El Correo
Athletic Club

athletic

El botín intangible

fotogalería

El árbitro consuela a Raúl García al término del encuentro. / IGNACIO PÉREZ

  • La respuesta del Athletic ante el Málaga, con un esfuerzo titánico al jugar más de 70 minutos en inferioridad y no haber renunciado a la victoria, mantiene intacta la ambición y dispara la fe del conjunto rojiblanco

El calendario había cruzado los caminos del Málaga y el Athletic cuando los dos conjuntos dibujaban trayectorias opuestas. El conjunto andaluz sólo ha marcado 7 goles en 14 jornadas. Es decir, sólo suma un tanto cada dos encuentros. Los rojiblancos, por su lado, no han encajado más que una sola derrota en los últimos nueve partidos de Liga. Pensar en la victoria era lo más realista y, en cambio, la manera de conseguir un empate ante un equipo gris deprimido ha mantenido la ambición y ha disparado la fe del Athletic.

Mikel San José, de hecho, no ha tardado en agradecer el titánico esfuerzo del Athletic ayer ante el Málaga en San Mamés. «¡Tengo los mejores compañeros del mundo! Habéis merecido mucho más a pesar de jugar con diez casi todo el partido. ¡Sois grandes!». El navarro vio la tarjeta roja directa por un empujón al delantero Charles. Los andaluces se las prometían felices y los rojiblancos se pusieron en lo peor. Sin embargo, el equipo de Valverde realizó un auténtico ejercicio de solidaridad y mantuvo el tipo, hasta el punto de que jamás renunció a un triunfo que en el minuto 19 parecía una quimera.

El resultado de anoche no cambiará por tanto las aspiraciones del Athletic ni minará la autoestima del colectivo. Las prestaciones que anoche exhibieron los rojiblancos mantiene la inercia que han marcado en Liga desde el inicio de octubre. La solemnidad que desprende el centro del campo, el vértigo en las alas, culminado por la capacidad anotadora de Aduriz relanzaron al equipo de Valverde a las puertas de los puestos europeos. Y a la certeza de que el Athletic carbura ya sobre el césped hay que sumar ahora una gran capacidad de reacción y grandes dosis de fe, que convierte en grandes a los conjuntos sólidos.

A pesar del ligero traspié que supone empatar con el Málaga en San Mamés, los rojiblancos continúan con la mirada puesta en las posiciones nobles de la tabla, las que dan acceso a competir en el Viejo Continente. De hecho, la visita del próximo domingo al Atlético, lo que en otras circunstancias habría supuesto un engorro, se presenta como una gran ocasión para confirmar el lanzamiento definitivo del Athletic ante la máquina competitiva de la Liga. Antes, en cambio, los rojiblancos buscarán poner el broche de oro a la fase de grupos de la Europa League, donde recibirán el jueves (21.05 horas) al AZ en La Catedral.