El Correo
Athletic Club

rival europeo del athletic

AZ Alkmaar, sudor en la tierra del lujo

Markus Henriksen, el referente del actual AZ, celebra un gol de forma peculiar.
Markus Henriksen, el referente del actual AZ, celebra un gol de forma peculiar. / EFE
  • El conjunto holandés, condenado a una remodelación casi cada año, suspira por un nuevo milagro que le devuelva a la cumbre de Holanda, donde hoy es casi un hereje

¿Cómo establecer el modelo de un equipo ganador en un país tiranizado en lo futbolístico por tres conjuntos y venerado por un estilo definido? A esta cuestión se ha enfrentado durante décadas el AZ Alkmaar para buscar su lugar en Holanda, la tierra de los extremos que parecen centellas, el fútbol total y donde marcar un gol de dudosa belleza se convierte casi en algo sórdido. No es fácil discutir la hegemonía del Ajax, y menos aún cuando sólo te separan 40 kilómetros de Ámsterdam. Si aceptas sus reglas y tratas de adoptar su particular estilo con una masa social muy reducida -su estadio tiene capacidad para 17.000 espectadores- y unos recursos mucho más escasos, la lógica indica que te arrollará en el campo.

El rival del Athletic el jueves se decantó por un fútbol más industrial, resultadista incluso, para hacer frente a los gigantes de su país -Ajax, PSV y Feyenoord-. Pero además de que su juego funcione y contar con el talento suficiente para colarse en la cumbre del fútbol holandés, el AZ se encuentra sometido a una reconstrucción constante. Apenas puede responder a las grandes ofertas que le hacen sus vecinos para llevarse a sus perlas, de modo que el equipo de Alkmaar debe esperar a que las estrellas se alineen para conquistar la Liga o la Copa.

Eso mismo sucedió en la campaña 2008-09, cuando se alzó con la Eredivisie de la mano de Louis van Gaal y figuras como el portero Sergio Romero, ahora en el Manchester United, Mounir El Hamdaoui, que notó 23 goles, Mousa Dembélé y el veloz Jermain Lens. El AZ acabó con la hegemonía de los tres grandes de los Países Bajos, que se habían repartido el título durante 27 años. Desde entonces, sin embargo, ha sufrido numerosos contratiempos que le han privado de la gloria, aunque se ha convertido en un clásico de las competiciones europeas.

En los últimos años, el AZ ha tenido que sufrir el desmantelamiento de sus jugadores franquicia y la renuncia de Marco van Basten como técnico por estrés. Parecía que el equipo holandés quería entonces dar un giro hacia la época de Louis van Gaal, pero el histórico ariete del Ajax, Milan y la selección holandesa no pudo aguantar la presión y dijo adiós a los banquillos.

Ahora, tras un mal inicio en Liga - y perder este verano a Gudelj, que ha firmado por el Ajax, a Berghuis, que se ha marchado al Watford y Johannsson, que ahora juega en el Werder Bremen, el AZ se aferra a Markus Henriksen. El noruego, que estaba considerado uno de los grandes talentos emergentes del norte de Europa, ha anotado la mitad de los goles de su equipo y, a pesar de que su posición natural es la de mediapunta, se ha erigido en el principal referente ofensivo. Es la pieza sobre la que gravita ahora el AZ, que busca un nuevo renacimiento en Holanda y en Europa.