El Correo
Athletic Club

athletic

Bilbao se rinde a sus leonas

Las chicas del Athletic, locas de alegría en el Ayuntamiento.
  • Jaleado por más de 20.000 personas, el Athletic femenino se da un auténtico baño de masas en la celebración de su quinta Liga

Con gabarra o sin ella, el rojo y el blanco inundaron las calles de Bilbao. Los colores del Athletic tomaron la Basílica de Begoña y el Ayuntamiento, engalanados para la gran fiesta del equipo femenino. La villa se volcó para festejar el quinto título de Liga de las rojiblancas como en las grandes celebraciones, con los márgenes de la ría abarrotados por miles de aficionados hambrientos de gloria. No basta con que el primer equipo masculino alce la Supercopa tras tumbar al Barça o el Bilbao Athletic alcance la Segunda División. Bizkaia es insaciable con su equipo, y tiene un enorme espacio en su caparazón para el femenino.

más información
  • Así fue el recibimiento en el Ayuntamiento

  • Las mejores imágenes de la ofrenda en Begoña

  • La Diputación, engalanada

  • Bengalas, cánticos... La fiesta desde dentro

La expectación crecía junto a la Basílica de Begoña desde media hora antes de que comenzara la ofrenda del título a la Amatxu, que hasta el pasado verano había esperado de forma paciente un nuevo trofeo. Iraia Iturregi, la capitana rojiblanca, fue la encargada de brindar el trofeo, también a los cerca de 2.000 hinchas que habían abarrotado las naves del santuario bilbaíno o se habían quedado fuera por falta de espacio. Allí se encontraban las banderas gigantes, donde decenas de niños se sumergían y ondeaban sus bufandas.

El sol multiplicó una fiesta radiante, que combinó el desenfreno de las jugadoras, a las que tantas veces se les había resistido la gloria en los últimos años, y la admiración de los aficionados. Si el motivo de no sacar la gabarra respondía al temor de una eventual falta de seguimiento masivo, la hinchada rojiblanca dejó patente que nunca dejará huérfano a su equipo en una jornada como esta. Pero a las campeonas les esperaba todavía el gran recibimiento del Ayuntamiento. Más de 10.000 personas, según los datos proporcionados por el Consistorio, aguardaron la llegada del autobús. Un pasillo monumental acompañó a las campeonas hasta la puerta del Ayuntamiento, donde Juan María Aburto y numerosos representantes políticos aguardaban su llegada.

«No tenéis más que mirar al borde de la ría y ver la cantidad gente que hay», celebró el alcalde de la villa, que en las últimas horas había solicitado que la gabarra surcase la ría como en los grandes títulos del Athletic masculino. «Sois nuestras leonas y tenéis pocos secretos. Sois un equipo basado en valores, y es lo que os hace fuertes y grandes», concluyó el regidor de la capital vizcaína. Josu Urrutia, que se había mostrado mucho más comedido durante su breve discurso en la Basílica de Begoña, escuchó algunos pitos en clara alusión a la decisión del club de no recurrir a la emblemática embarcación rojiblanca, que se había convertido en un clamor en las redes y los medios de comunicación.

En respuesta a esa difusión mediática y a la protesta de los seguidores –llegaron a gritar «gabarra nahi dugu»–, el presidente rojiblanco dedicó unas palabras a defender la política de comunicación del club con respecto al femenino. Su discurso elevó el tono crítico en relación al que había pronunciado sólo unos minutos atrás. «Somos el único equipo de la Liga femenina que ofrece sus partidos por 'streaming'», aseguró el dirigente. «La cobertura que ofrecen los medios a los partidos de fútbol femenino dista mucho de ser equiparable a la de una celebración tipo que debíamos realizar», censuró el dirigente. La fiesta, sin embargo, estaba junto a la ría, donde miles de hinchas anhelaban ver la clásica embarcación navegando con sus heroínas a bordo.

La Diputación fue el escenario final del 'tour' que realizó el Athletic en su ciudad. Allí esperaba el diputado general, Unai Rementeria, rodeado por una marea rojiblanca compuesta de unas 10.000 personas. Las jugadoras rojiblancas pusieron allí fin a su jornada más emocionante de las últimas nueve temporadas, jaleadas por más de 20.000 hinchas que estallaron de éxtasis con las leonas.

Directo