El Correo
Athletic Club

athletic

Entre los grandes bombarderos de Europa

Raúl García y Aduriz celebran un gol ante el Espanyol.
Raúl García y Aduriz celebran un gol ante el Espanyol. / IGNACIO PÉREZ
  • El Athletic es el conjunto más eficaz en el juego aéreo en las ligas de España, Inglaterra, Francia e Italia, cuatro de las cinco grandes competiciones del Viejo Continente

La eficacia en la estrategia y el juego aéreo ha sido una de las cualidades inherentes al Athletic a lo largo de su historia. Es cierto que han existido etapas en las que esa virtud ha flaqueado, y otras en las que se ha convertido en un auténtico salvavidas. Hoy, el conjunto de Ernesto Valverde emplea este recurso como una de sus grandes bazas en el aspecto ofensivo. Los muelles de Aduriz, la poderosa presencia de Raúl García y la pericia de San José en las jugadas a balón parado colocan a los rojiblancos entre los grandes bombarderos de Europa, ya que en Inglaterra, Francia, Italia y España no hay un solo conjunto que gane más cabezazos que el Athletic.

El equipo de Ernesto Valverde gana 23,5 balones aéreos por partido, muy por delante de sus perseguidores en la Liga. En este sentido, los tres conjuntos vascos lideran esta particular clasificación del torneo. El Eibar se encuentra justo por detrás de los rojiblancos, con 19,4 pelotazos aéreos ganados, mientras que la Real suma 18,5. El Athletic, por tanto, comanda con holgura el juego aéreo de la Liga, y su liderazgo es aún más pronunciado en otras competiciones europeas.

Incluso en la Premier, donde el fútbol ofensivo y directo es una de sus señas de identidad, los números flaquean en comparación a los de los rojiblancos. El Aton Villa, que se encuentra ya deshuciado en el fondo de la clasificación con 6 puntos en 15 jornadas. En Italia, mientras tanto, el Udinese es el equipo que más balones divididos se lleva por alto, con 17,8. Estos datos reflejan la superioridad con la que cuenta el Athletic en relación a otros conjuntos del continente, con la excepción del Caen, en Francia, que calca la cifra de los rojiblancos, y de Alemania, donde el promedio de balones aéreos es mucho mayor. Pero lo más significativo es, sin duda, que el conjunto rojiblanco no es previsible en este aspecto, y que emplea el recurso como una alternativa efectiva.

Las principales bazas del Athletic en este apartado se centran en el frente del ataque, con Aduriz y Raúl García como principales baluartes. Las cifras del donostiarra, de hecho, resultan abrumadoras. El ariete cabecea más de cinco balones por encuentro (en concreto, 5,4), lejos de Bernardo (4,5), Pablo Hernández (4,2), Weligton (4) y su compañero de equipo Raúl García (4). La incorporación del navarro ha desatado el potencial aéreo que el Athletic tenía latente, y ha ha convertido al conjunto rojiblanco en un bombardero implacable.