El Correo
Athletic Club

athletic

Las piernas tiemblan

Markel Susaeta, durante el encuentro contra Las Palmas.
Markel Susaeta, durante el encuentro contra Las Palmas. / FERNANDO GÓMEZ
  • El Athletic acusa el sobreesfuerzo de una temporada extenuante, pero necesitará un último gran impulso para alcanzar la quinta plaza, la única que garantiza evitar las dos previas europeas

Tras el partido contra el Sevilla, el Athletic se quedará a sólo un partido de igualar su récord histórico de encuentros disputados en una temporada (jugará 62, por los 63 de la campaña 2011-12). En esa última jornada, los rojiblancos deberán obtener ante el Sevilla en San Mamés (sábado, 19.30) un resultado mejor que el Celta en el Vicente Calderón para regresar a la quinta plaza, la única que garantiza evitar las dos previas de la Europa League. Y tras una campaña tan extenuante como esta, la tropa de Valverde agradecería sobremanera aligerar el próximo verano lo máximo posible.

El propio Txingurri admitió al término del partido contra Las Palmas, en el que el Athletic no pudo pasar del empate, que sus hombres han perdido la frescura del principio de curso en este sprint definitivo. «Estamos llegando un poco justos al final de la temporada. En los últimos partidos nos cuesta hacer peligro», reconoció el técnico. La afirmación del técnico revela con nitidez el cansancio que acusa el vestuario, cargado de horas de fútbol y con 61 partidos en sus piernas. Los jugadores, de hecho, mostraron numerosos síntomas de agotamiento en Gran Canaria.

El Athletic, además, alcanzó su pico más alto de rendimiento al inicio de la campaña, en pleno mes de agosto. Los rojiblancos buscaban entonces levantar la Supercopa y conseguir así su primer título en 31 años. Más allá de ese doble enfrentamiento con el Barça, el equipo de Valverde ha disputado 37 partidos de Liga, 6 de Copa y 16 de la Europa League. De hecho, el Athletic sólo ha superado en una ocasión la cifra que alcanzará al término de este curso (62), con los 63 duelos disputados en la 2011-12, cuando llegó a dos finales con Marcelo Bielsa en el banquillo.

Al conjunto rojiblanco, que si no ocurre nada extraño tendrá dos representantes en la Eurocopa de Francia (Aduriz y San José) le convendría estirar el verano y aligerarlo de encuentros en la medida de lo posible. Sólo así podría disfrutar del descanso necesario tras una de sus campañas más intensas y agotadoras (se ha enfrentado al Barça, el equipo que más desgasta, en seis ocasiones). El Athletic ha salvado el principal escollo, el de finalizar séptimo, pero deberá recuperar el quinto puesto si quiere entrar de lleno en la fase de grupos de la Europa League sin esperar a los desenlaces que jugará el Sevilla en esta recta final.

Los de Valverde deberían imponer su necesidad en su último encuentro ante el conjunto hispalense, que visitará San Mamés sin nada en juego y con la mente puesta en las finales de Copa (ante el Barça) y Europa League (contra el Liverpool). Los rojiblancos, sin embargo, tendrán que sobreponerse de nuevo al agotamiento para entrar de lleno en la segunda competición continental y tener su primer verano sin compromisos ajenos a la Liga en tres años.