El Correo
Athletic Club

¿Qué hacer con otros 50 millones?

¿Qué hacer con otros 50 millones?
  • El mercado no ofrece demasiadas alternativas para sustituir a Laporte, aunque el Athletic podría optar por reforzar alguna otra línea o ser paciente

El Athletic había redoblado sus esfuerzos económicos e institucionales en cautivar a Iñigo Martínez para coger el testigo de Aymeric Laporte ante una eventual salida del francés al Manchester City. El central de Ondarroa es con diferencia el mejor recambio que podría ofrecer el mercado para el puesto de defensa zurdo, pero el futbolista de la Real rechazó una importante oferta de Ibaigane y amplió su contrato hasta 2021, de modo que sería casi imposible sacarlo de San Sebastián este mismo verano. Más allá de Iñigo Martínez, las opciones que puede manejar el club rojiblanco son escasas a la hora de buscar un jugador de rendimiento inmediato en esa posición, aunque podría reforzar otros puestos para contrarrestar la sensación de orfandad que deja Laporte.

Nacho Monreal es un deseo recurrente del Athletic. Los años pasan y el lateral navarro ha pasado de Osasuna al Málaga y al Arsenal, donde aún milita. El defensa, de 30 años, no es una figura indiscutible para Arsène Wenger, aunque sí una pieza de la que echa mano a menudo, ya sea para el costado o para jugar como central. En este sentido, no sería una posición novedosa para el navarro en caso de que el conjunto rojiblanco decidiera lanzar una ofensiva por él. La entidad londinense, no obstante, no se mostraría muy flexible, y menos al conocer que el Athletic ingresaría otros 50 millones de euros. Monreal renovó hasta 2019 el pasado mes de enero y llegó del Málaga por unos once millones, por lo que su salida no se tasaría por debajo de ocho.

Fernando Amorebieta (31 años), que ha luchado casi hasta el último momento por eludir el descenso a la tercera categoría inglesa con el Fulham, es una de las opciones más asequibles, al menos en cuanto al traspaso. Sería extraño, sin embargo, que la junta directiva del Athletic cambiara su postura de manera tan drástica con respecto al venezolano, ya que suspendió la negociación del contrato tras las reiteradas largas y negativas del futbolista. Su rendimiento actual, además, es una incógnita en el fútbol de primer nivel. Amorebieta, eso sí, rozó el ascenso a la Premier el pasado curso, cuando estuvo cedido en el Middlesbrough a las órdenes de Aitor Karanka.

El abanico que ofrece el fútbol de élite no llega mucho más allá, por lo que otra de las alternativas que maneja el Athletic es apostar por la pareja Etxeita-Bóveda, ascender al canterano Yeray, que realizará la pretemporada con el primer equipo, y tirar de San José o Elustondo en momentos puntuales. Con este movimiento, el conjunto rojiblanco quedaría huérfano de liderazgo en el eje de la zaga, pero podría acometer movimientos de mayor calado en otras posiciones.

El Manchester United ha colocado de manera sutil en el escaparate a Ander Herrera. El equipo de Old Trafford no quiere echar por la borda una operación que le costó 36 millones de euros, pero cree que una salida podría ser lo mejor para ambas partes. Louis van Gaal no confía demasiado en el centrocampista bilbaíno, si bien es cierto que el técnico está hoy muy discutido y es probable que no continúe en el banquillo de los 'red devils' la próxima temporada. Herrera mantiene un bello recuerdo del Athletic y de la capital vizcaína y su salida no fue tan dramática para la afición como las de Javi Martínez y Fernando Llorente, aunque el cartel de futbolista es notable y es probable que Ibaigane tuviera que pujar con auténticos tiburones.

La opción Llorente

El pasado verano, el Athletic tuvo un acercamiento con Llorente para reincorporarlo de cara a esta campaña, pero al riojano le atrajo más el proyecto del Sevilla. Unai Emery, sin embargo, lo ha relegado a un papel muy secundario, donde apenas goza de protagonismo. De hecho, ha sido habitual ver al conjunto hispalense volcado en ataque y al ariete calentando en la banda o sentado en el banquillo. La falta de un recambio natural para Aritz Aduriz, reconocida en más de una ocasión por Ernesto Valverde, que veía con buenos ojos la vuelta del riojano, podría conducir al equipo de Urrutia a intentar abordar de nuevo el fichaje.

La otra vía a la que puede optar el Athletic es ser paciente, no realizar movimientos bruscos o precipitados y esperar a ver cómo responde la plantilla a corto plazo. Resulta indiscutible la calidad de Laporte, el rojiblanco con el futuro más brillante, pero la solución Etxeita-Bóveda ha convencido a Txingurri en esta recta final de Liga. En este sentido, el Athletic podría mantenerse al acecho de que surgiera la posibilidad de un gran movimiento para acometerlo con total garantía y seguridad.