El Correo
Athletic Club

fútbol

La pegada libera al Athletic más voraz

Aritz Aduriz celebra un gol con Iñaki Williams.
Aritz Aduriz celebra un gol con Iñaki Williams. / EFE
  • Nueve de los diez últimos goles de los rojiblancos no han llevado la firma de Aduriz, el mejor síntoma de que el conjunto de Valverde carbura de forma imprevisible y unida

En el último tiempo, el Athletic ha dependido (quizás en exceso) de la genialidad y el olfato de Aritz Aduriz, uno de los delanteros más en forma de Europa durante el inicio de esta temporada. El Athletic se había convertido en un conjunto algo previsible, por mucho de que muchas veces resultara efectivo y el repertorio rematador del donostiarra superara cualquier plan específico para frenarlo. La verticalidad, la capacidad anotadora y el reparto en los últimos goles, sin embargo, retratan a un equipo de ataque indomable, capaz de amoldarse a numerosos escenarios y que ha multiplicado sus amenazas en el área rival.

Nueve de los diez últimos goles del Athletic no han llevado la firma de Aritz Aduriz, algo que tan sólo un par de meses hubiera sonado a ciencia ficción. Los rojiblancos han acumulado seis triunfos (cinco de ellos de manera consecutiva) y un empate en siete encuentros y han disparado la ilusión de su hinchada en la Liga, donde han comenzado a asomarse ya a los puestos europeos y en la Europa League, sobre todo después de desbancar al Partizan del liderato del grupo con sus dos victorias.

El espectacular momento que atraviesa el ataque del Athletic se sostiene sobre cuatro grandes pilares. La llegada de Raúl García ha supuesto un auténtico balón de oxígeno para Aduriz, que había monopolizado las acometidas del área rival a falta de un socio que le acompañara en el área rival. El navarro es una pieza vital a la hora de presionar al rival y aumentar el grado de intensidad en el momento oportuno. El ex del Atlético, que apenas necesitó periodo de adaptación, ha marcado dos goles en los últimos tres partidos.

La irrupción de Iñaki Williams ha disparado la versatilidad del Athletic gracias a su abrumadora rapidez. Se trata de uno de los futbolistas más veloces de la Liga, lo que representa un perfil del que el conjunto rojiblanco carecía de manera evidente. Busca el espacio, supera a la defensa a la carrera y permite superar líneas con sólo un pase. El delantero, además, se encuentra en un estado de gracia envidiable y ha firmado una progresión que parece no tener límite. Habitual en la selección Sub'21 y situado en la órbita de algunos clubes europeos, Williams ha marcado la mitad de los diez últimos tantos del Athletic.

Beñat ha recuperado -y quizás superado- el nivel que adquirió como futbolista del Betis, que le permitió llegar a la selección absoluta y regresar al Athletic. «Está en el mejor momento de su carrera», ensalzó Ander Iturraspe, que busca un sitio en un centro del campo engrasado a la perfección. Los rojiblancos juegan ya al compás que marca el futbolista de Igorre, que firmó dos temporadas decepcionantes tras volver a Bilbao y se ha transformado ahora en una pieza fundamental. Beñat contribuyó con una diana a la goleada que equipo de Valverde endosó al Partizan en San Mamés.

El descubrimiento de un 'once' que funciona a la perfección y el aliento que ha producido la confianza de Ernesto Valverde en un bloque definido han impulsado a un Athletic temible que encara un final de año congestionado de encuentros. En esta decena de partidos en apenas 40 días, distribuidos en Liga, Copa y Europa League, marcarán el destino de los rojiblancos, cuya reciente racha les ha puesto en órbita.