El Correo
Athletic Club

Noche de fútbol, no de morbo

Seguramente unos y otros, leones y sevillistas, el pasado domingo saltaron ya al césped de sus estadios con el retrovisor mirando al importantísimo partido de hoy en San Mamés. Y unos y otros terminaron pagando su distracción -en cierta medida inconsciente- con un mal resultado en sus respectivos compromisos ligueros. Así, el Athletic tuvo que conformarse con un amargo empate frente a un necesitado Granada (1-1) y el Sevilla vio cómo la Real derribaba el fortín del Pizjuán tras trece victorias consecutivas de los hispalenses en su morada en la Liga (1-2).

Un traspié especialmente doloroso para las huestes de Unai Emery que, con el triunfo del Villarreal en Eibar, prácticamente decían adiós a la posibilidad de pelear por el cuarto pasaporte con destino Champions. Y analizado el potencial y la amplitud del vestuario andaluz -a mi modo de ver por encima del ‘submarino amarillo’- bien pudiera concluirse que esta no conquista supone un fracaso parcial entre los objetivos marcados. Eso sí, a los del barrio de Nervión todavía les restan dos balas, la final copera del próximo 22 de mayo frente al Barcelona y el título continental de la Europa League -su competición fetiche-, para desquitarse con un gran éxito.

Pero ni en una ni en otra batalla les resta un camino de rosas. De momento esta noche, con el recuerdo de aquella inolvidable semifinal copera de 2009 donde el entonces presidente sevillista -José María Del Nido- terminó atragantándose con la «cola» del león, los vigentes campeones se encontrarán a un equipo y una afición hambrientos del sueño europeo. Y ahí deberíamos centrar el objetivo.

Personalmente me encantaría que nadie se distrajera con el ‘morbo Llorente’. Han pasado ya demasiados años como para que la pasión no deje un ápice a la equidad en el juicio. Pero, por desgracia, germinada esa adoctrinada animadversión, hay reflexiones que se antojan imposibles.