El Correo
Athletic Club

athletic

Escapar de la penitencia del séptimo

Beñat protesta al juez de línea.
Beñat protesta al juez de línea. / IGNACIO PÉREZ
  • El Athletic debe amarrar la quinta plaza para evitar una nueva temporada eterna, en la que comenzaría a competir en julio en caso de clasificarse en el último puesto que da acceso continental

Con el acceso a la previa de la Champions bloqueado de forma definitiva, el Athletic necesita amarrar la quinta plaza para evitar una nueva temporada interminable, que incluiría dos eliminatorias previas de la Europa League. Todo ello pasa por evitar a toda costa la séptima posición de la clasificación al final de temporada. En la mayoría de las combinaciones que se pueden dar entre el Celta, el Athletic y el Sevilla, los tres conjuntos con el billete para la segunda competición continental sellado, indican que el sexto también pasaría directo a la fase de grupos. Sin embargo, si el conjunto hispalense gana la final de Copa y es séptimo, o si gana la Europa League, el sexto jugaría las dos fases previas.

El Athletic acabó la jornada en la quinta plaza, que se ha convertido en su último objetivo de la temporada. Al desenlace, sin embargo, le faltan los capítulos más atractivos, ya que la recta final de Liga está repleta de enfrentamientos directos entre los tres contendientes. El equipo rojiblanco tiene los mismos puntos que el Celta (54) y cinco más que el Sevilla (49), aunque aún debe enfrentarse a sus dos perseguidores. El Athletic recibirá a los gallegos en la antepenúltima jornada (1 de mayo a las 12.00) y a los hispalenses en la última (14-15 de mayo), de modo que el 'goal-average' no se decidirá hasta el final.

Será la última entrega de un curso agotador. El equipo de Valverde acumula hoy un total de 58 partidos esta temporada (llegará a 62), un auténtico maratón para las piernas de los futbolistas. Encadenar dos campañas similares resultaría extenuante tanto en el aspecto físico como en el mental. Una eventual clasificación en la séptima plaza obligaría a adelantar la pretemporada, sin olvidar que este curso futbolistas como San José y Aduriz tienen grandes opciones de acudir a la Eurocopa de Francia.

Pero superar de forma holgada los cien partidos en un plazo de dos años pasa una gran factura a la hora de preparar los encuentros. En este sentido, todos los hinchas rojiblancos tienen presente el preocupante desplome que sufrió el Athletic de Bielsa en su segunda temporada, en la que los futbolistas apenas mostraban un atisbo de frescura psicológica. La campaña, además, se estiraría el año que viene hasta casi 11 meses de partidos oficiales, con sólo un par de semanas de descanso en mayo y junio, ya que los jugadores se verían obligados a adelantar la pretemporada si quieren llegar en plenas condiciones para la primera eliminatoria, cuya ida se disputaría el 28 de julio.

El pasado verano, Athletic llegó a la Supercopa contra el Barça en el pico más alto de su estado de forma para doblegar al Inter de Bakú y al Zilina, algo que le desbrozó el camino hacia su primer título en 31 años de manera indiscutible. Los rojiblancos han alcanzado la recta final de la temporada con una entereza física notable, aunque resulta obvio que han necesitado un sobreesfuerzo para apurar sus opciones de cara a la cuarta plaza. Pedir que enlacen dos cursos iguales rozaría la injusticia para los hombres de Valverde, vencedores de un título y que han luchado con todas las garantías por los dos torneos de eliminatorias directas.