conjunto. Porque no todo es fútbol, no todo es balón. También debe haber momentos para disfrutar, como esos chapuzones que los profesionales se han dado en el lago del establecimiento que los alojaba, esos paseos en bicicleta de algunos de ellos, la compras, o ese foto de familia con la empleada catalana, Aida, de la que ha sido segunda casa durante una semana.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
MULTIMEDIA